Daguerrotipos y otros retratos de mujeres – Isolda Rodríguez Rosales.

73

Terminé de leer el libro “Daguerrotipos y otros retratos de mujeres” de Isolda Rodríguez Rosales, escritora nicaraguense. Un libro que recomiendo su lectura si tienen la oportunidad de tenerlo en las manos. En principio no tomen literal el título, porque un daguerrotipo es el primer procedimiento técnico en la historia de la fotografía y el libro no trata del origen de imágenes fotográficas; sino que trata sobre la descripción de perfiles de mujeres que hemos conocido en nuestra vida. Tal vez de ahí si guarda la característica con un daguerrotipo, que es una imagen única y frágil. Efectivamente, al no existir un negativo para copiar, queda una originalidad en la toma y luz. Igual ocurre cuando vemos en nuestra propia familia el perfil de la abuela o la tía, totalmente irrepetible. Al mismo tiempo, percibimos cierta fragilidad en los perfiles expuestos, detectándose la necesidad de adaptarse a las exigencias que demanda una sociedad patriarcal (María Luisa, Socorro.); y a la vez, de sufrir y luchar por ser diferente (Eda, Sukia).

Esta obra va más allá de una exhautiva descripción de retratos e irrumpe comunicando con flexibilidad. Tuve la impresión que estaba conversando con alguien. En un perfil, la pluma se desplaza de la definición de lo que se concibe como muchacha decente a la lucha contra la dictadura (Josefa), de creer que alguien nos puede resolver la vida a los problemas de soledad y migración en Europa (Blanca), de la madre abnegada y sufrida a la supertición de un pueblo (Caferina de los Angeles). Este flexible desplazamiento, de un punto a otro en un mismo perfil, oxigena el texto y la lectura se vuelve dinámica, agradable.

Los planos de fondo son rurales y urbanos, en marcos de creencias de religiosidad y supertición. Encontramos la relación amor-odio hacía Dios y la sociedad. Se podrá creer que son mujeres de ayer; pero siguen vigente en expresiones o modos de ser. Implícitas en expresiones que se han transmitido de generación en generación sin tener, muchas veces, convicción de ello.

Isolda Rodríguez Rosales también es autora de “La casa de los pájaros y “Las diosas del Elam”. Es poeta, lenguísta y miembro de la Academia Nicaraguense de la Lengua (2009). En esta entrada no logro señalar toda la trayectoria como escritora y profesional, de la autora, por lo cual, los remito a este artículo de Jorge Eduardo Arellano (Pulsar aquí  ⇑). Personalmente me llaman la atención los libros que ha escrito sobre “Historia de la educación en Nicaragua”, espero que me los manden de Nicaragua un día. Sobretodo espero que se animen a buscar los libros de Isolda Rodríguez y disfruten de su esquisita escritura.

A continuación el archivo audio. Especialmente para personas no videntes o débiles de visión.

Ver también:

Sin nombre ni gloria – Francisco Alverenga

 

Bikini, topless, tanga y burkini.

bikini

Ayer 26 de agosto el Consejo de Estado francés autorizaró la utilización del burkini en las ciudades costeras que lo prohíbieron finales de julio, alegando que un distintivo religioso podía causar revuelo o desorden en estos tiempos inseguros. Son 10 las ciudades, Niza, Menton, Cannes, Villeneuve-Loubet, Saint-Laurent-du-Var, Beaulieu-sur-Mer, Saint-Jean-Cap Ferrat, Cap d’Ail, Eze, Mandelieu-La Napoule y Villefranche-sur-Mer. El burkini es un traje de baño diseñado para las mujeres que práctican la religión musulmana. Evidentemente que este tipo de reglamentos prefectorales fueron tomados por las autoridades sin pensar que estamos en el país de las libertades y la gente se viste como le da la gana. Francamente un atuendo, él que sea, no amenaza la seguridad de nadie. Ni afecta a nadie en nada.

Estemos claros que los atentados terroristas -Charlie Hebdo, París, Niza y el asesinato del del padre Jaques Hamel– han albortado el hormiguero, en el sentido de que una parte de la población francesa no hace claramente la diferencia entre terroristas y musulmanes; se siente más amenazada e insegura al ver gentes con distintivos religiosos como prendas de vestir. Este último grupo es susceptible de caer en el populismo de la extrema derecha. Partido que enarbola los principios nacionalistas, y olvidan la interdependencia cultural y comercial de los pueblos en esta era globalizada. Pero estos temas que se abren al exterior de las fronteras son objetos de manipulación politica por los partidos nacionales, vean lo que viene de pasar en Gran Bretaña con el Brexit, el populismo quiere gobernar el mundo.

Francia es la tierra de los liberados en la playa, diremos en Nicaragua, donde todo es uy no, y se bañan de short, camiseta, vestido: por falta de recursos, puritanismo, jinchada, etc. Con decir que el bikini lo creó en 1946, el ingeniero automotriz francés, Louis Réard, quien dirigía también la boutique de lingería de su mamá: “La folies bergeres”. El bikini era tan atrevido en ese tiempo que no encontraba modelo que lo exhibiera, hasta que una bailarina nudista del Casino de París acepto presentarlo oficialmente ante los medios en la piscina Molotor. El bikini era atrevido en ese tiempo (1946 – 1949) y fue prohibido en varios países, España, Bélgica, Italia e incluso en las playas de la zona atlántica francesa, solo se autorizaba en playas mediterraneas. Esta claro que no tenía tanta aceptación. Solo a partir de los años 60 surgió una relativa aceptación, decían que favorecía el turísmo, imagínense. Eso lo dijeron los españoles para quitar la prohibición, Franco accedió y luego se popularizó en toda Europa al salir en películas. y personalidades como Brigitte Bardot (actriz), Dalida (cantante), y muchas más lo pusieron de gran moda.

Nos hemos venido desnudando poco a poco en la playa frente al mar. Bikini, monokini, string, tanga, topless y bueno hasta llegar a las playas nudistas. El mar motiva a quitarse todo atuendo que interfiera entre epidermis y agua marina. La pura libertad de respirar no solo por la nariz sino por la piel. Sentir plenamente la brisa, la arena, el viento, la sal.

