El buquiniste d’Aytré.

Tuve la oportunidad de conocer Aytré (ver ↑). Una pequeña ciudad costera con el océano atlántico. Bastante calma, a pesar de estar cerca del mar, con estaciones de pesca de ostras y mejillones, Incluso restaurantes de degustación de platillos de mariscos frescos y suculentos.

La ciudad es de una calma total. Pocos comercios y movimiento. Algunos restaurantes de comida china y pizzera que ahora abundan por todos lados. Y  pasando varias veces por una calle principal logré distinguir está tienda fuera de lo común.  Una librería pero del exterior se veía diferente. Adentro, vendían libros nuevos y usados para todas las edades y en diferentes áreas de la literatura, best seller, aventuras y

20190910_17061320190910_17331320190910_17351720190910_173641

caricaturas, etc. Todo estaba bien ordenado, la gran mayoría estaban en francés.

Creo que pasamos ahí dos horas. Daban ganas de instalarse y seguir buscando perlas raras, que tienen siempre los buquinistas como ediciones antiguas, agotadas, usadas, premiadas, novelas. Aunque aquí no habían estampas, ni timbres de colección, ni litografía, solo viejas postales. Me encantó el lugar, y preguntamos al propietario desde cuando estaba ahí. Nos dijo que hace un año y que tendría que irse a otra ciudad más grande, tanta calma en Aytre no atrae clientes para mantener el comercio. Que cerraría este diciembre que viene. Compré tres libros: “Certaines n’avaient jamais vu la mer” Julie Otsuka. Prix Femina étranger 2012; “Cent ans de solitude” Gabriel Garcia Marquez (1968, traducción francesa) y la “Histoire de Mayta” Mario Vargas Llosa, otros dos libros infantiles para unos mis sobrinos franco-mexicanos que viven aquí en Francia. Libros usados en muy buen estado donde lo que importa es el interés de conocer la historia que expresa.

Buquinistas hay en todas las ciudades de Francia. Incluso las hay ahora online. No obstante, siguen desapareciendo porque la competencia de las grandes franquicias es enorme. Le site AMAZONE es un concurrente difícil de vencer, más aún con las nuevas  versiones electrónicas que se venden a precios quebrados, 3 euros cuesta en línea y en el comercio directo. El monopolio de la edición de libros esta en librerías como la FNAC, CULTURA o LA BOITE A LIVRES etc. Cada año es un mar de libros que son producidos y distribuidos, y no son precisamente de calidad literaria.

Ser buquinista en Francia (ver↑ ) es toda una tradición que comenzó en el siglo XVI en Paris, con vendedores ambulantes de enceres y libros sin mayor valor. Luego con la revolución se incentivó por el saqueo que hubo a las grandes bibliotecas de burgueses y nobles. Actualmente los buquinistas más conocidos internacionalmente por el turismo son los que se ubican a las orillas Del Río Sena. Al recorrerlas podemos apreciar en total 235 buquinistas que dirigen 900 cajas, con 300.000 libros.. El 6 de febrero 2019 son inscritos al inventario del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO (ver↑).

Nos dio tristeza saber que cerrarían en Aytré. Porque esos pequeños comercios de libros están desapareciendo en casi todas la ciudades (grandes y chicas). Y en Aytré le daba un toque interesante. Pero la vida moderna, con tantos intereses económicos le quita a veces el sentimiento al intercambio humano, intimo y caluroso Espero que no sea el último buquinista que encuentre en Francia. Me encantría que se conservaran firmes, sobretodo en las ciudades pequeñas, porque representan una maquina del tiempo histórico y literario.

 

 

 

Grandes marcas e insurrección en Nicaragua

La sala de espera del dentista está atestada de revistas y folletos publicitarios. La mayoría son revistas comerciales donde cuentan la vida de gente famosa del espectáculo o de la realeza europea. Una de esas revistas, “GALA”, llegó a mis manos y en el rincón izquierdo de la portada se hablaba de Nicaragüa.

Un titular pequeño que lo decía todo: “ACCESSOIRES. Shooting Mode sous tensión au Nicaragua”. Fui directo al contenido y desfilaron frente a mi 42 páginas de fotos y 2 de contenido.

Me quedé pasmada de ver fotos que publicitaban grandes marcas como Dolce Gavana, Dior, Longchamp, Channel, Guess, Levis, Versace, Hermes, Calcedonia, etcétera y etc. Los accesorios de vestir eran variados, desde carteras, suéteres, anillos, aretes, collares, zapatos, medias. En suma, una cantidad de objetos que no valen un chelín. Pero lo que más me impresionó fue que hicieron las sesiones de fotos a inicios de junio 2018. Cuando vienen de comenzar las protestas del 19 de abril. El grupo de GALA llega a Managüa, y hasta que llegan al aeropuerto – después de 17 horas de viaje – se enteran que las carreteras principales están cerradas.

