Necesitaba el mundial de fútbol 2018.

No me interesa el fútbol a excepción del Mundial cada cuatro años. Conste que comienza a interesarme en los cuartos de final. No veo los partidos pero estoy al tanto. Si en la Semifinal hay países latinoamericanos me interesa más y puede que vea algún partido.

Esta vez, estuve más atenta que de costumbre, seguí de cerca la selección francesa. No solo porque Francia es el país donde vivo; sino porque necesitaba desconectarme de las malas noticas que venían de mi país de origen: mi adorada Nicaragüa.

El Mundial fue un espacio de escape perfecto. Sobretodo los partidos: Francia-Argentina y Francia-Uruguay. Tuvé el corazón dividido entre dos equipos, dos continentes. En un mismo partido, a veces me iba con uno, y a veces me iba con otro. Divertido al final.

Todo eso me mantuvo distraída de las mala noticias que venían de Nicaragua desde el 19 de abril. Un país desgarrado por la violencia, el irrespeto a los derechos humanos y la profunda crisis política. Ver mi país de origen viviendo durante tres meses una situación caótica, que se sale de las manos de todo el mundo. En un momento que nos estabamos ubicando bien internacionalmente desde un punto de vista turístico. Ya eramos un destino inconturnable a visitar, tanta belleza natural y en un santiamén, rebotamos en el desprestigio con los casi 350 muertos registrados. El montón de videos que se tomaron, de la corrupción policial, de las agresiones, de los francotiradores, de la iglesia católica en las calles rezando, cantando y orando, de los encapuchados de ambos bandos – por qué esconderse -, de la gente que protesta espontánea en las calles de la capital y los departamentos, de los golpeados y humillados por la policía, de las lágrimas de las madres y familiares de los caídos.

https://noticias.canalrcn.com/internacional-america/nicaragua-simpatizantes-ortega-irrumpen-iglesia-y-agreden-obispos

bandera2

Todas esas imágenes de violencia coridiana, de temor, de división, de tristeza me las tregué. Fue algo inevitable en mi diario vivir. Me quitaron la inspiración y el entuciasmo de saber de mi país. Es como escuchar a tus padres discutir y estás en la pieza del lado llorando impotente. Así sentí todo este tiempo. Hasta que llego el Mundial de fútbol.

Me embriagué de imágenes de emoción positiva. Ver la selección francesa jugar unida como no lo había hecho en los últimos tiempos. Su sólides sicológica ante la momentánea pérdida del balón o de goles anotados. Seguir serenos y no perder la esperanza. Observé el fútbol como lo hacen los aficionados de verdad, comparan un partido a las aleas de la vida real. Le dan esa emoción ante el factor sopresa de fracaso o victoria.

Francia ganó el Mundial 2018 de fútbol, enhorabuna para mi salud mental. La noticias e imágenes de Nicaragua me tenían en el piso moral. Las noticias del posible triunfo francés en el Mundial me alegraba, y ver el triunfo me encantó .

Observé solo imágenes de alegría. Lágrimas de felicidad de gente de todas las edades y condiciónes sociales. Ver el fútbol como un elemento federador de toda una nación, no exenta de crisis económica y política. Ver que todos comprenden un gol, un penalti, un tiro de esquina. Si todo fuera así de comprensible en la vida. Sin embargo, entender la caótica realidad de un país dividido, fracturado, con secuelas sicosociales todavía insuperables y a flor de piel. Un fósforo disponible para encender la llama de soluciones violentas a cualquier problema. « Que se rinda tu madre » era un pilar de consigna.

Se acabó el Mundial de fútbol, mi escapé a la realidad dolorosa; pero quedé con deseos de seguir diciendo lo bello de la cultura nica, a pesar de todo. La alegría contagiante de los franceses al ganar el mundial me poseyó. Me hizo despertar del letargo y del pesimismo que me provocaba la situación de Nicaragüa. Ver a los franceses alrededor de pantallas gigantes que instalaban las alcaldías para ver juntos un partido, llorando juntos, riendo juntos. Gritar gol y abrazarse dando vueltas sin parar. La llegada de la selección nacional francesa fue increíble. Toda la capital paralizada. Los campos Eliseos llenos de gente, todos reunidos para decir de lejos « Merci » por ganar.

Ahora quiero conectarme con esa parte interior de mí que sabe ganar. Ganarle a la tristeza y seguir siendo fiel a mis principios federadores, no futbolísticos, pero sí, morales. Creo en Nicaragüa, creo en nuestra cultura. La cultura que necesita proyección y brillo. Fruto de mi inspiración en el Blog de Angeles. La cultura que nos caracteriza, que nos dice quiénes somos, que nos hace valorarnos a justo título como un pueblo único. Sigo y seguiré pensando que la cultura es la puerta de la libertad.

