¿Centroamérica o América Central?

itsmo
Area de estudio. p. 13 / CENTROAMERICA: SU HISTORIA. Fonseca E.

Por Mariangeles Estrada

Cuando vine a Francia tenía en mente comprar un Atlas del mundo. Aprender vocabulario en francés sobre los nombres de ciudades, continentes, países, etc. Y cada vez que encontraba el Atlas, América Central estaba fundida, o era parte de América del Norte, o era parte de América del Sur.

Revisé varios libros, casi todas las ediciones que encontré. Y solo la edición Larousse presentaba en una página América Central. Ouf! Por fin encuentré al istmo con sus respectivos paíces. Lo compré y salí de la librería cansada de la busqueda, y a la vez satisfecha de encontrar lo que buscaba.

Sin embargo, me quedaron algunas interrogantes. ¿Cómo es posible que la mayoría de los libros nos enfrasquen en América del Sur o  en América del Norte? ? ¿Qué van aprender los estudiantes franceses en el colegio? Con razón nadie sabe dónde está Nicaragüa. La gente que me preguntaba de dónde venía y decía Nicaragüa se veían perdidos, algún listo me decía: Es América del Sur.

Eh sí. Es fácil señalar a un europeo que vive lejos de ignorante por no conocer nuestros países; pero… ¿Es que nosotros tenemos esa capacidad de diferenciar Centroamérica y América Central? Es lo mismo o hay alguna diferencia. Si la hay podemos hacerla. En mis años de estudiante constaté que a nadie le interesaba hacer la diferencia, ni a mí. Para todos era lo mismo; pero al final era importante hacerla para valorar, en teoría y práctica, la historia y la geografía del istmo.

Retomo la referencia que hace el libro “Centroamérica: su historia” (Fonseca E, 1996). La autora precisa que utiliza la palabra Centroamérica históricamente considerada. Solo las cinco repúblicas con un vínculo histórico común, es decir, los cinco países que formaban parte del Reino de Guatemala durante el período colonial, y que después de la independencia(1821) formaron la Federación de Provincias Unidas del Centro de América: Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador y Costa Rica.

Los países que salen del concepto histórico son Belice y Panamá. Los españoles no lograron dominar la costa caribe y los ingleses se instalaron desde el siblo XVII. Belice fue colonia inglesa desde finales del siglo XVII hasta 1981, año que obtuvo su independencia. En cuanto a Panamá, tampoco formó parte del Reino de Guatemala. Durante el período colonial, formó parte del Virreinato de Nueva Granada y luego de la independencia a la Gran Colombia y a la República de Colombia. Obtuvo su independencia en 1903 bajo la protección de los Estados Unidos.

América Central en cambio es un concepto geográfico que se refiere al espacio físico del itsmo que se ubica entre América del Norte y América del Sur. Rodeada del océano Pacífico y del Atlántico (el Mar Caribe). Se extiende desde la frontera del sur de México, en Norteamérica, hasta la frontera norte de Colombia, en Sudamérica. Comprende los paíces del concepto histórico e incluye a Belice y Panamá.

Aunque Centroamérica es un vocablo que se utiliza indistintamente para referirse, tanto al concepto geográfico como al concepto histórico. El concepto histórico de Centroamérica es el más utilizado o al que más se hace referencia en discursos, nombres de proyectos, o comunicación corriente. Ha sido común escuchar como se añadía Belice y Panamá casi siempre con el “y”;  ‘Centroamérica y Belice’ o ‘Centroamérica y Panamá’. De ahí, la importancia del pasado común de las cinco repúblicas.

Una última referencia a Centroamérica, la encontramos en las siglas del SICA (Sistema de integración Centroaméricana), una institución regional, política y cultural. El centroamericanismo del SICA incluye el concepto histórico, y va más allá del concepto geográfico, incluyendo dentro de sus estados miembros a República Dominicana. Que si bien es cierto forma parte geográficamente del Caribe interesa ligar por los intereses comerciales que se han venido reanudando en los últimos años, y la imperante necesidad de legitimidad y reconocimiento internacional de la organisación.

Referencias:  – Fonseca Elizabeth. Centroamérica: su historia. San José, Costa Rica. FLACSO – EDUCA. 1996.  384 p. América Central. Web: Geografía de América Central. Wikipedia.  / América Central. wikipedia /  Sistema de Integración Centroaméricana /  SICA Sistema de Integración Centroaméricana   

 

Ver también:

EN BUSCA DE UNA IDENTIDAD CENTROAMERICANA

25 años de reactivación del proceso de Integración Centroamericana.

 

 

 

El correo con el Acta de la Independencia

Por Mariangeles Estrada

Cada país de Centroamérica recibió la noticia de la independencia de España en fechas distintas. Prácticamente solo Guatemala firmó el Acta oficial y decretó la independencia el 15 de septiembre de 1821; los otros países, que en ese tiempo eran provincias, recibieron la noticia más tarde por correo. Se conoce que la administración de correos estaba bien reglamentada;  se hacía desde la capital del Antiguo Reino de Guatemala hasta San Cristóbal de Chiapas, por el norte, y hasta Cartago, antigua capital de Costa Rica, por el sur.

La noticia de la independencia tomó sus días y semanas. El servicio postal se realizaba con estafetas de travesía, en ambas líneas, que eran jinetes a lomo de caballo o mula. Salían mensualmente de Guatemala a las provincias y tenían como misión recorrer grandes distancias transportando mensajes, entre personas y entidades, en forma de cartas. A eso le sumamos la topografía de Centroamérica caracterizada por ser montañosa e irregular, más el insipiente desarrollo de las vías de comunicación terrestre que no facilitaban la circulación. Caminos de tierra conocidos, eran alterados muchas veces por lluvias o torrenciales, se convertían en senderos. Si Managua con dos aguaceros se convierte en extensión del Xolotlán, como sería en aquellos tiempos.