Aquí comenzó la aventura. La ruta que duraría 1 hora se convirtió en 5. Hicieron un road trip por la Carretera Panamericana; de hecho la más afectada a nivel centroamericano, por los retenes en las entradas de las ciudades principales. Aún así, llegaron al hotel que habían reservado, el Morgan’s Rock (ver aquí) situado en el corazón de una reserva privada de San Juan del Sur.

Estuvieron no solo en San Juan del Sur, también en la ciudad de Rivas y la isla de Ometepe. Sus guías Carlos y Miguel se las arreglaron como pudieron. Comentan que cuando se instalaron para tomar fotos en San Juan del Sur, se escucharon gritos de protesta y disparos. La modelo tuvo que dar lo mejor en pocos clic de la cámara, y partir al instante. Alta tensión, cero seguridad. Eligieron posteriormente espacios eventualmente seguros: jugaron en un salón de billar en Ometepe, estuvieron en la cancha de basket ball frente a la iglesia de Rivas, llena de jóvenes aficionados al deporte, posaron en las partes desiertas de la carretera. La gente se alegraba de ver turistas a pesar de la crisis política

La Sección MODE del semanario GALA tiene la costumbre de elegir, un lugar inédito e insólito para fotografiar los accesorios de vestir que se están usando. Creo que está vez, en Nicaragüa vivieron algo fuera de lo común. Detrás de la exhibición de las grandes marcas había un revés en el cuadro que no se notó, que no se vio directamente. Sí, mencionaron que había conflicto y que la gente demandaba la renuncia del presidente. Sin embargo, meses después se supo, que detrás del bello cuadro de imágenes de moda, la crisis política nos sumía en las profundidades del desprestigio internacional, en un período que hoy pasó a la historia del país, dejando secuelas económicas y pérdidas humanas considerables.

Personalmente no me gustaron las fotos en general. Me gustán las fotos más luminosas. Pero creo que esa era la idea. Envolverlas en un telón sombrío, como que no había sol. Encierran el misterio que tenía la crisis política en ese momento, sin querer ignorar exactamente lo que pasaba y lo que pasaría.

El equipo de GALA casi decíde, en septiembre, no publicar las fotos. Normal. No lograron todos los objetivos de trabajo programado. Y en el último párrafo de su artículo comentaron que la situación de Nicaragua empeoraba. Era un país sin aliento y paralizado. Que decidieron no ocultar las tomas porque estaban conmovidos por todo lo que pasaba y valía la pena darle visibilidad. Presentando Nicaragua en toda su diversidad, belleza y complejidad.

Me gustó el hecho que Nicaraguita saliera en la portada de GALA, a pesar del desplome histórico que se vivía.

65453964_2296668147328406_3980169244292677632_n

IMG_0032IMG_0034IMG_0035IMG_0036IMG_0037IMG_0038img_0041-e1561577194839.jpg

. Me acordé de la película “La vie est belle”. Detrás del telón, todo puede suceder.

 

Fuentes:

Revista GALA. No. 1318.18 de septiembre 218. pag. 7 VOYAGE EN TERRE INCONNU. /  pag. 67. Special accessoires. NICARAGUA TERRE DU SUD.

 

Rubén Darío y la Exposición Universal 1900 en París.

Por Mariangeles Estrada

Rubén Darío asistió a la Exposición Universal de 1900. (ver ↑). en París. No fue por casualidad ni por turísmo, sino por motivos laborales. En ese tiempo trabajaba como periodista en Buenos Aires, Argentina. El diario La Nación necesitaba a alguien que escribiera sobre la situación ne España después de la guerra con los Estados Unidos (1898). Rubén Darío se ofreció como voluntario, dos días después embarcó en el vapor y navegó a Madrid. Meses después fue solicitado por el mismo diario, aprovechando su estadía europea, para que cubriera la Exposición Universal que se llevaba a efecto en París.

Dario soñaba con París desde joven. Idealizaba el lugar como todo un paraíso.(1). Lo que no fue tan ensoñador, pues visitó la ciudad de la luz durante La Belle Epoque (1879-1914 ) ver ↑ . Tiempo de paz y dulzura para exportar y percibir el arte francés en todo su esplendor. Las Exposiciones Universales expresaban la idea de que la ciencia traería la felicidad a la humanidad, y esta de 1900 fue la quinta exposición organizada en París y la más importante. Debido no solo a que heredó las contrucciones y atracciones de las precedentes, sino que además se sumaron las nuevas instauradas para la ocasión. Se transformó completamente París, se construyeron puentes y pasarelas en el río Sena para el desplazamiento de los visitantes. Nuevos bulevares, plazas y rotondas, la primera línea de metro que facilitaba la circulación de los parisinos; y todas esas transformaciones quedaron en el París de hoy.

Para los 50 millones de visitantes, la Exposición era algo alejado de la realidad de todos los días. Imaginé a Darío boquiabierto en 1900; si nosotros en 2018 viendo fotos y videos de la época nos impresionamos de la transformación de París en la ciudad del futuro, cómo habrá sido la percepción de la gente a inicios del siglo. Ignorando que muchos progresos presentados prevalecen hasta ahora como parte de lo cotidiano y ordinario.

