Bikini, topless, tanga y burkini.

bikini

Ayer 26 de agosto el Consejo de Estado francés autorizaró la utilización del burkini en las ciudades costeras que lo prohíbieron finales de julio, alegando que un distintivo religioso podía causar revuelo o desorden en estos tiempos inseguros. Son 10 las ciudades, Niza, Menton, Cannes, Villeneuve-Loubet, Saint-Laurent-du-Var, Beaulieu-sur-Mer, Saint-Jean-Cap Ferrat, Cap d’Ail, Eze, Mandelieu-La Napoule y Villefranche-sur-Mer. El burkini es un traje de baño diseñado para las mujeres que práctican la religión musulmana. Evidentemente que este tipo de reglamentos prefectorales fueron tomados por las autoridades sin pensar que estamos en el país de las libertades y la gente se viste como le da la gana. Francamente un atuendo, él que sea, no amenaza la seguridad de nadie. Ni afecta a nadie en nada.

Estemos claros que los atentados terroristas -Charlie Hebdo, París, Niza y el asesinato del del padre Jaques Hamel– han albortado el hormiguero, en el sentido de que una parte de la población francesa no hace claramente la diferencia entre terroristas y musulmanes; se siente más amenazada e insegura al ver gentes con distintivos religiosos como prendas de vestir. Este último grupo es susceptible de caer en el populismo de la extrema derecha. Partido que enarbola los principios nacionalistas, y olvidan la interdependencia cultural y comercial de los pueblos en esta era globalizada. Pero estos temas que se abren al exterior de las fronteras son objetos de manipulación politica por los partidos nacionales, vean lo que viene de pasar en Gran Bretaña con el Brexit, el populismo quiere gobernar el mundo.

Francia es la tierra de los liberados en la playa, diremos en Nicaragua, donde todo es uy no, y se bañan de short, camiseta, vestido: por falta de recursos, puritanismo, jinchada, etc. Con decir que el bikini lo creó en 1946, el ingeniero automotriz francés, Louis Réard, quien dirigía también la boutique de lingería de su mamá: “La folies bergeres”. El bikini era tan atrevido en ese tiempo que no encontraba modelo que lo exhibiera, hasta que una bailarina nudista del Casino de París acepto presentarlo oficialmente ante los medios en la piscina Molotor. El bikini era atrevido en ese tiempo (1946 – 1949) y fue prohibido en varios países, España, Bélgica, Italia e incluso en las playas de la zona atlántica francesa, solo se autorizaba en playas mediterraneas. Esta claro que no tenía tanta aceptación. Solo a partir de los años 60 surgió una relativa aceptación, decían que favorecía el turísmo, imagínense. Eso lo dijeron los españoles para quitar la prohibición, Franco accedió y luego se popularizó en toda Europa al salir en películas. y personalidades como Brigitte Bardot (actriz), Dalida (cantante), y muchas más lo pusieron de gran moda.

Nos hemos venido desnudando poco a poco en la playa frente al mar. Bikini, monokini, string, tanga, topless y bueno hasta llegar a las playas nudistas. El mar motiva a quitarse todo atuendo que interfiera entre epidermis y agua marina. La pura libertad de respirar no solo por la nariz sino por la piel. Sentir plenamente la brisa, la arena, el viento, la sal.

Aqui en Francia he visitado montones de playas que no sé si podría contarlas. Y sólamente tres veces he visto la práctica del topless, hace rato ya y en años escalonados. Una señora de unos 60 otoños. Otra vez unas chavalas entre 20 y 25, y una señora con sus hijitos jugando en la arena. La práctica ha desaparecido, dicen que por las fotos que publican en las redes sociales, no sé. Eso lo leí así en un artículo. Y otras personas dicen que es una práctica pasada de moda. Propia de los años 60 y 70, la liberación de la mujer. El bikini es lo más popular en estas playas; pero hay tangas, string. Sinceramente NUNCA he visto el burkini, nunca. Si las mujeres musulmanas no salen, no las veo en la playa, solo haciendo compras o llevando a sus hijitos a la escuela. Hicieron con el burkini una tempestad en un vaso de agua, qusisieron hacer un asunto político de una simple prenda de vestir

A las mujeres siempre tienen que decirnos como vestirnos, en todos los tiempos, sea una religión, la moda o un reglamento administrativo. Un par de tetas alborota la moral y no sé que otros principios más, ridículos que no vale la pena mencionar. Detrás de estas exigencia esta la familia que nos malcrian exclavizándonos al que dirán, auxilio. Mujeres necesitamos oxígeno. Paz. Libertad.

Ver también:

El peso de la belleza

 

Mi sobrino. Alejandro Estrada. Candidato a Mr. Teen Nicaragua 2015

Ahoalex2ra que mi sobrino es candidato a Misterteen Nicaragua 2015 se me pasaron muchas cosas por la cabeza. A veces pienso que adulta le pongo mucha mente a las experiencias que viven los jóvenes. Posiblemente no son las mismas, pero implican el mismo desafío y riesgo como cuando tenía su edad.