Aqui en Francia he visitado montones de playas que no sé si podría contarlas. Y sólamente tres veces he visto la práctica del topless, hace rato ya y en años escalonados. Una señora de unos 60 otoños. Otra vez unas chavalas entre 20 y 25, y una señora con sus hijitos jugando en la arena. La práctica ha desaparecido, dicen que por las fotos que publican en las redes sociales, no sé. Eso lo leí así en un artículo. Y otras personas dicen que es una práctica pasada de moda. Propia de los años 60 y 70, la liberación de la mujer. El bikini es lo más popular en estas playas; pero hay tangas, string. Sinceramente NUNCA he visto el burkini, nunca. Si las mujeres musulmanas no salen, no las veo en la playa, solo haciendo compras o llevando a sus hijitos a la escuela. Hicieron con el burkini una tempestad en un vaso de agua, qusisieron hacer un asunto político de una simple prenda de vestir

A las mujeres siempre tienen que decirnos como vestirnos, en todos los tiempos, sea una religión, la moda o un reglamento administrativo. Un par de tetas alborota la moral y no sé que otros principios más, ridículos que no vale la pena mencionar. Detrás de estas exigencia esta la familia que nos malcrian exclavizándonos al que dirán, auxilio. Mujeres necesitamos oxígeno. Paz. Libertad.

Ver también:

El peso de la belleza

 

Luchando contra la mujer-objeto

Por Mariangeles Estrada

12233478_10154160291294238_1401993410_n

Hace un año mi hija me pidió tener una cuenta facebook. Como chica cibernética que soy no iba a salir de ridícula diciéndole que no. Los riesgo que implica la red social con la influencia de la publicidad, mucha vulgaridad, y ese sinfín de antivalores que flotan aquí y allá, me contrarrestan mi modelo educativo familiar, pero qué podía hacer. Esto es como pasar un examen sin estar 100% preparada. Pero entre tantos temores y basura, lo que más me inquietaba es cómo iba a manejar su imagen y qué iba a compartir.

Nos sentamos a platicar, le conté mi experiencia de blogger y cómo manejaba mis cuentas en las redes sociales. Aunque ella ya tenía una idea clara de todos estos asuntos. Estamos hablando de una chavala que nació con toda la tecnología a la mano.

Dejé claro algunos puntos. El primero se refiere al contenido compartido. Si comparte su imagen, debía saber cuándo caemos en el exhibicionismo que se transmite de generación en generación. Y  en segundo lugar, debía saber cuándo compartimos experiencias que vale la pena contar.

Su nombre que lo ponga completo y que aprenda desde ya a asumir que todo en la vida tiene su responsabilidad. Se llama fulana de tal con todas las letras, nombre y apellido. Que asuma la vida virtual lo más consciente que pueda. Que piense dos veces lo que va a poner ahí. Diferenciando intimidad, privacidad y asuntos públicos.

También hablamos de la mujer objeto. Cómo la sociedad en general fomenta e insiste en vernos como objetos. Nuestros cuerpos son cosas para vender, para atraer, para distraer.

Yo le dijé: “Si pones tu cuerpo vestido con un short, bikini, tanga o minifalda, te van a llover las solicitudes de amistad y los likes o me gusta. Si te echas maquillaje aparentando 20 años caes en lo mismo. Te podes volver una reina en instagram si queres, sin tener el cuerpo de la Kardashian.

Todo lo que es apariencia pega. Pero si tratas de poner algo que sale de vos, de tu mente o tu corazón; una reflexión, un poema, una canción, tus dibujos que pasas horas haciendo con los distintos tipos de punta y color. Tus melodías al piano que tampoco salen como flash de foto, un video. Tus mejores escritos de francés tes nouvelle, etc. Todo eso que viene de adentro, no lo veas mal si no es valorado a su justo valor. Solo te pido que no busques la aceptación de la web convirtiéndote en un objeto. Ya la sociedad y la familia nos han pisoteado bastante para echarle más leña al fuego. Pone tus valores y tus aficiones, si querés; pero no reduzcas tu persona a un objeto de placer, de deseo o de juego.”

Terminé mis consejos de mamá mostrándole los perfiles dónde mujeres y hombres, de cualquier edad se exhiben si limites en las distintas redes. No es cuestión de edad, ni de sexo, ni de profesión. Hay adolescentes en ese plan de objeto sexual, así como mujeres y hombres adultos de medio quintal para arriba. Sicólogos, budistas y altruistas, no es cuestión de que entiendan más al ser humano o anden en cosas espirituales, la superficialidad es parte del combo de la vida virtual y real.

Ella tiene casi 16 años, 1.70 m. Ya cumplió un año en facebook. También se metió en instagram, snapchat, y no sé qué otra red y ha constatado que a veces no le paran bola a sus videos tocando el piano, ni a sus dibujos, ni a sus fotos artísticas de paisajes, tormentas, gotas de lluvia. .

Yo no doy nada por ganado. Sigo insistiendo qué es lo hay que hacer para no dejarse utilizar como cosa, cualquier cosa.  Estoy consciente de su belleza, para qué exhibirla, no necesito que nadie la valide ni confirme quién es y cómo es. Ella es.

Espero que me siga escuchando, solo quiero su bien. Creo que es el único aporte que le puedo dar a la sociedad para cambiar los valores distorsionados en los cuales crecemos. Las niñas, nuestras niñas, futuras mujeres de la sociedad son seres humanos. Cambiando nuestro pequeño mundo constribuimos a transformar el gran mundo. Cambiemos el formato, la tarjeta, el archivo. Ayudémonos y triunfemos.

  • Actualmente dentro de 3 meses mi hija tendrá 18 años. (10/03/2018)

Feliz Día Internacional de la Mujer.

 

Si prefieren escuchar a continuación la lectura de la presente entrada.

 

Ver también:

Cuidemos a nuestras niñas.

 

Cuidemos a nuestras niñas

Dibujo de Marie Matagne-Etrada
Dibujo de Marie Matagne-Etrada

La mayoría de las personas estamos orgullosas de nuestros hijos e hijas. Es normal querer presentarlos. Las redes sociales son una tribuna propicia para ello, pero hay que preguntarse qué estamos mostrando y qué estamos poniendo en valor: su cuerpo o sus habilidades.