Entonces el correo llegó en el 21 de septiembre al Salvador, el 27 a Nicaragüa, el 28 a Honduras, y hasta el 13 de octubre a Costa Rica. Hay que considerar no solo el tiempo que tomó el correo en llegar, sino también el tiempo que duró decidir y adherir, por parte de las provincias al nuevo estatus jurídico. A lo interno, habían diferencias y tendencias políticas divergentes (El Salvador – Nicaragua) y en otras confusión y cierta indiferencia. (Costa Rica). Todo eso no hicieron automático el proceso de toma de decisión.

Si estuviéramos en estos tiempos lo más seguro es que se convocaría a los Presidentes a una reunión virtual. Gran pantalla, computadoras portatiles y todo los adelantos multimedias, o quizás viajarían directamente a Guatemala en reunión extraordinaria.

La pregunta que asoma: ¿Es qué se hubiese proclamado la independencia al mismo tiempo en todos los países del área? ¿Hubiese sido proclamada con el mismo atraso de días y semanas de aquel tiempo? A mi parecer hubiese sido más enredado. Si actualmente, aunque se han desarrollado considerablemente el transporte y las comunicaciones, la voluntad política de acuerdos comunes es insipiente y es lo que siempre ha faltado. Eso se comprueba por el paso de tortuga que lleva la integración centroamericana. La historia dice mucho sobre el nacimiento y desarrollo de localismos todavía no superados, entre tantos males aún vigentes (cuadillismos, corrupción), difíciles y pendientes de erradicar algún día.

CENTROAMERICA
Organización política-administrativa de Centroamérica – Libro Historia de Centroamérica, Fonseca Elizabeth. Flacso, CR.1996

estafeta

Sobre el tema: El correo que cambió la historia / Espacios naturales de Centroamérica / Historia de Guatemala – Nuestra independencia.Historia de las comunicaciones – Honduras / Lo que está pasando en Centroamérica – en Cuaderno de Perplejidades Ultramarinas de P. Candeltey. / Academvs 05 Correos Mayores de Guatemala  / Funcionamiento del servicio postal de de Guatemala / Generalidades del correo del salvador

Ver también:

EN BUSCA DE LA IDENTIDAD CENTROAMERICANA.

Centroamérica cuenta: ¡Qué bonita iniciativa!

Capture CAcuenta

Por Mariangeles Estrada

Hace dos días miraba la página facebook Centroamérica cuenta 2015 (Ver aquí). Una actividad cultural regional que comenzó en 2012 a iniciativa del escritor nicaragüense Sergio Ramírez (Ver pág). O sea que este año es la tercera vez que se lleva a cabo y me parece genial darle visibilidad a la literatura centroamericana de esta forma.

Centroamérica Cuenta se lleva a cabo en dos ciudades: Managua capital y León, del 18 al 23 de mayo.  Consiste en una organización de paneles, conferencias, talleres y mesas redondas. Actividades dirigidas por escritores de distintos países (Alemania, Colombia, Costa Rica, El Salvador, España, Francia, Guatemala, Honduras, Italia, México, Nicaragua, Países Bajos, Panamá y Puerto Rico). Los temas son variados y giran este año en torno a la Libertad de expresión, en homenaje a los atentados de París al diario satírico Charlie Hebdo. Estará dedicado a los 90 años de vida de Ernesto Cardenal, ícono poético de Latinoamérica.

Prácticamente es el segundo evento literario en Nicaragüa de suma importancia, primero surgió el Festival internacional de poesía de Granada, y ahora con Centroamérica cuenta tenemos un segundo. Abarcamos entonces la poesía y también la narrativa. Ambos eventos son iniciativas culturales que han surgido al margen de las políticas del gobierno de turno. Lo que evidencia que la cultura es parte de la dinámica social e integradora por excelencia.

Y aunque no hay presencia institucional nacional ni regional, es coherente con la Política cultural de la integración centroamericana de 2012-2015 (Ver doc aquí), aprobada por la Cumbre de Presidentes y Jefes de Estado del SICA (16.12.2011). Sirve de ejemplo integrador para las posibles acciones y coordinaciones culturales de las instituciones regionales.

En la introducción del folleto de presentación de Centroamérica cuenta, Sergio Ramírez expone: “¿somos idénticos los centroamericanos? ¿Es la diversidad una forma de identidad? Tendremos identidad mientras la busquemos, mientras nos interroguemos acerca de lo que somos y de nuestro destino latinoamericano, de nuestro destino en la lengua que hablamos…” Su respuesta se complementa con el encuentro entre centroamericanos porque son iniciativas como estas las que necesitamos. Y solo podía venir de adentro, de un centroamericano de origen. Alguien como Don Sergio quien conoce bien nuestra historia política-social regional y que utiliza su reconocimiento internacional para movilizar esfuerzos en un evento que obliga a los centroamericanos a conocernos más e intercambiar alrededor del tema de la narrativa; al mismo tiempo permite a otros escritores e intelectuales extra regionales, profundizar en el conocimiento de nuestra región.

Es toda una proyección de nuestra literatura, invisible por el menosprecio a la cultura, tanto por las políticas mal dirigidas en cada uno de los países del istmo; tanto por las directrices externas que no reconocen la cultura como elemento primordial de integración. Agotan con la insistencia de ver al istmo integrado solo por intereses económicos de empresarios, transnacionales y grandes potencias. Condicionando a partir de ahí,  los intercambios comerciales y de cooperación.

