Grandes marcas e insurrección en Nicaragua

La sala de espera del dentista está atestada de revistas y folletos publicitarios. La mayoría son revistas comerciales donde cuentan la vida de gente famosa del espectáculo o de la realeza europea. Una de esas revistas, “GALA”, llegó a mis manos y en el rincón izquierdo de la portada se hablaba de Nicaragüa.

Un titular pequeño que lo decía todo: “ACCESSOIRES. Shooting Mode sous tensión au Nicaragua”. Fui directo al contenido y desfilaron frente a mi 42 páginas de fotos y 2 de contenido.

Me quedé pasmada de ver fotos que publicitaban grandes marcas como Dolce Gavana, Dior, Longchamp, Channel, Guess, Levis, Versace, Hermes, Calcedonia, etcétera y etc. Los accesorios de vestir eran variados, desde carteras, suéteres, anillos, aretes, collares, zapatos, medias. En suma, una cantidad de objetos que no valen un chelín. Pero lo que más me impresionó fue que hicieron las sesiones de fotos a inicios de junio 2018. Cuando vienen de comenzar las protestas del 19 de abril. El grupo de GALA llega a Managüa, y hasta que llegan al aeropuerto – después de 17 horas de viaje – se enteran que las carreteras principales están cerradas.

Aquí comenzó la aventura. La ruta que duraría 1 hora se convirtió en 5. Hicieron un road trip por la Carretera Panamericana; de hecho la más afectada a nivel centroamericano, por los retenes en las entradas de las ciudades principales. Aún así, llegaron al hotel que habían reservado, el Morgan’s Rock (ver aquí) situado en el corazón de una reserva privada de San Juan del Sur.

Estuvieron no solo en San Juan del Sur, también en la ciudad de Rivas y la isla de Ometepe. Sus guías Carlos y Miguel se las arreglaron como pudieron. Comentan que cuando se instalaron para tomar fotos en San Juan del Sur, se escucharon gritos de protesta y disparos. La modelo tuvo que dar lo mejor en pocos clic de la cámara, y partir al instante. Alta tensión, cero seguridad. Eligieron posteriormente espacios eventualmente seguros: jugaron en un salón de billar en Ometepe, estuvieron en la cancha de basket ball frente a la iglesia de Rivas, llena de jóvenes aficionados al deporte, posaron en las partes desiertas de la carretera. La gente se alegraba de ver turistas a pesar de la crisis política

La Sección MODE del semanario GALA tiene la costumbre de elegir, un lugar inédito e insólito para fotografiar los accesorios de vestir que se están usando. Creo que está vez, en Nicaragüa vivieron algo fuera de lo común. Detrás de la exhibición de las grandes marcas había un revés en el cuadro que no se notó, que no se vio directamente. Sí, mencionaron que había conflicto y que la gente demandaba la renuncia del presidente. Sin embargo, meses después se supo, que detrás del bello cuadro de imágenes de moda, la crisis política nos sumía en las profundidades del desprestigio internacional, en un período que hoy pasó a la historia del país, dejando secuelas económicas y pérdidas humanas considerables.

Personalmente no me gustaron las fotos en general. Me gustán las fotos más luminosas. Pero creo que esa era la idea. Envolverlas en un telón sombrío, como que no había sol. Encierran el misterio que tenía la crisis política en ese momento, sin querer ignorar exactamente lo que pasaba y lo que pasaría.

El equipo de GALA casi decíde, en septiembre, no publicar las fotos. Normal. No lograron todos los objetivos de trabajo programado. Y en el último párrafo de su artículo comentaron que la situación de Nicaragua empeoraba. Era un país sin aliento y paralizado. Que decidieron no ocultar las tomas porque estaban conmovidos por todo lo que pasaba y valía la pena darle visibilidad. Presentando Nicaragua en toda su diversidad, belleza y complejidad.

Me gustó el hecho que Nicaraguita saliera en la portada de GALA, a pesar del desplome histórico que se vivía.

65453964_2296668147328406_3980169244292677632_n

IMG_0032IMG_0034IMG_0035IMG_0036IMG_0037IMG_0038img_0041-e1561577194839.jpg

. Me acordé de la película “La vie est belle”. Detrás del telón, todo puede suceder.