Casi siempre cuando se trata de niñas lo que se pone en valor es su físico. “Miren que linda mi hija”. Sale la niña vestidita exhibiendo desde temprana edad su cuerpo. Su cuerpo es lo que la gente ve. Las hijas crecen observando cómo sus padres dan importancia a su apariencia. Entonces es normal crecer creyendo que lo más importante es cómo nos vemos, y no quiénes somos. Observan a sus padres orgullosos cuando la gente los felicita por lo bella que es. Gustar, gustar y gustar es el parámetro primario. Ver y no ser.

Sus habilidades no cuentan tanto. Aunque a veces vemos que las sacan bailando, tocando un instrumento musical, participando en una obra de teatro o recibiendo reconocimientos (diplomas, medallas, aplausos.) y esto pareciera ser más conveniente pero también hay que mantener una cierta distancia. No caer en la exageración de utilizar la imagen de nuestras hijas en la red social para echarnos flores de los buenos  progenitores que somos. Lo que estamos heredándole es la práctica del exhibicionismo sin medida. Nos  están observando todo el tiempo.

Cuando ponemos sus fotos en facebook, no hay que olvidar que no tomamos en cuenta ni su consentimiento ni su voluntad. Somos los adultos quienes les enseñamos este proceder. No tomamos en cuenta ningún parámetro antes de mostrar: a quién, por qué, qué, para qué. Preguntas que se deben hacer y contestar para nosotros y para ellas. Esperemos que sean mayores de edad para que decidan por ellas mismas en qué concurso quieren participar y qué quieren mostrar en la web. Mientras estén bajo nuestra responsabilidad cuidemos y resguardemos su imagen.

Creemos ingenuamente que todo el mundo va a ver con la misma ternura y cariño a nuestras descendientes. Y no es así. Las exponemos a los riesgos de la web. Un lugar público donde pedófilos y pervertidos navegan en total libertad en busca de esas imágenes que nosotros ponemos. Subir fotos así, espontáneas y sin límites, es como ponerlas en media calle desnuditas y abandonadas. No puede ser un acto inconsciente poner fotos sin medidas.

Criticamos los concursos de belleza infantiles pero las familias están haciendo lo mismo con la imagen de las niñas. No solo a nivel de concurso, sino a nivel supuestamente privado que al final no lo es. Cualquier miembro de la familia se da permiso de subir fotos de las niñas. No se sabe cuál es la diferencia entre lo público, lo privado y lo íntimo.

OK. No hay que ser radical. De vez en cuando no hace daño subir una foto: un cumpleaños, una promoción; pero no parar de poner fotos, sea en el parque, en la piscina, en el barrio, con los primos, con sus amiguitas de clase, cantando, bailando, comiendo pastel, viajando en avión, paseando al perro, estrenando zapatos, haciendo poses de top model, etc. Yaaa. dejen a las niñas en paz.

Si la sed de exhibición es tal, y de plano no se aguantan. Solo hagamos un alto y pensemos con quiénes nos gustaría compartir esas fotos. No olvidemos que los parámetros de privacidad en facebook han cambiado. Podemos poner un álbum y compartirlo con algunos contactos. ¿Para qué tanto público? ¿Qué les aporta?  ¿Qué mensaje les hacemos pasar a nuestras hijas? Interesa lo que ellas van identificar como importante en la imagen que ponemos. ¿Cuáles son los valores que importan en nuestra familia? La exhibición o la discreción. Todo lo anterior, se aplica a los niños también.

 

A continuación la lectura de la entrada para los que quieran escucharla.

 

Ver también:

Luchando contra la mujer objeto

El peso de la belleza

 

El peso de la belleza

Por Mariangeles Estrada

Los cosméticos y los tintes son tóxicos, los tacones son incómodos, la depilación duele, la dieta no es rica, los ejercicios agotan, la cirugía es un riesgo, los elásticos socan. Todo lo que está ahí supuestamente para ser bellas va en contra de nuestra propia naturaleza. Un día escuché decir: Hay que sufrir para ser bella. Me pareció ridículo pero es cierto. Se sufre física y sicológicamente. Físicamente por todo lo que le hacemos padecer a nuestro rostro y cuerpo para adaptarse a las normas de belleza social; y sicológicamente, se sufre sobretodo en el trayecto de tratar de convertirnos en lo que somos. ¿Es normal sufrir? ¿Dónde se habrá perdido nuestra versión original? Quizás nunca la conoceremos.

Este tema no es nuevo. En todas las épocas, las mujeres hemos tenido que seguir un modelo que nos esclaviza a un tipo de mujer (Leer ejemplos). Supuestamente ahora los tiempos habían cambiado y nos habíamos liberado de utilizar ciertas prendas que nos hacen sufrir o de usar productos que afectan nuestra salud. Sin embargo, seguimos en el mismo callejón sin salida. Solo que hoy con el desarrollo de las comunicaciones se ha estandarizado aún más el modelo de belleza. Imponiéndose indudablemente el modelo occidental de la cultura hollywoodense: Obsesión por la delgadez y la eterna juventud. Una tiranía impuesta por la marcas y la publicidad.

Modificamos o cambiamos, parte o todo, de nosotras y comenzamos una lucha interminable por parecernos a la muñeca con la que juagábamos pequeñas. Dejamos de ser nosotras para parecernos a las que todo mundo considera bellas. El problema es que siempre falta algo cuando no estamos satisfechas con nuestra propia naturaleza. Se trata de una impecabilidad absoluta. Sin arrugas, sin grasa, sin canas, sin manchas, sin cicatrices y sin granos. Nadie puede llegar a verse así. La frustración y el inútil despilfarro de tiempo y dinero están garantizados.

