UNA TARDE

 

Solo regálame una tarde, con una taza de café.

Regálame dos o tres horas de tu agradable compañía.

Un momento de intimidad pública en una cafetería.

 

Que estemos solos los dos para digerir sin reparos,

tu rostro ausente desde hace tantos años.

Recordar el timbre de tu risa, memorizar cada gesto, cada mueca.

 

Regálame una tarde morena, con calor, con canela.

Con espuma blanca en mi taza capuccino, con espuma blanca también en tu cerveza.

 

Sonreír con algún chistes, con algún comentario.

Que la luz de la tarde apague tu rostro,

eclipsándote gradualmente con los ruidos de la ciudad.

 

GUITARRA – Poesía 3

Sigue leyendo “GUITARRA – Poesía 3”

A N T E O J O S – Poesía 2

 

 

 

 

 

Tengo ganas de quitarte los anteojos y desnudar tus ojos.

Acariciar tus cejas con las yemas de mis dedos.

Juguetear con cada una de tus pestañas

y leer a través de tu mirada

los mensajes secretos de tu alma.

Solamente quiero despeinar ese mechón de canas,

que te cae equilibrado por la frente.

Apretar fuerte toda tu espalda

y escuchar tu respiración sosegada.

Percibir pulsaciones de tu corazón, tierno y sereno.

No veas nada, sentí todo.

Limpia los lentes, turbio pasado solitario.

Fuertes emociones nuevas, aclaran la visión del mañana.

Déjame ponerte de nuevo las gafas

con la fuerza amorosa de mis venas.

 

A C E P T E M O S – Poesía 1

 

Quiero hacerte falta.

Dejarte un enorme vacío afectivo donde

no tengas más remedio que aceptar tus sentimientos por mí.

Sin definirlos pero reconociendo que viven.

 

Admitir tus diversas reacciones ante mí.

A veces loco de cólera, a veces completamente enternecido.

A veces con ganas de amarme, a veces con ganas de hablarme.

Sin rechazar nada pero asintiendo que todas existen.

 

Quiero que al final del día reconozcas,

que tengo un espacio en tu vida y que solo yo puedo llenarlo:

con mi sonrisa, con mis palabras, con mis cantos y con mi gritos.

Sin mostrarte conforme pero reaccionando sin mayores objeciones.

 

Quiero que finalmente ambos aceptemos que

estamos hechos el uno para el otro,

a pesar de diferencias evidentes,

a pesar de ínfimas afinidades.