Creo que ver concursando a Alejandro en Mister Teen me ha aportado reflexión, y sobre todo mi forma de ver ciertos eventos populares con otros ojos. Seguiré pensando que estos concursos formatean cualidades físicas para considerar lo bello y lo feo. Pero se trata de pasar por encima del evento y concentrarme en la aptitud de mi sobrino, si es que en verdad lo apoyo y quiero. Saludar y valorar su forma de meterse a las cosas que vive a su corta edad y seguir adelante. El siempre ha sido buen alumno, lector, reflexivo, tenaz. Se mantiene entusiasta. Conozco la esencia de este chavalito y sé que va más allá de toda apariencia por eso me agarró movida con este concurso.

Recuerdo cuando se metió al karate. Todos aterrados que le pegaran duro. Con los torneos sufríamos por el fracaso de los primeros combates; sin embargo, al final, a medida que montaba de nivel, ya ni se tocaAlexn, la técnica es tal, que solo hay que ser perspicaz. Pero la ignorancia en torno a la actividad nos bloqueó en un inicio. Lo peor es que mi papa, siempre que iba a un torneo lo penquiaban al chavalo, y me lo contaba triste por teléfono. Ahora es cinta negra.

No sé con qué moral juzgo las experiencias de la juventud, como si les va a pasar lo negativo que me pasó a mí. Más bien es la oportunidad de ser más optimista con mi ejemplo y aptitud. La estupefacción de ver al joven osado y confiado, aterra. De tantos miedos hasta puedo contaminar los sueños limpios y las buenas intensiones de las futuras generaciones. Olvido que evitándole experiencias de la vida no le ayuda en nada. Y si ya está entre los seleccionados es porque tiene todas la calidades de estar en la contienda y ganar el próximo 12 de julio 2015.

Y a propósito de la aptitud de Alejandro. Demuestra que es eso lo que quiere, pues que viva lo que le convenga y que aprenda lo que necesita. Lo que más deseo es que disfrute al máximo cada momento que vive y que sea muy feliz aquí y ahora. Un beso mi Alex, dale viaje. Siempre voy a estar de tu lado.

alex5

 Fotos de mi Alex cuando estaba chiquito. Tomando su pachita, mi glotón, y todavía come que da miedo. Yendo a la escuela a aprender letras y números.. Y ahora ya se me hizo un hombrote. Habla inglés y estudia en la UNICA Marketing y Publicidad.

Capture Alex
Foto de Dougla López. Artículo de La Prensa. Nicaragua.
Capture Alex 2
Foto en el Centro Comercial Metrocentro. Managua, Nicaragua 21.06.2015

 

 

 

 

 

 

Capture14

Capture alex11
Traje tradicional “El Diablillo Mayor” de San Pascual Bailón. Diseño de Irvin Melendez. Chinandega, Nicaragua.

Capture alex6
Llamadas completamente gratis sea a claro o a movistar.

Ver también:

El peso de la belleza

El peso de la belleza

Por Mariangeles Estrada

Los cosméticos y los tintes son tóxicos, los tacones son incómodos, la depilación duele, la dieta no es rica, los ejercicios agotan, la cirugía es un riesgo, los elásticos socan. Todo lo que está ahí supuestamente para ser bellas va en contra de nuestra propia naturaleza. Un día escuché decir: Hay que sufrir para ser bella. Me pareció ridículo pero es cierto. Se sufre física y sicológicamente. Físicamente por todo lo que le hacemos padecer a nuestro rostro y cuerpo para adaptarse a las normas de belleza social; y sicológicamente, se sufre sobretodo en el trayecto de tratar de convertirnos en lo que somos. ¿Es normal sufrir? ¿Dónde se habrá perdido nuestra versión original? Quizás nunca la conoceremos.

Este tema no es nuevo. En todas las épocas, las mujeres hemos tenido que seguir un modelo que nos esclaviza a un tipo de mujer (Leer ejemplos). Supuestamente ahora los tiempos habían cambiado y nos habíamos liberado de utilizar ciertas prendas que nos hacen sufrir o de usar productos que afectan nuestra salud. Sin embargo, seguimos en el mismo callejón sin salida. Solo que hoy con el desarrollo de las comunicaciones se ha estandarizado aún más el modelo de belleza. Imponiéndose indudablemente el modelo occidental de la cultura hollywoodense: Obsesión por la delgadez y la eterna juventud. Una tiranía impuesta por la marcas y la publicidad.

Modificamos o cambiamos, parte o todo, de nosotras y comenzamos una lucha interminable por parecernos a la muñeca con la que juagábamos pequeñas. Dejamos de ser nosotras para parecernos a las que todo mundo considera bellas. El problema es que siempre falta algo cuando no estamos satisfechas con nuestra propia naturaleza. Se trata de una impecabilidad absoluta. Sin arrugas, sin grasa, sin canas, sin manchas, sin cicatrices y sin granos. Nadie puede llegar a verse así. La frustración y el inútil despilfarro de tiempo y dinero están garantizados.