Inocentemente podemos comenzar por la adicción al maquillaje. Un delineador que oculta la forma natural del ojo. La publicidad dice que pone en “valor la mirada”; o sea que no vale la forma de mirar solo si nos ponemos la línea negra alrededor del ojo como esclavas de Cleopatra en el antiguo Egipto. La base y la crema para ocultar la mínima mancha o grano. Que de seguro saldrán más granos de tanto echarse. La infaltable pintura de labios, hay gran variedad de tonos y colores. Esto desde muy temprana edad, tipo 15.  Al llegar a los 30 tenemos opaco el rostro. Falta mencionar que existe el maquillaje permanente que se pone como tatuaje para no embadurnarnos a diario, y remato con el  engorroso procedimiento de desmaquillase antes de acostarse. Aceptar frente al espejo el rostro lavado resulta inadmisible. Imposible salir a la calle así. Frente al espejo nos desconocemos nosotras mismas. Y si no nos maquillamos hasta nos califican de mujeres desmotivadas por la vida y nos recomiendan inmediatamente un sicólogo.

El cabello, ¿cuál? el de ahora o el de ayer. En esa fobia por gustar cambiar de “look” se vuelve un principio. Quedarnos con el mismo peinado o el mismo corte aburre y el atractivo se pierde. De ahí las que nacieron crespas ahora son lisas y las que son castañas ahora son rojas zanahoria. Infaltable el amarillo oxigenado liso.

El cuerpo. La ropa ya no se adapta a nuestros cuerpos, son nuestros cuerpos los que deben adaptarse a la ropa. En esa inadaptación encontramos elásticos que te socan todo. Desde el tórax, espalda, piernas hasta el mondongo. Se creía haber ganado terreno al eliminar el uso del corsé, pues se han inventado otras formas de tortura para delinear figuras. Hay body como de bebé que aplastan todo el cuerpo y podemos alcanzar en una talla menos. Todos los brassieres (sostenes) son copa redonda, entonces todas la chichas son iguales. Hay almohaditas para rellenar adelante y atrás, aunque también los rellenos vienen añadidos. Encontramos calzones que aplastan la panza socándola fuerte. Enfin, hay ropa que intenta moldear el cuerpo natural y supuestamente “ponerlo en valor”. (Ver imágenes)

La estatura. Los tacones son imprescindibles para conservar el atractivo dice la publicidad. Aunque nos duelan los huesos y la cabeza de andarlos pegados al talón. De 10 a 12 centímetros, qué más incomodidad.  Subir un poquito más alto, como si vamos a tocar las estrellas. Que nos hacen ver estrellas es otra cosa.

Cabe señalar que los profesionales del maquillaje, del diseño de ropa y zapatos etcétera, junto con los peluqueros son elevados al rango de artistas. Lo que hacen es arte entre mejor te repellan o cambian. Sin olvidar que todo se puede cambiar en un quirófano con la cirugía plástica, desde las patas de gallo, cachetes redondos, orejas abiertas, hasta de sexo y color de los ojos. Los casos de cirugía más famosos últimamente son los de Uma Thuman y Rennée Zellweger.

A nuestras hijas, sería bueno contarles bien el cuento. Recordarles que nacieron normales y bellas. Y que la imagen de la normalidad que está ahí afuera es contraria a su naturaleza. Después resulta complicado convencerlas que son bellas como son. El cuerpo está reducido a un objeto y queramos o no eso afecta la autoestima femenina. Crecen viendo eso y reciben ese mensaje errado desde niñas. Y ante tanta basura de información la lucha es constante que a veces pareciera perdida; pero no nos cansemos de perseverar. Frutos encontraremos. Vigilemos su alimentación para que mantengan su salud. Evitar trastornos alimenticios como la obesidad o carencias vitamínicas es importante.

No creo que podamos salirnos de esta tan fácilmente; pero deberíamos de intentar despojarnos poco a poco de esta esclavitud. Nadie está flaca, gorda, desaliñada, chaparra, etc. Nadie se puede definir comparándose a un modelo que nos exige tanto sacrificio. El atractivo personal va más allá que eso. Propongamos otras formas de ganar confianza en nosotras mismas. Vivamos en este mundo, aceptando que somos como somos. Ese es el principio y el fin de la verdadera belleza.

Sobre el tema: Reina de belleza de Brasil está en cuidados intensivos / Sacrificios crueles a los que se sometían las mujeres por belleza  / Por mi ex-cara bonita / Ellas hicieron el desafío “sin champú” durante 31 días y lo que descubrieron es increíble / Diez “sacrificios de belleza” que hacían las mujeres en el pasado / El nuevo procedimiento quirúrgico que puede cambiar el color de tus ojos / El arte del maquillador ruso Vadim Andreev en 25 espectaculares imágenes 

Archivo audio de la presente entrada si prefiren escuchar. 

Ver también:

Las buenas y las malas mujeres

 

LAS MADRES MACHISTAS

IMG_2407 - Copie-001
Foto de Marie Matagne-Estrada

Por Mariangeles Estrada

Las madres machistas sueñan con tener un hijo varón. Principalmente primogénito. Si nace primero la niña, qué decepción. En espera que el 2do embarazo sea niño. Ese es su ideal, levantar una panza que le va dar gusto a su marido machista.

Las madres machistas quieren un hijo varón igualito al papá. No hay duda que ellas se lo tuvieron a ese hombre. Que a nadie se le ocurra sospechar que es de otro. Les molesta que le digan que se parece a ella o a otro miembro de la familia, peor si lo dice la suegra. Ellas quieren que se parezca al padre. Tal hijo, tal padre. Buscan contra viento y marea algún rasgo físico que se acerque al marido, sea el color del pelo, algún lunar en la espalda, el color de los calcetines.

Las madres machistas le ponen a su hijo el nombre del padre. Quieren que el padre sienta que es su prolongación y expresión. Muchas veces usan la palabra Junior, un americanismo que significa pequeño. Luego el padre es Senior y el hijo es Junior. Esto también lo hacen para agradar al marido, que sienta que es un honor usar su nombre.

Las madres machistas ven en el nombre del marido casi un marcador genético y por eso hay familias donde todos los hijos varones llevan el nombre del padre sea de 1ro o 2do nombre. El 1er hijo Eduardo Antonio, al 2do hijo Eduardo Noel y al 3ro Eduardo Andrés. El colmo cuando es niña le ponen el sello del macho padre y la cría se llama: Eduarda.