En espera que estas iniciativas culturales se proliferen en otras áreas (floklore, artesanía, gastronomía, etc) para conocernos más y unirnos de una vez. No podemos seguir obviando la cultura, donde se encuentra el futuro de la integración centroamericana.

@Estradangeles

Sobre el tema: Nicaragua reunirá a 70 narradores de 14 países en Centromérica cuenta./ Centroamérica Cuenta en homenaje a “Charlie Hebdo” /Documentos: Centroamerica Cuenta programa oficial-cac2015_baja/Politica-Cultural-de-Integracion-centroamericana-2012.

Ver también:

EN BUSCA DE UNA IDENTIDAD CENTROAMERICANA

EN BUSCA DE UNA IDENTIDAD CENTROAMERICANA

Por Mariangeles Estrada

¿Quiénes somos los centroamericanos? Es necesario que los costarricenses se sientan nicaragüenses. Los hodureños, guatemaltecos. Los panameños, beliceños. ¿Qué es lo que nos distingue del resto del mundo como pueblos? ¿Cuál es el aporte que ha hecho el proceso de integración regional a la unidad cultural de nuestros pueblos?

En efecto, desde su origen,  el proceso de integración (ODECA, 1951) estuvo tradicionalmente marcado por una visión economicista tan arraigada que se ignoraron aspectos históricos y culturales. El multilateralismo comercial era la base de la integración con el establecimiento del mercado común centroamericano (MCCA, 1960). A inicio de los 90, con la reactivación del proceso, los Estados firmaron tratados que establecieron un enfoque sistémico con un marco jurídico e institucional. El subsistema educativo y cultural siempre quedaba postergado. Incluso para la participación de la sociedad civil en su seno institucional.

No obstante, del 6 al 8 de junio 2013 se presentó la Política cultural de integración centroamericana 2012-2015 (PCIC) en el marco de la 32º Reunión Ordinaria del Consejo de Ministros de Educación y de Cultura de la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana (CECC-SICA).

La PCIC es un documento  de cuatro capítulos compuesto de apuntes conceptuales, principios, enfoque estratégico y acciones. Su contenido expone una evolución conceptual trascendente. Por primera vez se menciona la identidad centroamerica como un eje temático, enfocándola ya no de manera unívoca y específica, sino con una visión flexible adaptada a las circunstancias y a los contextos socio-históricos. Se habla entonces de la inclusión de identidades tradicionalmente invisibilizadas por los procesos de construcción nacional y regional y que forman parte de la trama de expresiones culturales diversas centroamericanas. Se aplica entonces como marco de referencia el concepto de diversidad cultural centroamericana que constituye identidades nacionales, grupales, comunitarias y variantes. La diversidad cultural liga la identidad centroamericana con los derechos culturales, que son una categoría específica de los derechos humanos.

De ahí la importancia de fortalecer la gestión de CECC-SICA y los Estados, quienes tienen la responsabilidad política de impedir cualquier tipo de descriminación. Poner en valor la inclusión y el respeto a expresiones culturales de diversos grupos sociales hoy bajo amenaza de exclusión o desaparición. Muchas veces excluídos por su origen étnico-racial, su género, sus preferencias sexuales o su posición política.

El sentido de pertenencia a lo centroamericano solo se puede concebir por medio del respeto a la diversidad y el derecho a la expresión cultural. Aunque no podemos obviar que el entorno regional, rico y complejo, puede generar conflictos de interculturalidad. Resulta imperante fortalecer el sector de la educación y la cultura para resolver de forma pacífica tesiones en la diversidad.

Con la PCIC se está valorando el aporte de la cultura en la historia de Centroamérica. Desconocemos esa manera de vernos como masa de consumidores y vendedores atada a la firma de tantos tratados de libre comercio. Tomamos en cuenta a los verdaderos protagonistas de la integración: los pueblos centroamericanos. Con referencias de historia común pero aislados en su progreso y desarrollo.

Algún día… vamos a darle más importancia a los juegos CODICADER que a la liga europea de futbol. El arroz con guandú (Panameño) y el pan de coco (Belize) serán tan comunes en la mesa tica como el pinto y la tortilla. Podremos escuchar música caribeña de Guillermo Anderson (Honduras) en las radios de Managüa. Quizás las coreografías folklóricas salvadoreñas se presentarán en alguna plaza de Antigua Guatemala, y de seguro Cartago (Costa Rica) será una destinación turística común.

No es necesario buscarnos para identificarnos, más bien aplicar una estrategia de reconocimiento para distinguirnos entre nosotros mismos; porque somos precisamente un hermoso mosaico de expresiones culturales, que lejos de dividirnos nos unimos. Siendo unidad en la diversidad. 

Comparte con Derechos de autora

@Estradangeles

Ver también: 

¿CENTROAMERICA O AMERICA CENTRAL?