Viva Nicaragua libre !

jugadores
https://www.sortiraparis.com/actualites/a-paris/articles/171219-coupe-du-monde-de-foot-un-ecran-geant-au-champ-de-mars-pour-suivre-la-finale-de-

https://noticias.canalrcn.com/internacional-america/nicaragua-simpatizantes-ortega-irrumpen-iglesia-y-agreden-obispos

Ver también:

Enlace sobre crisis en Nicaragua. BBC en español.

Mejillones al fuego con hojas de pino

 

Uno de los platillos más exóticos que he probado en mi vida ha sido: Mejillones al fuego con hojas de pino. Plato de la región Charantesa en Francia. Anduve de vacasiones en verano y uno de las ciudades cercanas era Tremblade, conocida por el puerto de percadores de ostras y mejillones.

Coloridas las casitas a la orilla del estero y justo enfrente una fila de restaurantes donde sirven este plato tan especial. Advierto que llegué a buena hora y habían lugares para parquear; aunque el día anterior pasé rápidamente para explorar y normalmente la calle de restaurantes y ventas es peatonal, cero parking, los pocos lugares están ocupados y con razón.

El restaurante muy acojedor y bien decorado, motivos del mar. conchas por aquí, faros por allá, hasta en el inodoro había una guirnalda de peces de madera. Amabilidad y rapidez en el servicio. No  sé porque dejaban como música una emisora de radio, si tenían una piramide de CDs de lo más actualizados (Ed Sheron por ejemplo y buenos clásicos). Afuera a través de las ventanas divise un señor sin camisa, con botas y overol de hule, ordenaba cajillas de ostras. las ponía una sobre otra. (Ver Restaurante CHEZ BOURON. Ostréiculteur. Huîtred-Fruits de mer/Moules.).

 

 

 

 

20170819_123213
Restaurante CHEZ BOURON. Osticultor. Mejillones, ostras y mariscos. CHEZ BOURON, Osticulteur

Resulta que solo en esta región se podrán comer estos mejillones cocinados con hojas de pino. Pues los encontramos como un plato común en la mayoría de las Brasserie francesa (café-restaurante). Preparados de manera diferente: marinados en vino blanco, en salsa de crema (natilla), entomatados, alajillo; pero nunca cocinados así. Tengo la certitud que el olor y el sabor son muy originales.

Sobretodo para mí. Yo, que vengo del trópico seco de Nicaragua, donde los pinos son una foto postal que viene de otro país, o un aroma que refresca y estimula el ambiente en productos de limpieza para el hogar, oficinas o empresas.

En este platillo de mejillones, se siente el aroma ahumado de las hojas de pino. Hojas secas quemadas. El olor que invade el paladar son las cenizas de las hojas que quedan sobre los mejillones cuando se terminan de cocinar. Se quitan soplando vigorosamente teniendo cuidado de no hacer caer los mejillones. Luego se sirve. En la boca, lo curioso es que el mejillón sabe seco, cenizo y fresco a la vez. Siempre los acompañan de papas fritas y una cerveza bien helada. No duden en probar este platillo delicioso si tienen la oportunidad. A mí me encantó. No se van arrepentir, ya me contarán.

Bon appettit

 

Ver fotos, forma de cocinarlos:

Mejillones al fuego con hojas de pino

Ver fotos, forma de cocinarlos:

Eclade des moules aux aiguillette de pin.   

Ver receta y fotos:

Una forma original de comer mejillones.

 

Cumpleaños 6 de Blog de Angeles

Blog de Ángeles cumple 6 años y me alegra que así sea. Hay gente que me ha preguntado si me gusta escribir, y no sé. Nunca me lo pregunté. Comencé a editar el blog porque fue una forma que encontré para comunicarme. Nada tiene que ver con inspiración literaria o técnicas de escritura o ganas de escribir. Ese era el camino a seguir dadas las circunstancias, y me gustó.

Blog de Ángeles tiene como característica principal la espontaneidad. Va saliendo lo que va saliendo. Qué sé yo qué o cada cuánto. No me interesa programar, lo espontáneo me conviene perfecto. Es cierto que tengo ideas previas pero no me siento esclava de seguirlas, lluvia de ideas es lluvia de ideas, punto. Tengo montones que revolotean en mi cabeza, un día de tantos me quedo con una. Le doy vuelta y en un soplo mágico de tiempo reducido sale el texto. Todo se estructura en mi cabeza. Mi cabeza teclea en silencio, lo demás es meramente operacional.

Personalmente este blog, me asienta, me lleva donde quiero estar en un momento determinado. Aquí no hay trabajo, ni tedio. Blog de Ángeles es libre, tranquilo, espontáneo, sin esfuerzo, con gusto y todo el cariño del mundo.

A continuación un video que me hizo mi hija Marie Matagne-Estrada para felicitar los 6 años del blog, ella es autora del logo y fotos que utilizo, mi colaboradora fiel y directa.

Que bueno poder coincidir con ustedes en esta terraza virtual.

¡Felicidades Blog de Ángeles!

 

Ver también:

Sobre el Blog de Ángeles

NUESTRO HIMNO DE FACTO – Salve a tí, Mora Limpia.

Luis Manuel Guadamuz / Foto de Wenllinton López
Luis Manuel Guadamuz – Foto de Wellinton López

Por Mariangeles Estrada

Todavía no logramos revelar el misterio de la Mora Limpia. No tiene letra a seguir, no es el himno nacional, no hay ceremonias oficiales para su utilización; sin embargo, al escuchar las primeras notas doblegamos los sentidos y nos dejamos llevar por la melodía. Adoptamos de puro sentimiento un himno que no tiene decreto ejecutivo que lo reconozca legalmente. Pareciera que nos caracteriza enteros a los nicaragüenses.

No era ese el proyecto del autor Justo Santos, quien compuso la Mora Limpia para concursar en la selección de una canción. Pero aquella que reflejara el espíritu de la alegría del centenario de Managua como capital en 1946. Un comité de la presidencia de la República realizó la convocación. La Mora Limpia quedó en cuarto lugar. El primer lugar lo ganó Tino López Guerra con “Managua, tierra mia”. En ese momento Justo Santos no conquistó al jurado, pero arrebató con el pasar del tiempo el corazón del pueblo nicaraguense.  Era originario de la comarca Los cedros, Rivas. Músico autodidacta de gran talento, vino a Managua y formaba parte del trío Los Pinoleros. Murió repentinamente a los 33 años por la bala de un celador en una trifulca nocturna. Su mausoleo se encuentra en el cementerio oriental de Managua, representado por una columna de mármol truncada que simboliza su corta vida.

Desde hace 66 años escuchamos la Mora Limpia, interpretarla requiere de la maestría de técnicas y habilidades musicales.  Encontramos múltiples interpretaciones de nuestros músicos nicaraguenses – Las marimbas de Flavio Galo,  el teclado de Frank Fernández, la orquesta de guitarra de Armando Morales BarillasLa Camerata Bach, el guitarrista  Eduardo Araica, y recientemente Randal Watson – todas en sus variadas versiones.

Distingo la originalidad en la versión de la Mora Limpia de Luis Manuel Guadamuz, profesor de música, director del estudio de grabación GUADAMUSIC STUDIO y guitarrista de Tierra Fértil grupo que acompaña a los cantautores Luis Enrique Mejía Godoy y Luis Pastor González. En efecto, Maestro Guadamuz realizó el arreglo para el grupo de danza de Francisco González . Traspasando la melodía de manifestación folklórica musical a manifestación folklórica coreográfica.

A diferencia de la versión origínale que es guitarra acústica española, aquí no solo se utiliza la guitarra electroacústica sino que interviene – el sintetizador de Edwin Rayo- desde el inicio de la melodía. Se intensifica el ritmo y se facilita el establecimiento de una composición folklórica. Apreciamos así la marimba, el piano, y un sistema de viento y percusión. Estas nuevas versiones sirven para adaptar el patrimonio artístico a las nuevas tendencias de instrumentos y arreglos. Inevitablemente motiva  a las nuevas generaciones a conservar un conocimiento de base de nuestra música regional tradicional, dinamizándola con los vientos sonoros actuales.

La Mora Limpia no es el canto oficial del estado aceptado como himno nacional por ley; pero al fin de cuentas, la hemos convertido en nuestro himno de facto. Sentimos que es una melodía que refleja patriotismo, solidaridad y glorificación de nuestra historia y tradiciones al margen de cualquier crisis.

Luis Manuel Guadamuz con su guitarra, al pulsar cada nota explota de emociones el contexto, sin mayores argumentos seduce la percepción, agrada el tímpano. Pone todo el sentimiento en cada nota procurando la limpieza que la melodía reclama. Y sin cambiar bajo ningún punto de vista la originalidad de base, su arreglo, no solo es una composición novedosa y exquisita para escuchar y bailar, sino un evidente rescate a nuestro patrimonio cultural musical.

 A continuación la versión de la Mora Limpia de Luis Manuel Guadamuz.

Publicado en el Diario CONFIDENCIAL . 16/04/2012

Publicado en el  Diarioweb Centroamérica 13/05/2012 

 

 

 

Sobre la MORA LIMPIA Ver también:

 

Letra y música de la Mora Limpia

Contenido y origen de la Mora Limpia

 

 

 

ORTOGRAFIA AMOROSA