Las madres machistas sienten que tener un hijo varón es la revancha a la vida. Es la representación y ejercicio de la libertad que les faltó durante su vida. Sueñan que será independiente y seguro. Podrá  ir a todos lados, sacará diplomas. Será inteligente y osado. Piensan que podrá seguir los pasos del papá. Mejor si su marido es una gran personalidad política o reconocido profesional.

Las madres machistas dejan que se instale en el hogar un ambiente donde el hijo varón ocupa todo el espacio e invisibiliza a las hijas mujeres. Si las hijas estudian, no las felicitan. Si sacan un diploma, para qué. Hacen labores domésticas, qué bien. Las crían como que van a tener un futuro de empleada doméstica. Además de cuidar a l@s hermanit@s menores. Nunca diran: Gracias hijita por tu ayuda en el hogar. Las hijas mujeres en ese ambiente están convidadas a idolatrar al hermano junto con la madre. Hay familias donde todas le planchan, le lavan y le cocinan a su majestad desde que está chiquito. Llegan a los 5 años y todavía le limpian el culito y le amarran los zapatos. No les gusta que participe en labores del hogar, cuidadito se vuelve raro.

En la escuela, la maestra le tiene tema. Aplauden en palco cuando consigue su primer trabajo. Justifican su pereza y ninguna mujer está hecha a su medida. A todas las mujeres les encuentran un defecto. Les madres machistas les encanta mezclar roles dicendo: Tu madre es tu única mujer,  Tu madre es tu mejor amiga. Lo ven bello, guapo e inteligente. Aunque sea sucio, borracho y negligente.

Le justifican todos sus olvidos, principalmente de fechas memorables, cumpleaños, navidades. Tan despistado, como el padre. Su hijito varón regala cualquier cosa para salir del paso. No es detallista solo para sus propios intereses. Aún así afirman: Mi hijo tiene un gran corazón.

Permite que su hijo varón pueda hacer y deshacer en la calle, donde sea, como sea y hasta la hora que sea; en cambio, su hija mujer no. Tienen el dicho: Amarren sus gallinas, que yo suelto mi gallo.

En la mayoría de los casos los hijos varones se vuelven mediocres en todo lo que emprenden, nunca saben lo que quieren o todo lo que comienzan nunca lo terminan. La crianza viciada de excesivos mimos y contradicciones no lo motiva a salir del nido y alzar su propio vuelo. Aún así tienen hij@s regados y más de alguna separación o divorcio. Se enderezan alrededor de los 40 años o más. Terminando algún curso u oficio y estabilizandose económicamente.  Las madres machistas suelen decir luego de toda la pesadilla de vagancias, droga, tatuajes, alcohol y pereza: Yo sabía que mi niño lo lograría.

 Comparte con Derechos de autora

@Estradangeles@

A continuación el archivo audio de esta entrada para no videntes, débiles de visión o para quienes prefieren escuchar.

 

Ver también:

DIA DE LA MADRE: MITIFICACION Y COMERCIALIZACION

 

UNA NIÑA DE 50 AÑOS

 

El jueves 30 de enero asistí al “Festival Internacional de Cómics” en la ciudad de Angouleme (sur-oeste de Francia). Y aunque nunca he sido tan aficionada a los cómics, eventos así, me hacen descubrir otras esferas. Hay para todas las edades, la temática es amplia y las ilustraciones a cuál más orginal. Incluso hay clásicos literarios (cuentos y novelas) que han sido escritos en versión cómics.

Las esposiciones se realizaron en distintas partes de la ciudad. Un bus especial recorría los puntos claves: Museo de la Bande Dessinée, el Museo  del papel y el Centro Nacional de la Bande Dessinée y de la imagen (CNBDI)), Centro cultural “Espace Franquin”, Teatro de Angouleme y tiendas redondas en distintas plazas y bulevares de la ciudad.

Una de las salas estaba dedicada a Mafalda. Me alegró verla como representante de la cultura latinoamericana. Los personajes -Manolito, Susanita, Felipe, Gille entre otros – estaban en murales pero también en relieve, como que recobraron vida fuera del papel. Hasta la sopa de Mafalda estaba en la mesa.

La verdad es que Mafalda representa mucho para Latinoamerica y el mundo. Su irreverencia es su encanto. Su preocupación por la injusticia invita a la reflexión a todos los niveles: político, laboral e incluso ante el irrespeto de derechos humanos específicos, como lo son los derechos de la mujer.

Leía un artículo en Le Monde que plateeaba cuál sería el destino de Mafalda si hubiese llegado a su edad adulta. ¿Sería una guerrillera sobreviviente de la represión o una ama de casa madre de dos niños de mentalidad mediocre? Nunca lo sabremos.

Quino paró de dibujar Mafalda en 1973. Solo la mantuvo vigente durante 10 años; sin embargo siempre encontrará lectores, dado que los temas abordados siguen siendo de actualidad.

P1050245

P1050252P1050231P1050228P1050226P1050237P1050242P1050243
P1050241P1050239
P1050244P1050254

P1050255 P1050260
 P1050234
P1050221
P1050235
 

Ley 779: FRUTO DE LA EVOLUCION DE LOS DERECHOS HUMANOS EN LATINOAMERICA

Por Mariangeles Estrada

En Nicaragüa entró en vigencia (junio 2012) la Ley 779 “Ley integral contra la violencia hacia las mujeres” . Se dice “integral” porque abarca aspectos punitivos como preventivos. Dentro del primer aspecto, es la primera vez que se definen las formas de violencia hacia la mujer (violencia física, violencia sicológicaviolencia sexual, la violencia patrimonial y económica, violencia laboral, y la violencia en el ejercicio de la función pública). Integramos el femicidio (arto.9) que es la forma extrema de la violencia de género. Otra novedad es que la violencia se considera delito de acción pública, salen de la esfera domestica y es un asuntos que nos concierne a tod@s.

Se está cumpliendo con la primera etapa (vigencia de la ley y establecimiento de la jurisdicción especial). Todavía falta la parte preventiva que consiste en establecer medidas de protección integral para erradicar la violencia. Falta la formulación de políticas públicas por parte del Estado y modificar el presupuesto de la República asignándole partidas. No obstante, llama la atención que durante esta primera etapa, aún incompleta, la ley ha sido objeto de cuatro recursos de inconstitucionalidad y algunos sectores sociales (Pastores evangélicos) han protestado contra su vigencia alegando que atenta contra la estabilidad familiar de sus comunidades. Amerita disertar sobre ciertos puntos para comprender por qué tanta intransigencia ante la ley y a qué se debe la mala interpretación de ciertos preceptos normativo.