MUSICA NICARAGUENSE E INTEGRACION REGIONAL

 

 

 

 

 

*******************************

Algunas referencias: Definición de identidad. / Sociedad civil e integración centroamericana. Francisco Santos Carrillo – Fundación ETEA para el desarrollo y la cooperación. agosto 2013. / Texto de la Politica-Cultural-de-Integracion-Centroamericana 2012 / Centroamérica: su historia. Elizabeth Fonseca. FLACSO – Educa 1997. /  Política cultural de integración  centroamericana. Scrib / Los derechos culturales. UNESCO /  Los centroamericanos deben tener identidad. Prensa Libre.com 07/09/2013 / Aspectos básicos del origen de CA. / Cambio cultural y crisis de identidad. Monografías.com / Ministros presentaron plan de Política Cultural de Integración Centroamericana-RD (2012-2015) Dominicana online 02-07-2013. / Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural (2001). / Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales (2005) / Qué es el CODICADER? SISCA. / Reunión del CECC/SICA definirá política cultural – UNESCO noticias 2013. /

SEGURIDAD CIUDADANA: UN DESAFIO CENTROAMERICANO

Portada: Valeria Vargas

Por Mariangeles Estrada

El primer vestigio de seguridad en Centroamérica lo encontramos en el Acta de Contadora (1986)Con la reactivación del proceso de integración regional, en el Protocolo de Tegucigalpa (PT 1991) se proyecta un Nuevo modelo de seguridad regional (arto. 3. inc. b. Propósitos PT) que se concretiza con el Tratado marco de seguridad democrática (TMSD 1995). El TMSD se adapta a la realidad histórico política de Centroamérica, la cual dejaba años de dictaduras,  guerrillas y guerras civiles. Contempla las siguientes áreas: Gobernabilidad democrática,  Seguridad de las personas y sus bienes, Seguridad regional y, otras áreas de Seguridad y desarrollo sostenible (prevención y mitigación de desastres naturales, conservación de los recursos naturales, combate a la pobreza extrema y exclusión social, desarrollo turístico sostenible).

Esta visión multidimensional de la seguridad es precursora y ejemplo hemisférico por encima de la carta de la OEA y de la ONU, y también por considerar las nuevas amenazas a la seguridad. Pasamos de la seguridad militar a la seguridad humana. Igualmente distinguimos toda una estructura institucional encabezada por la Comisión Centroamericana de Seguridad (CCS Tratado de San Padro Sula, 1995) y la constitución de las subcomisiones de defensa, justicia y seguridad pública. La Comisión se ha reunido oficialmente en cuarenta y cinco ocasiones.

No obstante, el virus se propaga más rápido que la vacuna. El crimen organizado junto al narcotráfico han afectado cada vez más a todos y cada uno de los países en las últimas dos décadas. Al punto que según un estudio de 2011 de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (ONUDD). Uno de cada 50 jóvenes de 20 años será asesinado antes de cumplir los 32. Eso equivale a una tasa 400 veces más alta que la existente en los países con bajos por cientos de homicidios. Centroamérica ya tiene las tasas de homicidios más altas en el mundo. Geográficamente es zona de tránsito entre los productores del sur y los consumidores del norte.

En este contexto la seguridad ciudadana forma parte de las preocupaciones cotidianas y de debate público en los países de la región. Sin embargo, hay diferencias que obstaculizan una rápida unificación de esfuerzos e iniciativas. Cada país tiene una percepción diferente de inseguridad, cada país tiene sus políticas nacionales y su propia realidad estructural.

Conscientes del carácter transnacional de los flagelos delictivos, en 2007 (XXXI Cumbre de Presidentes en Guatemala) se discutió la Estrategia de seguridad centroamericana, la cual, establece objetivos comunes, áreas de intervención y acciones a seguir para alcanzar los niveles de seguridad que requieren los ciudadanos centroamericanos. La CSC (agosto 2010) aprobó proceder a la revisión y a actualización de la Estrategia de Seguridad Regional y su Plan de Acción con Costos a más tardar para diciembre de 2010. Fue aprobada en junio 2010 por los Estados centroamericanos y se constituye en una herramienta importante para identificar las necesidades financieras y su debida gestión.

Surge la propuesta de realizar una Conferencia internacional de apoyo a la Estrategia de Seguridad en Centromérica, espacio  de diálogo político con el fin de generar coordinaciones entre los Estados y los diferentes cooperantes, organismos y agencias interesadas.

El 13 y 14 de junio 2012 se llevo a cabo en Tegucigalpa la antesala de la XXXIX Cumbre de Presidentes y Jefes de Estado de Centroamérica cuyo eje temático de la Cumbre es “Una lucha de todos”. Se habla del Nuevo enfoque para la seguridad ciudadana en Centroamérica. “Una lucha de todos” tiene como objetivo principal: Impulsar el diálogo abiertopara mejorar la seguridad en la región.  Se trata de analizar el tema de la seguridad en su amplia dimensión: jurídica, ciudadana  e inversiones, entre otras esferas. Aquí intervienen todos los actores locales, nacionales, regionales, internacionales, incluyendo a los gobiernos, los parlamentos, los poderes judiciales, el sector privado y la sociedad centroamericana; así como el respaldo político de los países amigos y organismos internacionales.

También en esta antesala, la CSC aprobó ocho proyectos de veintidos para fortalecer la Estrategia de seguridad. La CSC señaló avances de los proyectos de seguridad impulsados en la región con apoyo de España y la Unión Europea. Punto de discución fue debatir sobre la modernización con visión regional de las instituciones nacionales encargadas de la seguridad en Centroamérica y los avances del proyecto profesionalización y tecnificación de la policía y otras instancias vinculadas. Buscan mecanismos para potenciar y profesionalizar las instituciones encargadas de la seguridad pública de cada país.

El pasado 28 y 29 de junio 2012 se llevo a cabo la XXXIX Reunión de Presidentes y Jefes de Estado donde se discutieron cuatro foros temáticos. El primer foro designado “Fortalecimiento de Instituciones Democráticas”, el segundo es “Seguridad ciudadana”, el tercero  “Competitividad y seguridad”, y el cuarto “Medios de comunicación social y seguridad”. Siempre dentro del Nuevo enfoque para la seguridad en Centroamérica se destacó la participación de 150 jóvenes de excelencia académica y representantes de la sociedad civil  para presentarle a los gobernantes preguntas sobre temas diversos y participar en debates acerca de sus propuestas sobre la solución a los problemas de la región.