Entre ellas: la acera mecánica que hoy se instala en el desplazamiento de maletas y pasajeros en los aeropuertos, el mismo sistema para las escaleras eléctrinas de oficinas y centros comerciales; el Village Suisse es hoy en Centro Comercial de Arte Contemporaneo; la Gran Rueda aunque fue retirada años depués, se ha convertido en la infaltable atracción de parques y los centros de metropolis; el Grand Palais es un espacio de exposiciones culturales y deportivas; el Petit Palais es el Museo de Bellas Artes de la ciudad de París; la Torre Eiffel es todo un símbolo y el monumento más fotografiado en el mundo; el cine es imagen y sonido; el uso de la electricidad se domesticó y generalizó etc.

En la autobiografía que tengo Darío no cuenta detalles, pero expresa:

“Yo hacía mis obligatorias visitas a la exposición. Fue para mí un deslumbramiento miliunanochesco, y me sentí más de una vez de una pieza. Simbad y Marco Polo, Aladino y Salomón, mandarían y daimio, cawboy y mujik; y en ciertas noches, contemplaba en las cercanías de la Torre Eiffel, con mis ojos despiertos panoramas que solo había visto en las misteriosas regiones de mis sueños…” (2)

Actualmente el Primer Ministro francés Edouard Philippe retiró su candidatura de la Exposición Universal de 2025, alegando posibles riesgos financieros para el país. Los tiempo cambian, Francia que se había convertido en un país especialista en organizar Exposiciones Universales – siete en menos de un siglo: 1855, 1867, 1879, 1889, 1900, 1925 y 1937 – ahora alega otras prioridades económicas.

Conocer países lejanos y presenciar eventos extraordinarios enriquesieron la obra de Darío,  quien también ignoraba que sus letras serían tan monumentales y vigente en el mundo de la literatura. Un símbolo nacional dentro de la literatura mundial y de Nicaragua.

Capture 1Capture 2Capture 3Capture 7  <img class=”alignnone size-full wp-image-13159″

(1)  Darío Rubén.  Autobiografía: Rubén Darío. 12va ed. Managua. Distribuidora Cultural, 2002. Cap. XXXII. p.44.

(2) Ibíd. Cap. LIII p. 68

* Fotos de wikipedia

A continuación un archivo audio para escuchar la lectura de esta entrada

Ver también:

Puestos diplomáticos de Rubén Darío.

Por fin es lunes

Por Mariangeles Estrada

Por fin es lunes. Creo que este fin de semana fue el más largo que he vivido en este país. Me afectaron tanto los atentados en París, que siento que me fui en un hoyo oscuro. Fueron lentas las hora, los minutos, los segundos. A penas terminaba el sábado, con costo comenzó el domingo. Dormí mal, comí mal, hablé mal, miré mal, pensé mal, sentí mal. Y bueno… quién no pasa por malos ratos. Solo que no podía desconectar si esto era un sentir generalizado. Todos los medios de comunicación estaban en eso y cómo no. Al menos con el atentado contra Charlie Hebdo, en enero, pudimos salir a las calles y protestar. Esta vez las autoridades lo desaconsejaron.

De seguro ese es el flagelo del terrorismo. Una confrontación abierta con mis propios temores que me abrazaban calurosos hasta sofocarme. Me imaginaba cualquier cosa, pero “mala” claro, tenía que ser bien “mala”. Resistir y decirme que hay que asimilar buenos y malos momentos. Una terapia personal que me dio un fuerte dolor de cabeza. Que pesada es la tensión, la negatividad, el nerviosismo. Me acostumbré a la paz. La insurrección de 1979 y la guerra de los 80 en Nicaragüa habían quedado atrás.

Pensar que he ido a tantas actividades en París. De hecho, me encanta París, explota de cultura: exposiciones, danza, música. Esas terrazas tan agradables para tomar una copa de vino y conversar. La tranquilidad de estar, esa calidad de vida. Respirar.

Patrick sentía cólera. Y por primera vez hablé con mi hija sobre temas que nunca pensé abordar. Se vio afectada, casi lloro. Me dijo abiertamente que no le gusta hablar de las víctimas porque se siente muy triste. Dibujó un ojo que llora con la Torre Eiffel en medio. Concentrada, con diligencia y rigor tiró sus trazos como si fuera un encargo. Expresó su sentir en un cuaderno de dibujo. Ahí desembocó su tensión. Nos dolió que se alterara la paz y la tranquilidad.

Hoy es un día más y me siento mejor. Gracias a las oraciones y a los buenos deseos de todos mis contactos, qué lindas amistades. Esa energía indudablemente constribuyó a que saliera de la oscuridad, del desanimo y del desaliento. Voy mejor.

Parece un día normal. Vamos a continuar.

12232676_1691060804463466_2997908602443755229_o
Dibujo de mi hija Marie Matagne-Estrada. 14.11.2015