La práctica legislativa adopta leyes especiales que se refieren, en la mayoría de los casos, a temas específicos. Cuando las leyes especiales se refieren a materias (fiscalidad, migración, etc) no hay mayor tensión porque hombres y mujeres van incluidos. Sin embargo, cuando la ley especial se refiere a grupos vulnerables o minorías dentro de la sociedad se abre el debate. Es el caso de los indígenas, el adulto mayor, la niñez y en lo que atañe la ley 779: la mujeres. En principio, porque se ignora que la vulnerabilidad los coloca en una situación de desventaja en el ejercicio pleno de sus derechos y libertades. Las personas en esta situación tienen derechos constitucionalmente reconocidos; pero solo a nivel formal; ya que en los hechos no se dan las condiciones necesarias para su ejercicio.

La exclusión social, a la cual las mujeres hemos sido sometidas, como grupo poblacional, se basa en un mecanismo de control construido sobre la superioridad masculina y la inferioridad femenina, reproduciendo un sistema de valores asentado en la violencia. La comunidad internacional coincide en esta problemática y emite nuevas formulaciones para los derechos humanos. Los denominados: derechos humanos específicos para aquellos sectores de la sociedad que hayan sido víctimas de prácticas discriminatorias. Nicaragüa ha ratificado dos convenciones: la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer CEAW 1981 y la Convención interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer (Convención de Belem do Para) 1995. Ambas convenciones son la referencia de la ley 779.

Sin embargo, no solo Nicaragua se coloca en esta evolución jurídica internacional de los derechos humanos con la ley 779, otros países han legislado igual, como Ecuador la Ley 103 Contra la Violencia a la Mujer y la Familia (1995)Costa Rica con la Ley de Penalización de la Violencia Contra las Mujeres (2007), México con la Ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia ( 2007), Guatemala co la Ley contra el femicidio y otras formas de violencia contra la mujer (2008), Chile con Ley de modificación del Código Penal y la Ley 20.066 sobre violencia intrafamiliar, estableciendo el femicidio, aumentando las penas aplicables a este delito y reforma las normas sobre parricidio ( 2010), El Salvador con la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las mujeres (2010). Perú con Ley 29819 que modifica el artículo 107 del Código Penal, incorpora el feminicidio ( 2011). América Latina se está convirtiendo en un paradigma en el mundo contra la violencia de género. Nicaragüa no va retroceder derogando todo un logro. Ajustes dentro de la normativa procedimental de la ley serás vistos, en aras de una aplicación más acorde al objeto de la ley.

Ahora podemos fusionar políticas de seguridad ciudadana con políticas contra la violencia de genero en un contexto de interconexión. No podemos esperar que los antivalores se reviertan y legislar. Y aunque una ley no es la solución para erradicar la desigualdad y la discriminación histórica a la que hemos sido sometidas, ayuda a la creación de nuevos valores sociales, y constribuye, desde ya, a un mañana más justo en las relaciones entre hombres y mujeres, base fundamental de la convivencia pacífica de la familia nicaragüense, y por consiguiente de nuestra sociedad.

violencia_mujeres

 

Ver también!

Un logro de la mujer nicaragüense

Referencias:

1. Ley 779  “Ley integral contra la violencia hacia las mujeres” Gaceta oficial 22/02/2012. Nicaragüa. / 2. Analisis de le ley integral contra la violencia hacía las mujeres y de reformas a la ley 641 Código Penal. Centro de estudios constitucionales y Movimiento autonomo de mujeres de Nicaragüa. mayo 2012. / 3. Derechos humanos de las mujeres. CENIDH. centro nicaragüense de derechos humanos. / 4. La tipificación del femenicidio en América Latina. marzo 2012. Feminicidio.net

UN LOGRO DE LA MUJER NICARAGUENSE

violencia_mujeres

Por Mariangeles Estrada

Un logro reciente de las mujeres nicaragüenses es la Ley 779 denominada “Ley integral contra la violencia hacia las mujeres”. Aprobada por la Asamblea nacional (26/01/2012) y publicada en la Gaceta Oficial (22/02/212).

Esta ley no surge de un truco de magia, sino que es el resultado de  veinte años de lucha de las mujeres nicaragüenses quienes desde la sociedad civil organizada en distintas entidades han hecho presión constante – sin importar el gobierno de turno – en vista de obtener reivindicaciones y efectividad a la aplicación de sus derechos. Proponer esta ley como anteproyecto ha sido el desenlace positivo de todas sus acciones. Se dice “integral” porque abarca aspectos punitivos pero también preventivos. (Ver Ley 779)

Lo nuevo de esta ley es que por primera vez se definen las formas de violencia hacia la mujer (arto. 8) e incluye nuevas manifestaciones de discriminación, antes consideradas como normales. Todas estas formas dentro del marco de las relaciones desiguales de poder entre un hombre y una mujer, tipificadas como delitos y sancionadas con penas.

Dentro de los tipos penales nuevos tenemos el femicidio (arto.9) que es la muerte ocasionada por un hombre a una mujer; siendo uno de las formas más extremas de la violencia de género. En 2010 murieron ochenta y nueve mujeres, en 2011 se reportaron setenta y seis casos, 2012 cerró, a pesar de haberse aprobado dicha ley, con un número de ochenta femicidio. También la ley 779 comprende: la violencia física (arto.10),  la violencia sicológica (arto.11), la violencia sexual, (arto. la violencia patrimonial y económica (arto.12), la violencia laboral (arto.15), y la violencia en el ejercicio de la función pública (arto.16).

Otra novedad es que la violencia hacia la mujer se considera delito de acción pública, salen de la esfera domestica y es un asuntos que nos concierne a tod@s. Se acaba el dicho: los trapos sucios se lavan en casa y cualquier persona que tenga conocimiento de actos de violencia, tiene la obligación de denunciarlo a las autoridades (Policía o Ministerio público) dentro del término de cuarenta y ocho horas (arto17.). La omisión será sancionada con multa.