Inocentemente podemos comenzar por la adicción al maquillaje. Un delineador que oculta la forma natural del ojo. La publicidad dice que pone en “valor la mirada”; o sea que no vale la forma de mirar solo si nos ponemos la línea negra alrededor del ojo como esclavas de Cleopatra en el antiguo Egipto. La base y la crema para ocultar la mínima mancha o grano. Que de seguro saldrán más granos de tanto echarse. La infaltable pintura de labios, hay gran variedad de tonos y colores. Esto desde muy temprana edad, tipo 15.  Al llegar a los 30 tenemos opaco el rostro. Falta mencionar que existe el maquillaje permanente que se pone como tatuaje para no embadurnarnos a diario, y remato con el  engorroso procedimiento de desmaquillase antes de acostarse. Aceptar frente al espejo el rostro lavado resulta inadmisible. Imposible salir a la calle así. Frente al espejo nos desconocemos nosotras mismas. Y si no nos maquillamos hasta nos califican de mujeres desmotivadas por la vida y nos recomiendan inmediatamente un sicólogo.

El cabello, ¿cuál? el de ahora o el de ayer. En esa fobia por gustar cambiar de “look” se vuelve un principio. Quedarnos con el mismo peinado o el mismo corte aburre y el atractivo se pierde. De ahí las que nacieron crespas ahora son lisas y las que son castañas ahora son rojas zanahoria. Infaltable el amarillo oxigenado liso.

El cuerpo. La ropa ya no se adapta a nuestros cuerpos, son nuestros cuerpos los que deben adaptarse a la ropa. En esa inadaptación encontramos elásticos que te socan todo. Desde el tórax, espalda, piernas hasta el mondongo. Se creía haber ganado terreno al eliminar el uso del corsé, pues se han inventado otras formas de tortura para delinear figuras. Hay body como de bebé que aplastan todo el cuerpo y podemos alcanzar en una talla menos. Todos los brassieres (sostenes) son copa redonda, entonces todas la chichas son iguales. Hay almohaditas para rellenar adelante y atrás, aunque también los rellenos vienen añadidos. Encontramos calzones que aplastan la panza socándola fuerte. Enfin, hay ropa que intenta moldear el cuerpo natural y supuestamente “ponerlo en valor”. (Ver imágenes)

La estatura. Los tacones son imprescindibles para conservar el atractivo dice la publicidad. Aunque nos duelan los huesos y la cabeza de andarlos pegados al talón. De 10 a 12 centímetros, qué más incomodidad.  Subir un poquito más alto, como si vamos a tocar las estrellas. Que nos hacen ver estrellas es otra cosa.

Cabe señalar que los profesionales del maquillaje, del diseño de ropa y zapatos etcétera, junto con los peluqueros son elevados al rango de artistas. Lo que hacen es arte entre mejor te repellan o cambian. Sin olvidar que todo se puede cambiar en un quirófano con la cirugía plástica, desde las patas de gallo, cachetes redondos, orejas abiertas, hasta de sexo y color de los ojos. Los casos de cirugía más famosos últimamente son los de Uma Thuman y Rennée Zellweger.

A nuestras hijas, sería bueno contarles bien el cuento. Recordarles que nacieron normales y bellas. Y que la imagen de la normalidad que está ahí afuera es contraria a su naturaleza. Después resulta complicado convencerlas que son bellas como son. El cuerpo está reducido a un objeto y queramos o no eso afecta la autoestima femenina. Crecen viendo eso y reciben ese mensaje errado desde niñas. Y ante tanta basura de información la lucha es constante que a veces pareciera perdida; pero no nos cansemos de perseverar. Frutos encontraremos. Vigilemos su alimentación para que mantengan su salud. Evitar trastornos alimenticios como la obesidad o carencias vitamínicas es importante.

No creo que podamos salirnos de esta tan fácilmente; pero deberíamos de intentar despojarnos poco a poco de esta esclavitud. Nadie está flaca, gorda, desaliñada, chaparra, etc. Nadie se puede definir comparándose a un modelo que nos exige tanto sacrificio. El atractivo personal va más allá que eso. Propongamos otras formas de ganar confianza en nosotras mismas. Vivamos en este mundo, aceptando que somos como somos. Ese es el principio y el fin de la verdadera belleza.

Sobre el tema: Reina de belleza de Brasil está en cuidados intensivos / Sacrificios crueles a los que se sometían las mujeres por belleza  / Por mi ex-cara bonita / Ellas hicieron el desafío “sin champú” durante 31 días y lo que descubrieron es increíble / Diez “sacrificios de belleza” que hacían las mujeres en el pasado / El nuevo procedimiento quirúrgico que puede cambiar el color de tus ojos / El arte del maquillador ruso Vadim Andreev en 25 espectaculares imágenes 

Archivo audio de la presente entrada si prefiren escuchar. 

Ver también:

Las buenas y las malas mujeres