Para concluir, podemos llamar la atención en aspectos históricos, jurídico-institucionales y metodológicos. Primero, en los años noventa, vemos que se adopta el Nuevo modelo de seguridad en el TMSD (1995) haciendo énfasis en las materias que comprende: Estado de derecho, seguridad regional y seguridad de las personas y bienes. La novedad era incluir todos aquellas materias relacionadas con la seguridad. En cambio a partir de 2007 con la adopción de la Estrategia de seguridad regional, hay un avance metodológico, fijando objetivos y áreas de financiamiento, así como haciendo énfasis en los sujetos que intervienen en la lucha contra la inseguridad. Aunque  el TMSD hace mención a un dialogo flexible y abierto de colaboración mutua (Titulo I, arto 2, d) es hasta la pasada XXXIX Cumbre de Presidentes y Jefes de Estado (Tegucigalpa 28 y 29 de junio 2012) que se encuadra claramente este elemento de apertura participativa de todos los actores sociales.

El establecimiento de las bases jurídicas (PT y TMSD) e institucionales (CSC) en materia de seguridad – dentro del marco de la integración – han sido buenas; porque se han erigido sobre un pilar intergubernamental que promueve la cooperación política entre todos los países de la región sin excepción. Lo que ha sucedido es que no habían tenido el vigor para contrarrestar a tiempo la proliferación del crimen organizado y el narcotráfico. Sin embargo, el camino queda trazado y una parte de los proyectos formulados están siendo financiados por la comunidad internacional. Cada país hace esfuerzos  a nivel nacional, y los esfuerzos regionales coadyuvan a obtener el mismo objetivo añadiendo efectividad. Los esfuerzos regionales solo están en espera de ser implementados y exigen del afianzamiento de nuevos mecanismos de coordinación regional.  Vamos aparentemente despacio, pero con muy buena letra.

 
 
Bibliografía:
– El libro de Centroamérica (Un instrumento cívico de los pueblos). Instrumentos básicos para el desarrollo de Centroamérica: Protocolo de Tegucigalpa / Tratado marco de seguridad democrática. SG-SICA/ SP-CSUCA.
– Herdocia Mauricio.  “Soberanía clásica, un principio desafiado… ¿Hasta dónde? – Una visión multidimensional para los Estados y la organizaciones (pág. 167, 168 y 169). 1ra edición 2005.
– Jacqueline Dutheil de la Rochère. “Introduction au droit européen”. hachette. 6e édition. 2010. (pág. 15, 16 y 18).
– Gobierno municipal y seguridad ciudadana en Centroamérica y República Dominicana. – Reflexiones sobre un proceso regional, pág. 130. FLACSO – Costa Rica. Primera edición. 2010.
– Tratado Marco de seguridad democrática. Anexos: Resoluciones de la OEA en materia de seguridad. SG-SICA / OEA.
 
 
 
 

Ver también:

25 AÑOS DE REACTIVACION DEL PROCESO DE INTEGRACION CENTROAMERICANA  

Costa Rica y el reconocimiento de la Corte Centroamericana de Justicia

 

Publicado en:

CONEXIONES Universidad Centroméricana (UCA) 03/07/2012

 
 
 
 

COSTA RICA Y EL RECONOCIMIENTO DE LA CORTE CENTROMERICANA DE JUSTICIA (CCJ)

Al leer los diarios pareciera que no se podrán cumplir los propósitos del Protocolo de Tegucigalpa (PT), en cuanto a conformar un sistema de integración en el respeto mutuo entre los Estados e instituciones (arto. 3 PT inc. j). Se habla de politización de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) a favor de Nicaragua, y se dice desobediencia de Costa Rica a la CCJ, a propósito de la construcción de la carretera costarricense que amenaza con destruir los ecosistemas de la zona.

Hay tantos mal entendidos. El primer enredo se da en 1991. Cuando el Protocolo de Tegucigalpa (PT) crea la CCJ en el artículo 12; pero no precisa ni su jurisdicción ni su competencia. Entonces los Estados firman el PT; pero no saben exactamente cuál será el ámbito de competencia de la CCJ. Aunque se dejó señalado que su composición, funcionamiento y atribuciones deberían regularse en un texto jurídico distinto al PT, denominado Estatuto.

En efecto,  en 1992 se aprueban el Convenio de Estatuto de la CCJ y se precisan la jurisdicción y competencia. La ubican como una entidad independiente de los Estados miembros con carácter supranacional. Pero además, lo que se increpa a la CCJ, es que los Estatutos le atribuyeron demasiadas competencias y la constituye como tribunal internacional regional, tribunal comunitario, tribunal arbitral, tribunal administrativo interior y como tribunal estatal interno. Pretendiendo con tales atribuciones hacer progresar el sistema hacia un esquema de integración global, lo que sería un empuje positivo, pero no fue del agrado de todos los Estados. Entonces los Estados firman y ratifican el PT, pero no todos toman en cuenta los Estatutos, porque le dieron a la CCJ una talla XXL para la raquítica voluntad integracionista de los Estados centroamericanos. 

¿Qué ha sucedido en la práctica? La CCJ con sede en Managua, ha estado funcionado desde 1994, con el reconocimiento de solo tres Estados: Nicaragua, El Salvador y Honduras. Los Estados soberanos de Costa Rica, Guatemala, Panamá, y Belice no la integran, no han nombrado magistrados, aunque hayan ratificado el PT, ignoraron y siguen ignorando hasta hoy los Estatutos. La dejaron a un lado del armario, porque  consideran sus competencias de una talla demasiado grande. Por si fuera poco los propios Estados del SICA desacreditan competencias de  la CCJ.

¿Cuándo comienzan los primeros problemas? Cuando la CCJ se constituye como Tribunal estatal interno (arto.22 ECCJ). Aquí tiene facultad para resolver los conflictos entre poderes del Estado. ¿Qué dice Costa Rica? La Corte Suprema de Justicia de Costa Rica dijo que era anticonstitucional y no podían permitir que se metiera en asuntos internos. A partir de esto, Costa Rica no reconoce a la CCJ. El entonces Ministro de la Presidencia, Lic. Rolando Laclé Castro(28/01/94)  envió la nota respectiva a la Asamblea Legislativa donde se hace llegar el Proyecto de Ley de Aprobación del Estatuto de la Corte Centroamericana. El día 05 de diciembre de 1995, este Proyecto recibió dictamen negativo de mayoría por parte de la Comisión de Asuntos Jurídicos, que fue la Comisión Permanente encargada de su estudio. Dentro de las razones dadas en este dictamen destaca el debate que se dio en torno al inciso f) del artículo 22 del proyecto, el cual la Comisión consideró como inconstitucional, “…por cuanto mediante la misma se estaría delegando competencias que constitucionalmente han sido asignadas a la Sala Constitucional…”.

En Nicaragua los Estatutos de la CCJ fueron aprobados por el decreto ejecutivo No.54-93 Aprobado el 9 de diciembre de 1993, Gaceta 223 (09/12/1993) “Ratificación al Convenio de Estatuto de la Corte Centroamericana de Justicia”.

¿Qué dice Nicaragua? Nicaragua es Estado miembro de la CCJ;  sin embargo la sentencia de la CCJ(29/03/2005) fue vista como papel mojado por la Asamblea Nacional, la Corte Suprema de Juticia, la Controloría General de la República  y el  Parlamento Centroamericano , rechazando tajantemente el artículo 22, inciso f) de los ECCJ. La Corte Suprema de Nicaragua,  declaró inconstitucional el arto 22 ECCJ va contra arto 164 numeral 12 de nuestra Constitución Política que le da esa competencia a nuestra Corte Supema nacional.. Estos hechos dejan como precedente que el actuar de la CCJ, como órgano supranacional, no tiene aceptación. Diputados de la bancada nicaragüense ante el PARLACEN, sandinistas y liberales, presentaron una iniciativa de resolución en contra de la competencia de la CCJ. La iniciativa denominada “Para la preservación institucional de la CCJ” tiene como trasfondo desconocer la resolución emitida por esa instancia.

 ¿Qué dicen los Organos del SICA? Bueno… la Reunión de Presidentes decidió reformar el artículo 35 PT, en el cual se sustrajó la jurisdicción de la CCJ del subsistema económico y fragmentan su potestad como Tribunal Arbitral Regional. El subsistema económico obtuvo la libertad de resolver controversias económicas otro que la CCJ desde el 19 de marzo 2003, es decir, paralelo a las competencias arbitrales de la CCJ. Para rematar Belice y Panamá no son partes de la CCJ pero redactaron y firmaron una “Acta de manifestación de apoyo y consenso” a la enmienda del arto 35. ¿Qué tal? (12/03/2002).

Es una pena que solamente cuando surgen problemas tan graves como estos, es que se piensa en lo útil que sería si la CCJ fuera reconocida. De seguro se resolverían los problemas entre centroamericanos más ágilmente sin acudir -gastando DINERO y TIEMPO- a otras instancias internacionales, distantes y distintas de nuestro espacio cultural y geográfico. Sin embargo, nos guste o no, eso es lo que hemos venido construyendo en 20 años de reactivación del proceso de integración centroaméricana. Un sistema donde predomina la flexibilidad participativa por parte de los Estados a las instituciones. La realidad nos muestra que los Estados son parte del SICA pero no de la CCJ y de eso ya han pasado 20 años. Los textos jurídicos de la integración van por un lado y los Estados por otro.

¿Qué se puede hacer para que todos los Estados miembros del SICA reconozcan a la CCJ? ¿Cuándo los Estados y los órganos del SICA le van a dar legitimidad? Bueno… para empezar concretizar la reforma de los Estatutos invocada en 2004. Adaptar la institución a la voluntad soberana de los Estados partes del SICA. Quitarle la supranacionalidad a la CCJ no significa retroceso, es simplemente adaptarse a la realidad y  al nivel que tienen la voluntad política de los Estados centromericanos. Podemos observar la participación activa de los Estados en los órganos intergubernamentales del SICA, donde se encuentran en igualdad de condiciones para la toma de decisión. Es el caso de los Consejos del SICA conformados por las autoridades nacionales de cada país.

Al final es la voluntad política de los Estados centroamericanos la que hace avanzar o retroceder el proceso de integración. Avancemos de una vez conforme a lo que estamos dispuestos. Centroamérica no son solo tres Estados. Falta integrar magistrados de Belize, Panamá, Costa Rica y Guatemala. Que la CCJ tenga pocos sombreros pero que se los pongan todos los Estados. En suma, llegar a conocerse mejor entre centroamericanos, propiciar un ambiente de trabajo conjunto, de necesaria concertación aunque sea en pequeñas competencias, facilitando lo que nos ha faltado desde siempre: desarrollar una verdadera DIPLOMACIA CENTROAMERICA.

ESTAMPILLA DEL PARLACEN

Por Mariangeles Estrada

El 2 de enero 2012 recibí un  correo de Nicaragua donde venían varias estampillas del PARLACEN. Las  recuperé y quise hacer un post para dar a conocer el logo del parlamento. Estos timbres son editados porque también el PARLACEN comenzó a funcionar desde 1991 con sede permanente en Guatemala. Fue creado por el Tratado Constitutivo del Parlamento Centromericano y otras instancias políticas en 1987, vigente desde el 1 de mayo de 1990.

Es una institución del SICA tan controversial como la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ). No tiene funciones legislativas propiamente dichas pero si es una institución de consulta y opinión

Sobra que decir del PARLACEN pero por el momento me quedo aquí.  En su momento voy a ir añadir más datos históricos y jurídicos.

 

UNA PASION INMENSA POR CENTROAMERICA – Confidencial

Confidencial - Una pasión inmensa por Centroamérica

Confidencial – Una pasión inmensa por Centroamérica

“…Muchos extranjeros no dejan de sermonearnos aun cuando la mayoría de las veces solo tengan un conocimiento muy superficial de nuestra región. En parte somos similares: economías pequeñas y abiertas, debilidad institucional y falta de transparencia (excepto Costa Rica), afligidos por el crimen (máxime en el Triángulo Norte), con crecimiento lento (salvo Panamá y en parte República Dominicana) y con rezagos serios en capital humano (Costa Rica la excepción, una vez más). Eso es cierto, pero aún así me atrevería a afirmar que comprender a los ocho países toma mucho más tiempo que comprender un país grande como Brasil o México, pues si bien estos últimos son muy complejos y con grandes brechas regionales -lo que a su vez los vuelve fascinantes- tienen, al menos, una historia y una macroeconomía nacional; los nuestros, por el contrario, constan de… ocho historias, no siempre imbricadas, y ocho políticas macroeconómicas…”

 

Leer el artículo completo:

vía Confidencial – Una pasión inmensa por Centroamérica.

 

 

20 AÑOS DE REACTIVACION DEL PROCESO DE INTEGRACION CENTROAMERICANA

El pasado trece de diciembre cumplimos veinte años de haber reactivado el proceso de integración centroamericana. Fue en 1991, en la ciudad de Tegucigalpa donde Nicaragua, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Panamá firmaron un documento adicional a la carta de la ODECA de 1951 (Organización de Estados Centroamericanos). Dicho documento se conoce como el Protocolo de Tegucigalpa (PT), que prácticamente despertó el proceso de integración regional adormecido.

La ODECA (1951) se había constituído como una organización regional intergubernamental de cooperación, bajo la dirección administrativa de un secretario general. Por supuesto que un segundo tratado en 1962, le aportó nuevas instituciones y una mayor precisión en sus atribuciones. Sin embargo, había dejado de funcionar desde 1973 y para 1991 no existía como realidad institucional. Lo que quedaba de la ODECA era su estructura formal, es decir, el tratado de 1962.

Los presidentes centroamericanos deciden activar la ODECA como sistema institucional regional en 1991 con el Protocolo de Tegucigalpa, y a partir de ese momento todas las decisiones adoptadas en las futuras cumbres de presidentes fueron seguidas y ejecutadas por ella. La ODECA fue modificada por el Protocolo de Tegucigalpa porque por primera vez desde un punto de vista sustancial, se precisaron los propósitos y principios del sistema de integración (arto.3 y 4 PT); y desde un punto de vista institucional, se previó la inclusión de órganos existentes y la creación de órganos e instituciones nuevas dentro de un enfoque sistémico. Entonces lo que se conocía como ODECA se llama actualmente SICA (Sistema de integración centroamericana). La resolución No. 1 de la reunión de presidentes (11-12-92) órgano supremo, declaró que el SICA sucederá y subrogará el 15 de enero de 1993 a la ODECA, en todos sus haberes, derechos, acciones y responsabilidades.

Posiblemente lo que resulta novedoso y de delicada aprehensión, es que el SICA ya no responde – en su estructura – a una organización regional tradicional, sino que responde a un enfoque sistémico. Esto implica orientar y coordinar la concertación de toda la institucionalidad regional en un marco común. Se plantea así, en primer lugar el carácter acumulativo del  marco institucional, en el cual, los órganos e instituciones creados por la ODECA (de 1951 a 1973) y que todavía existían en 1991, fueron incluidos dentro del marco del SICA; aunque respondían a contextos históricos de cooperación y de integración completamente distintos. Y  en segundo lugar, se da la descentralización geográfica de sus instituciones. Entonces encontramos teóricamente subsistemas (político, económico, social, cultural y ecológico) pero que operativamente trabajan de forma descentralizada en los distintos países de la región. Citando un ejemplo: SIECA está en Guatemala y la SG-SICA en El Salvador. Claro que se ha progresado con las Secretaría General Unificada (SGU) en tres direcciones (económica, social y ambiental); y se continúa avanzando en la racionalización institucional con ayuda externa, principalmente en programas regionales (PAIRCA) con la Unión Europea.

El SICA es una organización de integración regional compuesta por los Estados soberanos de Nicaragua, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Panamá y Belice; y tiene como objetivo la realización de la integración y el desarrollo sostenible de América Central. República Dominicana es un Estado asociado; México, Chile y Brasil son observadores regionales; y finalmente España, Alemania, República de China (Taiwan) y Japón son observadores extrarregionales.

En suma, a pesar de la indiferencia de muchos y los ataques de otros, Centroamérica existe y vive. La integración como proceso histórico camina a pasos acelerados y a veces a talón moderado. Vamos para adelante y ahora más que nunca ya no iremos para atrás. Alinearnos a una visión integradora de la región, al margen de la heterogeneidad histórica y actual es una necesidad. Beneficiándonos así de las diferencias que nos enriquecen culturalmente en el intercambio entre países centroamericanos, y favoreciéndonos de nuestra riqueza diversa, para proyectar nuestra región a nivel internacional.