Cuatro meses después de la publicación de la Ley 779 (30/06/12) se nombraron cuatro jueces de distrito de violencia: Managua, Laón, Matagalpa y la Costa Atlántica faltarían según la ley un juez, como mínimo por cada cabecera departamental. También se nombraron tres magistrados de la sala penal con especialización en violencia y justicia penal, quienes estarán en el Tribunal de Apelaciones de Managua. Falta continuar capacitando a las autoridades judiciales en materia de género. Esto es indispensable para la aplicación efectiva de la ley.

Hay camino por hacer. La ley 779 y la habilitación de sus tribunales especializados son recientes. Se requiere modificar el presupuesto de la República y asignar partidas para la ley. Hemos logrado romper el silencio de las víctimas, pero aún persisten obstáculos para el acceso a la justicia. Es cierto que la ley 779 no es perfecta, podemos seguir discutiendo los espacios que deberían perfeccionarse; no obstante es el texto más completo de protección a la mujer, y desde esa perspectiva  sembramos un nuevo paradigma en América Latina.

Nicaragua se ha proyectado por tener una cultura de paz de hormiga y con esta ley nos salimos del molde, creando un pilar jurídico para el futuro. Comenzamos con buenas bases, y aunque una ley no es la solución para erradicar la desigualdad y la discriminación histórica a la que hemos sido sometidas, sirve para definir y mejorar nuestras formas de relacionarnos, en planos más justos y equitativos.

FELIZ DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Ver también:

Ley No. 779: Fruto de la evolución de los derechos humanos en Latinoamerica

Me cae más o menos bien el día internacional de la mujer

PADRES NICARAGUENSES: COLORIADOS Y AMADOS

Dibujo de Marie Matagne
Dibujo de Marie Matagne

Por Mariangeles Estrada

Cada vez que viene una fecha conmemorativa me lleno más de reflexión que de sentimientos. Cuando me resultaría mejor alinearme a las proclamas de amor hacia los homenajeados que recapacitar donde han fallado. Enfin.. Todavía hay gente que se sigue preguntando: ¿Por qué el Día del padre  no tiene la misma connotación que el Día del madre? Leemos textos en periódicos y revitas, donde solo se postula la pregunta pero no se formula la respuesta. Ante lo evidente la pregunta es necia.

Los papás en Nicaragua están bien coloreados y no han hecho nada para mejorar su mala reputación. A escasas excepciones las nuevas generación enmiendan a penas su rol. Con esto no estoy afirmando que no existen padres modelos; pero son pocos los que han logrado salir del molde de malos.

La primera coloriada es que tienen hij@s por todos lados. Pareciera que tienen una manguera de espermatozoides y los andan tirando por todos lados. Como que los condones no existen. ¡Sálvese quien pueda!. Crecen con el eslogan: Amarra tu gallina que yo solté mi gallo. Supuestamente esa frase es chistosa. Me parece lamentable que todavía este vigente como parámetro educativo en el seno familiar nicaraguense. Y crecemos con la idea que las responsables históricas de un ‘embarazo no deseado’ somos las mujeres. Como que l@s hij@s se hacen solos.

No importa tener varios hij@s si libremente se ha decidido; pero no con distintas mujeres. A veces embarazan a dos a la vez. Esto no les permite estar disponible en tiempo de intercambio con su hij@s, quienes viven con sus respectivas madres, los unos por aquí y los otros por allá.  Además que tapar demandas afectivas requiere entrega y labor, tampoco hacen el gran esfuerzo para subsanarlo. Desgraciadamente muchos creen todavía que cada hij@ es prueba de virilidad, más macho, más hombre, más hij@s.

El problema se agudiza cuando económicamente no pueden resolver las múltiples necesidades  de l@s hij@s. Quedan mal como proveedor, siendo éste su rol de mayor reconocimiento ante la familia y la sociedad. Es típico escuchar:  Me tienen una niña o me tienen dos niñitos. En efecto, le tienen porque ellos nunca asumieron al cien por ciento. A esto podemos añadir  motivos, justificados o no. Sea porque iniciaron la paternidad muy jóvenes, sea porque están lleno de vicios. ¡Ah! ¡Sí! Si tiene algún vicio, sea el alcohol o las mujeres hay erosión económica considerable. Los hogares se empobrecen totalmente y l@s hij@s viven limitaciones innecesarias.

Otro punto no menos importante es la mitificación de la maternidad. Somos tan mamas, tan mamas pero tan mamas de Tarzan, Chita y toda la selva que en reiteradas ocasiones nos queremos robar el show y le quitamos el rol a todo mundo. Nos gusta tragarnos el cuento de la mama todopoderosa y los hombres por cómodos se suman a enaltecer la mater familia, descargando responsabilidades. Las mujeres conspiramos a que su rol de padre se minimice justificándole faltas detrás de la super-mama, quien todo decide y todo dispone.

De repente, pareciera que todos inconscientemente confabulamos para que todo quede igual y nada cambie. Para que sigamos jugando roles tradicionales que no permiten cambiar el molde familiar en un futuro cercano. Ojala podamos algún día darnos permiso de vivir algo diferente, en planos más equitativos y justos.

¡Feliz día del padre!

Ver también:

DIA DE LA MADRE: MITIFICACION Y COMERCIALIZACION

DIA DE LA MADRE: MITIFICACION Y COMERCIALIZACION

Por Mariangeles Estrada

Se mitifica la imagen de la madre porque rendirle honor a la maternidad está ligada – en sus orígenes – a la divinidad. A la deidad madre – Iris (Egipto), Cibeles (Roma y Asia Menor), Rea (Grecia), etc . Además la celebración del día de la madre coincide en muchos países, independientemente de la época del año con festividades divinas. Sobretodo relacionado a la Virgen María.  Eso no significa que debemos entonces, hacer extensiva la dimensión divina al plano humano. Creando una camisa demasiado grande de la maternidad que no le queda a nadie: pencona, sacrificada, entregada, amorosa, incondicional, formadora, consejera, maestra, etc. Un ramillete de cualidades imposible de encontrarlas concentradas en una sola persona.