 

Fuentes:

Revista GALA. No. 1318.18 de septiembre 218. pag. 7 VOYAGE EN TERRE INCONNU. /  pag. 67. Special accessoires. NICARAGUA TERRE DU SUD.

 

Sin nombre ni gloria – Francisco Alvarenga

foto sin nombre ni gloria

Por Mariangeles Estrada

Tuve el gusto de leer el libro “Sin nombre ni gloria”. Novela corta que trata sobre la vida de Roger Narvaez, 15 años, estudiante, originario de Diriamba, Carazo. Inquieto, soñador, lector. Nacido en una familia humilde. Rodeado afectivamente por su madre, abuelos y hermanos, hay ausencia de la figura paterna. Se convierte en recluta del servicio militar en el Batallón Rufo Marín.

La novela se percibe tranquila inicialmente, digamos el primer capítulo, para luego despeinar y sumergirnos sin piedad en las profundidades de la montaña del norte de Nicaragua. Embrujada por el conflicto bélico de los 80. Cruel, descarnada, quizás macabra. Una pérdida de identidad, sueños frustrados, y la obsesión de no perder la esperanza y preservar la vida aunque sea solo en recuerdos.

Le da relevancia basarse en hechos reales que vivió el autor, quien perdió a su hermano mayor en el servicio militar y su cadaver fue desaparecido. Sin embargo, esta experiencia no aparece como simple testimonio sino como una referencia suprema para alternar ficción y realidad, hasta fusionar ambas en un momento dado, imperceptible y enrollar ritmicamente la historia. Es ahí donde adquiere su furor narrativo, visual, casi cinematográfica.

“Sin nombre ni gloria” tiene méritos irrefutables. Por un lado, no hay mucha literatura sobre la guerra en Nicaragua. Raro porque en su historia han proliferado los conflictos armados: guerras civiles, guerras insurrectas, guerras de invasión. Otro punto, es que prácticamos la cultura del silencio y vivimos las secuelas de la guerra sin saberlo (ver Cabrera M). Cargamos una mochila pesada y la historia la llevamos atorada en la garganta. Se confirma con la actitud de las nuevas generaciones de sentirse ajenos a una guerra que viene de pasar hace solo 35 años. Cuando todavía países europeos como Francia, siguen tratando de recolectar datos para que no se escapen detalles de lo sucedido hace 77 años, en la segunda guerra mundial. Pidiéndole a los alumnos en los colegios, cartas,  memorias, diaríos, objetos, de sus bisabuelos o tatarabuelos para reconstruir historias y completar datos.

Por eso, aunque se las recomiendo a todos, hago énfacis en los jóvenes que nacieron de 1975 en adelante. Para quienes la guerra de esa época es hoy solo una referencia en el tiempo o un recuerdo lejano de sus padres y abuelos. Creo que van a constatar lo que han escuchado como cuentos entrecortados o han percibido como silencios instalados. A mí, el tema de la novela me llamó la atención, porque fue durante los 80’s que desarrollé mi vida consciente. Me preguntaba por qué la guerra, el sufrimiento y la escasez. La novela me ofreció un recorrido necesario por esos años, dándome detalles que había olvidado y que tenía dormidos en mi memoria.

Ojalá sea un escrito que motive y se precipiten otros similares. Y que la verdadera historia de Nicaragua se edifique a partir de verdaderos testimonios o ficciones con un fondo de realismo incuestionable.

El autor es Francisco Alvarenga Lacayo, nicaragüense, residente en Holanda, Países Bajos. Escribió la novela “Sin nombre ni gloria” en base a su experiecia familiar de esos años y en entrevistas que realizó a miembros de la contra y desmovilizados del servicio militar, durante 18 años en la búsquedad del cuerpo de su hermano. Alvarenga es también autor de otros títulos como “Recuerdos de un Adios” y “El Manuscrito del Coronel” traducido al holandés

***********

 

¿Dónde podemos adquirirlo?

 

 23 de abril, Feliz Día Internacional del Libro