Ver también:

EN BUSCA DE UNA IDENTIDAD CENTROAMERICANA

Ver el mismo artículo en el diario:

20 AÑOS DE REACTIVACION DEL PROCESO DE INTEGRACION CENTROAMERICANA

MUSICA NICARAGUENSE E INTEGRACION REGIONAL

Por Mariangeles Estrada

Estamos acostumbrados a leer artículos donde los protagonistas del empuje -más o menos progresivo- de la integración son los Estados.  Sea a través de sus políticos o de sus representantes diplomáticos. No pensamos que también nuestros músicos intervienen, aunque no con la misma notoriedad a la causa integracionista.

Me llamó la atención que músicos nicaragüenses intervinieran, en promover la cultura de la laboriosidad y del emprendimiento con el disco “Canciones del Trabajo” (2009) producido por la OIT. Y más recientemente, hayan rendido homenaje a los agricultores de Centroamérica, Panamá y República Dominicana con el disco \”Sembrar la Vida\” (2011) producido por la FAO en su programa especial para la seguridad alimentaria (PESA). Ambas realizaciones discográficas han sido producidas por organizaciones internacionales, dentro del marco de programas regionales, y por tanto, no tienen fines de lucro y son de libre distribución y copia.

En efecto,  los arreglos y adaptaciones musicales de ambos discos, fueron realizados por Luis Enrique Mejía Godoy y el grupo Tierra Fértil, integrado por Luis Manuel Guadamuz (guitarra eléctrica y acústica), Rigoberto Osorio (bajo eléctrico), Edwin Rayo (piano y teclado) y Miguel Angel Oviedo (baterias, congas, bongoes, yambé, cajón, bombo). Teniendo como laboratorio de labores las instalaciones del estudio de grabación  GUADAMUSIC STUDIO en Managua, Nicaragua.

“Canciones del trabajo” fue realizado para promocionar el aniversario de la OIT. Todos los textos llevan el tema del trabajo. Luis Enrique Mejía y Tierra Fértil se dieron a la tarea de elegir y seleccionar cada canción y al mismo tiempo convertirlas, sin desnaturalizar el mensaje y sentido, a su forma y estilo. Con razón se escucha la marimba, el acordeón, la mandolina, el violín e instrumentos de la cultura afro-centroamericana; en general los temas son deliciosos y rítmicos . Además con viejas canciones tocan la tradición musical centroamericana: en El Salvador con el tema “El carbonero” y  en Costa Rica con la canción “Caña dulce”. Hay variedad de autores entre ellos: Juan Luis Guerra con la canción “Rompiendo fuente”, Rómulo Castro con “Hay un supermercado en el semáforo”, Moises Gadea con “Tortillas”, Guillermo Anderson con “Memoria de la abuela” y Rubén Blades con el tema “Pablo Pueblo”.

El disco “Sembrar la vida” compila doce títulos de autores latinoamericanos. De Chile Victor Jara con “Plegarias de un labrador”, de Costa Rica Dionisio Cabal-Jorge Protti con “Si unimos el canto”, de Guatemala Fernando López con “Canta el Tzijola”, de Honduras Guillermo Anderson  con “El encarguito”, de Panamá Rómulo Castro con “Quiero ver”, de  República Dominicana Carmen Natalia-Manuel Jimenez con “El estilo”, de México Pancho Madrigal con “El peón” y de Colombia Luis Gonzales y Enrique Figueroa con “Madre Labriega”. Encontramos la interpretación de cantantes nacionales, además de los hermanos Mejía Godoy, está Norma Elena Gadea. El disco ya tuvo su lanzamiento a nivel regional. En Managua,  el concierto se llevó a efecto en la Universidad Centroamericana (UCA) el 8 de mayo, durante la Feria de la papa y del maíz. Y el segundo concierto, fue realizado en San Salvador el 15 de junio, en el marco del Diálogo intersectorial Centroaméricano de políticas para enfrentar el alza y volatilidad de los precios de los alimentos. En ambos conciertos se continuó la difusión y concientización del problema del hambre.

Como ciudadanos centroamericanos, seguimos ignorando la memoria anual de labores del SICA (Sistema de Integración centroamericana). A penas comprendemos la estructura institucional que lo componen (órganos, instituciones y secretarías).

Sin mayor protocolo, se confirma que el arte – en este caso la música – integra más fácilmente los  intereses nacionales con los objetivos regionales.

La música simplemente se ubica como una puerta abierta para la fusión de esos intereses. ¿Por qué no considerarla como un camino seguro de intercambio y de comunicación? Principalmente para aprender a conocernos mejor, en aquellas sutilidades culturales que expresan nuestras realidades nacionales, sea en las letras de una canción o sea en la fusión de ritmos locales.

Lo que quiero decir, es que detrás de esas notas musicales – de un concierto o de un disco – está la penetración invisible de la conciencia integracionista de los pueblos; y el trabajo consciente y generoso de nuestros músicos nicaragüenses.

Posiblemente un disco no es un tratado, pero si la suma de intereses supranacionales imposible de acordar y firmar en una convención jurídica regional. Ahí están nuestros músicos; pero no vestidos de traje y corbata para firmar, el articulado interminable, de un tratado comercial o migratorio; ni tampoco preocupados por defender una posición de fuerza, en una improductiva negociación fronteriza; sino, entonando y ejecutando “Canciones del Trabajo” para “Sembrar la vida”.

Ver también:

Música nicaraguense e integración regional.CONFIDENCAL (03-11-11)

20 AÑOS DE REACTIVACION DEL PROCESO DE INTEGRACION CENTROAMERICANA