Enaltecemos tanto la imagen de la madre que nadie osa cuestionar el rol, en sus debilidades e irremediables defectos, so pena de estar blasfemando contra lo divino o moralmente correcto. Siendo más bien peligroso no identificar debilidades humanamente superables, como repetir esquemas errados o distornar valores.

La condición de madre hace que nos entreguemos a unos hij@s que antes no existían, y gracias a  ell@s tenemos la oportunidad de desarrollar cualidades que antes no eran necesarias. La vida que llevábamos no lo exigía y eso no significa que antes éramos egoísta y ahora somos entregadas. No. Solamente que el ejercicio actual de la maternidad reclama esas cualidades. Cambia el estilo de vida, y cambiamos nosotras. Un cambio voluntario, tan egoísta como la decisión misma de embarazarnos y parir.

Lo que quiero decir, es que por ser mamá no somos mejores mujeres. Para nada. Hace rato que la fertilidad dejó de ser un atributo a la condición femenina. Mujeres que han cambiado la historia y las ideas no han sido precisamente madres.   No veo por qué todavía habemos mujeres que nos culpabilizamos por no tener hij@s. Y las que tenemos, entre más mejor. Envenenadas con la idea del hijo-trofeo. Entre más críos más madre, por tanto más mujer. Oímos con frecuencia:  un hijo no es ninguno. Aunque la condición de hij@s únic@s, haya cambiado considerablemente con las nuevas formas de socialización.

Amar como madre  es un sentimiento que no admite mescolanzas de ninguna índole; sin embargo, asemejamos el rol materno a otros. De ahí las expresiones: mi madre es padre-madre o mi mamá es mi novia. etc. Cuando la realidad es que cada quien tiene un rol insustituible. No hay que sembrar falsas expectativas de cambio donde tradicionalmente la madre dista de ser un modelo. Vivamos cada relación en su contexto y sentido. Si decimos que mi madre es también mi padre para subrayar el rol de padre-proveedor,  pues más bien estamos fomentando el machismo, porque las mujeres -madres o no- somos también parte de la masa laboral que genera riqueza en la sociedad. Hay que tener cuidado al vanagloriar la maternidad fomentando inconscientemente el machismo, del cual nosotras mismas somos cómplices.

De la mitificación de la maternidad, es el comercio quien sale más beneficiado, no son los sentimientos. Existe una exagerada comercialización de la celebración.  Y nos dejamos llevar por la publicidad. Nos descapitalizamos para demostrar nuestro gran corazón. Demostrar el afecto con un objeto material se vuelve primordial. Cuando lo que está esperando tu viejita es una llamada, una comida, sonrisas y algunas horas de nuestra compañía. Qué le contemos enredos, fracasos y logros.

Así que, no dejemos que un día de la madres se transforme en una manera de fomentar la imagen perfecta, de una señora que no ha existido, no existe, ni existirá. Porque la mejor madre no es la que se cree el cuento de la todopoderosa. La mejor es aquella que se da permiso de ser ella. Démosle la oportunidad a nuestros hijos de ser nosotras. Ese ser humano genuino que pertenece a este mundo y que además de dar la vida, da ejemplo de vida, proyectando libremente tristeza y alegrías, frustraciones y realizaciones, sueños y esperanzas. Olvidemos el lado alegórico o símbolico. Olvidemos toda la escarcha comercial; y compartamos presencia de verdad inyectando a éste día un toque  humano y personal.

 ¡Feliz día de las madres!

ME CAE MAS O MENOS EL DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Por Mariangeles Estrada

No me gusta que me feliciten por el Día internacional de la mujer. Soy simplemente mujer. Un ser humano que nació con derechos y quiere ejercerlos. Peor si me felicita un hombre, para agraciarse y sentirse menos machista. Por mí ahórrense el discurso de la mujer sacrificada, perfecta, valiente, etc Hagan por nosotras, demuéstrenlo. Queremos trabajo, igualdad de salario y que dejen de pegarnos hasta matarnos (feminicidio), respeto moral (sean fieles) etc.

Quisiera alegrarme por el día internacional de la mujer; pero no puedo. solo pensar ¿Por qué existe?  y ¿Por qué no debería de existir?. ¿Brindar por un día que es mío por haber nacido mujer? Realizar que existe 8 de marzo porque históricamente hemos sido excluídas.  Si se suponía que ya existía la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) más sus protocolos y pactos. Ahí íbamos todos incluidos. Un combo jurídico internacional con extra de papas fritas y ensaladita que históricamente no ha sido suficiente para ajustar las desigualdades de género. Entonces hay que añadir un menú especial.

Proclamar un día especial, para recordarnos que hay que trabajar en ese sentido. Aunque el resto de los días de nuestra historia sean tan explotados, sacrificados y aburridos. Hoy me suben en un pedestal y mañana sigo tirada al piso sucia y olvidada. Pobre, desempleada y agredida.

Tiene que existir un día internacional de la mujer para marcar el paso de una discriminación social evidente a una acción positiva (discriminación positiva). Tomar en cuenta lo que siempre nos ha pertenecido y que nadie se atreve reconocer, ni nosotras mismas: DERECHOS. Si. Recordar que hay derechos aplastados que podemos hacerlos valer, hay derechos olvidados que podemos recordarlos, o simplemente derechos reconocidos que ignoramos y solo debemos ejercerlos (participación en la vida política, sujetos de crédito, trabajo, oportunidades de empleo, igualdad de remuneración, maternidad, despido por embarazo).

Un día como hoy existe para valorar el atiborrado rol de la mujer en el mundo, todas esas responsabilidades económicas y morales, tantas obligaciones culturales admitidas mal concebidas. Y que a pesar de todo el peso no recibimos mayores reconocimientos. Reproductora, proveedora, consoladora, trabajadora, etc. Existe el día internacional de la mujer desde 1977, proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, se conmemora la lucha de la  mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo integro como persona.

Y aquí estamos con un solo día del año para celebrar. El resto de los días del año para ajustar.

FELIZ DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER.

Comparte con Derechos de autora

@Estradangeles

Tu voto: