Fotos y poema del Volcán Momotombo

Nunca pensé que iba tener la oportunidad de ver al Volcán Momotombo en errupción. Tal vez no estoy viéndolo en vivo y a todo color, pero las fotos y videos de la web me dejan boquiabierta. Claro que me gustaría estar en Nicaragüa para poder presenciar ese espectáculo. Me acostumbé a verlo de largo, calmo y grande. Parte del paisaje natural de la ciudad de Managüa cuando ladeamos el lago Xolotlán, o cuando vamos por la carretera rumbo a León. Para mí la bravura del coloso había sido toda una legenda. Me lo imaginaba haciendo erupción y toda la gente corriendo desesperada gritando. La lava roja incandescente apoderándose de todo el espacio lentamente amenazante. Las típicas escenas de una película apocalíptica de esas que abundan en el archivo hollywoodiense.

Guarda en su historia la destrucción de la ciudad de León durante la erupción de 1610. Recuerdo que en un paseo del colegio visitamos la Ruinas de León Viejo, ubicadas en el Municipio de La Paz Centro, León. En el trayecto, no muy lejos de la faldas del volcán, había un ambiente oscuro, gris, medio tenebroso. Las cenizas volcánicas imponen su carácter, y las camisas blancas del uniforme se miraban casi fluorescentes. Me quedó esa sensación de que visité otro planeta, porque ese es el ambiente volcánico, totalmente extraterrestre, tiempo paralizado en otras eras.

En Francia, el volcanismo es parte de la clase de ciencias naturales en primaria y secundaria. Es toda una referencia de algo que posiblemente los alumnos no verán jamás, solo en videos y fotos que complementan el contenido del curso. En el Parque de la Mini Europa en Bruselas, Bélgica, había una plancha de cemento donde nos ponemos de pie para sentir los movimientos sísmicos del volcán Etna en Italia.

En estos momentos el Momotombo cesó su actividad efusiva, que mantuvo constante durante cuatro días. No podemos predecir con certitud cuándo volverá a despertar. Y esa imprevisibilidad de los fenómenos naturales le da un toque de misterio, que aterroriza y encanta. Por lo menos lo vi despertar de su letargo de 110 años y me dio mucho gusto.

Capture
Errupción del volcán Momotombo. 1297 metros de altitud. Nicaragüa 2015. / Hacer clic para ver la galería de fotos.

Momotombo de Rubén Darío

El tren iba rodando sobre sus rieles. Era
en los días de mi dorada primavera
y era en mi Nicaragua natal.
De pronto, entre las copas de los árboles, vi
un cono gigantesco, «calvo y desnudo», y
lleno de antiguo orgullo triunfal.
Ya había yo leído a Hugo y la leyenda
que Squire le enseñó. Como una vasta tienda
vi aquel coloso negro ante el sol,
maravilloso de majestad. Padre viejo
que se duplica en el armonioso espejo
de un agua perla, esmeralda, col.
Agua de un vario verde y de un gris tan cambiante,
que discernir no deja su ópalo y su diamante,
a la vasta llama tropical.
¡Momotombo se alzaba lírico y soberano,
yo tenía quince años: una estrella en la mano!
Y era en mi Nicaragua natal.
Ya estaba yo nutrido de Oviedo y de Gomara,
y mi alma florida soñaba historia rara,
fábula, cuento, romance, amor
de conquistas, victorias de caballeros bravos,
incas y sacerdotes, prisioneros y esclavos,
plumas y oro, audacia, esplendor.
Y llegué y vi en las nubes la prestigiosa testa
de aquel cono de siglos, de aquel volcán de gesta,
que era ante mí de revelación.
Señor de las alturas, emperador del agua,
a sus pies el divino lago de Managua,
con islas todas luz y canción.
¡Momotombo! -exclamé- ¡oh nombre de epopeya!
Con razón Hugo el grande en tu onomatopeya
ritmo escuchó que es de eternidad.
Dijérase que fueses para las sombras dique,
desde que oyera el blanco la lengua del cacique
en sus discursos de libertad.
Padre de fuego y piedra, yo te pedí ese día
tu secreto de llamas, tu arcano de armonía,
la iniciación que podías dar;
por ti pensé en lo inmenso de Osas y Peliones,
en que arriba hay titanes en las constelaciones
y abajo dentro la tierra y el mar.
¡Oh Momotombo ronco y sonoro! Te amo
porque a tu evocación vienen a mí otra vez,
obedeciendo a un íntimo reclamo
perfumes de mi infancia, brisas de mi niñez.
¡Los estandartes de la tarde y de la aurora!
Nunca los vi más bellos que alzados sobre ti,
toda zafir la cúpula sonora
sobre los triunfos de oro, de esmeralda y rubí.
Cuando las babilonias del Poniente
en purpúreas catástrofes hacia la inmensidad
rodaban tras la augusta soberbia de tu frente,
eras tú como el símbolo de la Serenidad.
En tu incesante homalla vi la perpetua guerra,
en tu roca unidades que nunca acabarán.
Sentí en tus terremotos la brama de la tierra
y la inmortalidad de Pan.
¡Con un alma volcánica entré en la dura vida,
Aquilón y huracán sufrió mi corazón
y de mi mente mueven la cimera encendida
huracán y Aquilón!
Tu voz escuchó un día Cristóforo Colombo;
Hugo cantó tu gesta legendaria. Los dos
fueron, como tú, enormes, Momotombo,
montañas habitadas por el fuego de Dios.
¡Hacia el misterio caen poetas y montañas;
y romperase el cielo de cristal
cuando luchen sonando de Pan las siete cañas
y la trompeta del Juicio final!

 

Sobre el tema: El despertar del Momotombo / Descubrimiento de las Ruinas de León Viejo / Turismo volcánico

SIETE MIL MILLONES DE SUEÑOS

Por Mariangeles Estrada

Los sueños son inspiradores, pero los sueños conscientes de un mundo mejor son los más intensos y profundos. Estos que se unen al clamor de otros que circundan por ahí. Que pretenden romper el plano imaginario e irrumpir con hechos. Y … ¿ por qué no soñar todos juntos en un mundo mejor?

Es eso efectivamente lo que se pretende con el eslogan 2015 de este 5 de junio Día Mundial del Medioambiente, y va perfecto titularlo : “Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación”. porque aunque afuera veamos todo lo contrario, siempre que pensamos en medioambiente nos imaginamos un contexto verde y florido, agua cristalina, recursos naturales inagotables.

El Día Mundial del Medio Ambiente fue declarado oficialmente por la Asamblea General de la ONU – el 15 de diciembre 1972 – celebrándose desde 1973, hace 40 años. Se designa un país, este año será a en Milán, Italia. La idea es que se realicen múltiples actividades relativas al medioambiente: concentración en calles, conciertos ecológicos, ensayos, plantaciones de árboles, afiches en los colegios, etc. Es además, un acaecimiento multimedial que lleva a periodistas a escribir y hacer reportajes críticos acerca del ambiente. Documentales televisivos, exhibiciones fotográficas, eventos intelectuales como seminarios, mesas redondas, conferencias, sólo por nombrar algunos. Lo importante es hacer algo. Aunque sea un tema de conversación, pero no ser indiferentes.

La actualidad francesa me da la oportunidad de cruzar temáticas, en este caso medioambiente y salud. La Asamblea Nacional en Francia, aprobó (21.05.15), una Ley contra el desperdicio alimentario. Se pretende que los grandes supermercados no boten a la basura los alimentos que todavía pueden ser consumibles y que donen a comedores de asociaciones o fundaciones, o destinarlos para la alimentación animal o como compost para la agricultura.

Una gran parte de los impactos medio ambientales de los alimentos ocurren en la fase de producción (agricultura y procesamiento), los hogares también tienen influencia. Según la ONU, ” 1.3 mil millones de toneladas de alimentos se desperdician cada año. A la vez, casi mil millones de personas se encuentran en desnutrición y otros mil millones hambrientas. El exceso de consumo es perjudicial para la salud y para el medio ambiente. 1.5 mil millones de personas en el mundo padecen sobrepeso u obesidad…”

Entonces vivimos en un mundo que por un lado tiene carencias y por el otro, presenta excesos. ¿Cómo compaginar este sube y baja? La obesidad, que es un problema de salud pública en las sociedades desarrolladas, y la desnutrición y las hambrunas, que son otros problemas permanentes en sociedades del sur principalmente.

Siete mil millones de sueños son un mensaje que viene directo de la realidad. La realidad que queremos construir. No olvidemos que todo comienza por un sueño. Ojalá pronto se materialice por el bien de todos.

5 junio Día del Medio Ambiente.

Referencia: PNUMA / Alimentos / ESPO Milano 2015 / Gaspillage alimentaire – qui jette le plus en France et dans le monde  / La loi met fin au gaspillage alimentaire dans les supermarchés de France. Enfin. 

Ver también:

COCINAS DE NICARAGUA

EL LENGUAJE DE LAS FLORES

Por Mariangeles Estrada

Cuando nacemos en el trópico la luz del sol y el verdor son permanentes. El calor constante hace que los cambios de estación, lluviosa o seca, sean imperceptibles. Drásticamente todo cambia cuando nos trasladarmos a otras coordenadas de la tierra. Descubrimos el ritmo de las estaciones del año y cobran sentido las melodías de Vivaldi.

Cada 20 de marzo inicia la primavera. En Francia es una de las estaciones más esperada del año. No hace frío ni calor. La temperatura siempre fresca nos permite andar cómodamente vestid@s, ni tan abrigad@s ni tan desnud@s. Si a eso sumamos lo agradable de ver renacer las hojitas verdes y las flores de plantas y árboles.

Hay plantas silvestres que encontramos por todos lados. Son las que nadie compra ni cultiva, simplemente nacen a la orilla de un río, bordes de caminos, praderas, zonas de césped, etcétera. Y, ésas son las verdaderas sonrisas de primavera. Aparecen en distintos puntos sorpresivamente  como todo un símbolo estacionario.

Independientemente del significado que puedan tener las flores para una determina cultura, país o religión, ellas por sí, dada su belleza, color, perfume, comunican un lenguaje silencioso y precioso. Observar con detenimiento la anatomía de una flor. Cada pétalo de la corola, la forma del cádiz, la delgadez del péndulo, lo diminuto de los estambres, hipnotiza. Ignoro lo que tratan de decir, solo sé que su delicadeza se impone y nos desprenden una sonrisa y una mirada de admiración ante la perfección de la naturaleza.

A continuación les comparto imágenes.

Captureveronique

Verónicas. Son flores pequeñitas, azules de cuatro pétalos.  El nombre tiene su origen en el cristianismo. Verónica se llama la mujer que limpia el rostro de Jesús, de sudor y sangre, en la sexta estación del Vía Crucis.

Capturetrefle

Está imagen tiene Verónicas a la izquierda y Margaritas silvestres a la derecha.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Margaritas silvestre. Hay dos tipos: la pequeñitas que salen en las ciudades y en los campos (pâquerettes en francés); y la Margaritas de talla media que solo nacen en los campos. Con éstas últimas se juega: “Me quiere, no me quiere. Me quiere, no me quiere”, hasta cortar la último pétalo.

Su raíz latina es belis perennis osea que valen una belleza perenne. Es la flor de Pascua. A finales de la edad media fue un atractivo para la pintura, debido a que era símbolo de devoción de la Virgen María. Se dice que así como florece  por todos lados, así también el amor de María triunfa sobretodas las cosas.

IMG_0953 (1)

Violetas. Son flores pequeñas que asoman discretas con los primeros rayos de sol de primavera. Por eso es asociada con la modestia y la timidez. Tienen un perfume delicado.

Su nombre griego es Iona. Los ateniences la veneraban. Decoraban su casa, las cunas de los recien nacidos y hacían coronas para las fiestas; para los romanos era la sonrisa de los muertos. La consideraban flor de luto y duelo, de recuerdos y apego a los difuntos.

IMG_1039

IMG_0989

Narciso junquillo. Son flores amarillas que podemos encontrarlas en la campiña francesa o en los jardines municipales de algunas ciudades. También se pueden comprar pequeñas macetas en floristerías. Son plantas bulbosas originarias de China.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Arboles de Cerezo. Los encontramos en bulevares de algunas ciudades. Son cultivados por la municipalidad y solo florecen en primavera. Las flores son rosaditas.

En Japón se denominan Sakura, y al llegar la primavera es toda una fiesta de color. Se realiza el festival de hanami en honor a la flor. Los familiares y amigos se reúnen en los parques con cerezos y comparten alimentos en picnic, mientras celebran la aparición de las flores.

No hay que confundir el árbol de cerezo ornamental con el árbol de cerezo frutal. Las cerezas las da un árbol con flores blancas y cuando éstas marchitan aparece el fruto y las hojas verdes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ver también:

Los jardines del amor

LOS TIBURONES DEL LAGO COCIBOLCA

Por Mariangeles Estrada

La mayoría de los nicaragüenses nos sentimos orgullos@s  diciendo que tenemos el único lago en el mundo con tiburones. Queremos resaltar este atractivo de la reserva natural de Nicaragüa; pero a estas alturas no estamos segur@s si hay tiburones. ¿Los tiburones están amenazados o extinguidos?

El lago de Nicaragua o lago Cocibolca que significa lugar de la gran serpiente, de 8,624 km2, tiene más de 400 isletas, 3 islas y 2 volcanes. Por su extensión es el segundo lago de mayor tamaño de América Latina después del Lago de Maracaibo (Venezuela), y antecede al Lago Titicaca (entre Bolivia y Perú). El 70% del fondo del lago mide menos de 9 metros de profundidad.

Los tiburones se mueven desde Barra del Colorado en el caribe hasta el lago. Deben vencer muchos obstáculos: aguas turbias, sedimentos y el peor de los depredadores, el hombre. Adaptándose luego al ecosistema. La especie conocida es el tiburón toro (3,5 mts / 230 kg). A pesar de ser principalmente una especie marina, se conoce su debilidad por el agua dulce y a menudo puede estar en ríos (Amazonas y el Mississipi), estuarios (3000 kilómetros río arriba). Son más propensos a encontrarse con gente, por lo tanto son vistos como una amenaza en varias partes del mundo. Por eso, una vez que entraban al delta eran perseguidos por los lugareños en bote hasta exterminarlos. Estos tiburones se alimentan principalmente de peces, incluidos otros tiburones, tortugas, delfines, pájaros marinos y hasta de perros.

Trayectoria del tiburón. De la Barra del Colorado, río San Juan, raudales del Castillo y luego el lago.

Un hecho cierto es que el tiburón toro existió. Se confirma por los testimonios de la población costera, principalmente en la isla Zanatillo en Cardenas, Rivas. Así también en Morrito, Río San Juan. Se mencionan las aguas del archipiélago de Solentiname. Sin embargo, consta en 1852 un informe enviado a Washington, del representante diplomático de los Estados Unidos Mr. Ephraim George, en el cual describió la existencia de una numerosa población de tiburones cerca de la vieja fortaleza en Granada, llamados “tigrones” por los lugareños. Decía que atacaban a los bañistas en las riveras del lago. Quizás haya un poco de exageración; pero lo cierto es que todavía en la década de los 50’s la población de tiburones era abundante y los viajeros podían verlos.

Capturetiburon1

Nunca se realizaron estudios científicos del tiburón toro del lago Cocibolca por parte de las autoridades nicaragüense. Sin embargo,  dentro de los estudios extrajeros resalta el investigador Thomas Thorson, quien publicó, en 1976, un elaborado trabajo sobre los tiburones de lago (The Status of the Lake Nicaragua Shark, VER TEXTO); y en 1982, realizó un segundo trabajo abordando la explotación comercial del tiburón y del pez sierra, advirtiendo el peligro de extinción de estas especies. (The Impact of Commercial Exploitation on Sawfish and Shark Populations in Lake NicaraguA 1982) Sus trabajos han sido los más completos que han existido sobre el tiburón de agua dulce de Nicaragüa, despertando el interés del buzo y aventurero estadounidense Randy Wayne White.

Randy Wayne, viajó a Nicaragüa para encontrarse con el tiburón del lago; pero no pudo verlo. Aún así, escribió un libro que tituló “The Sharks of Lake of Nicaragua” (The Lyons press, 1999. New York. NY.). Describe las aventuras vividas en su búsqueda del tiburón y, hace referencia con insistencia a su casi extinciónSegún White, los japoneses instalaron dos grandes plantas procesadoras de carne de tiburón. Realizaron una pesca intensa en la zona de las islas de Solentiname. Exportaron más de 4 millones de libras de aletas y carne con destino a los mercados de Asia y cerraron en el año 1981.

Capturetiburon2

También el oceanógrafo francés Jacques Cousteau, en la misma década, transitó el río San Juan y las islas de Solentiname. No vio ninguno. Quería comprobar si los tiburones después de vivir atrapados en el lago habían desarrollado formas específicas de reproducción o si tenían las características de los “tiburones dormidos” de las cuevas de Quintana Roo, México.

Pesca y comercialización indiscriminada fueron la causa principal de su casi extinción. Se instalaron empresas internacionales que comercializaban la aleta y el aceite de higado de tiburón diciendo que era de bacalao. Además de la empresa japonesa, hubieron empresas costarricenses en la desembocadura de río Colorado. Los tiburones no podían entrar hasta las aguas del río San Juan y proseguir rumbo a los raudales del Castillo y luego hasta el lago.

Esto ha sido un negocio que se dirigía al mercado asiático, pero todavía persiste. La sopa de aleta de tiburón es una tradición bien arraigada. En China se le atribuyen calidades medicinales aunque científicamente no hayan sido probadas. Se consume infaltable en eventos importantes como matrimonios, banquetes políticos o nuevo año chino. Prácticamente es símbolo de riqueza, estatus social, a nivel de un carro de lujo. ( Ver Shark finning)

Capturesopa
Le atribuyen propiedades como rejuvenecimiento, mejora el apetito sexual, ayuda a la memoria, nutre la sangre, beneficia la energía vital, el pulmón, los riñones, etc Nada comprobado científicamente. El valor gustativo es nulo. Son las especies y el caldo de gallina como condimento que le dan buen gusto al cartílago.

A los nicaragüenses no nos gusta que se considere la inexistencia del tiburón en el gran lago. Inmediatamente ripostamos y afirmamos su presencia; pero no sabemos responder algo fundamental: ¿Cuándo fue la última vez que lo vieron o fue capturado? Y como nunca la autoridades nacionales realizaron estudios continuos y exhaustivos del tiburón, es normal que sigamos repitiendo el mismo cuento sin bases, entre dudas y certitudes. En 2006, se hizo un estudio sobre biología pesquera de las especies del lago, de punta Petaca hasta la desembocadura del río San Juan, del tiburón no había ni rastro.

Nadie da respuesta cierta. Quedando un sutil suspenso casi legendario. Aunque bien sabemos que se  sale de la dimensión de la criptozoología del monstruo del lago Ness en Escocia, de pie grande en los bosques de América del norte o del Yeti en las montañas del Himalaya. Los tiburones del Cocibolca siguen existiendo, en letras de canciones, en el nombre de un equipo de béisbol, en anécdotas, como toda una proyección original del territorio nacional. Dándole sin duda alguna estatus de mar, al inmenso lago de agua dulce.

Capturetiburones4
Equipo de béisbol “Tiburones de Granada”

Capturetiburones5

 Comparte con Derechos de autora

@Estradangeles

Algunas referencias: ¿Qué sucedió con el tiburón del Gran Lago? febrero, 2013. Alejandro Cotto. / Existe todavía el tiburón de agua dulce de Nicaragua? José Antonio Luna. marzo 2007/ Thomas Thorson The Status of the Lake Nicaragua Shark  1982/ El tiburón de agua dulce, CPS Buceo/ La cueva de los tiburones dormidos, mayo 2013. Quequi.com / Una tradición de la gastronomía de Asia que altera ecosistema marino. 2007. eluniverso.com / Shark finning, Wikipédia / Masacre en alta mar. abril 2013. Monica García. Hoy el periódico que yo quiero. / Sopa de tiburón: una tradición china de doble filo. El comercio.pe 02010 / Adradezco a mi amigo Sergio Salvador Fletes,  arquitecto, nicaragüense, residente en Costa Rica. quien me facilitó algunos enlaces.

NUESTROS CAMPESINOS, TROVADORES DE LA IDENTIDAD CHONTALEÑA.

Este artículo es una colaboración de mi amigo Marlon Vargas, sociólogo y fotógrafo, investigador de Amerrique (cordillera zona central de Nicaragüa)
Una descripción sublime del mundo rural nicaragüense. Que lo disfruten.

A Varguitas, mi padre, noble campesino.

Chontales se esconde entre un mosaico de formas y colores. Resulta fácil dejarse atrapar por sus encantos y vagar por sus rincones donde nuestros campesinos han zurcido momentos llamados vivencias a la identidad de este laborioso pueblo.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA
Chinche. / Foto de Marlón Vargas

  

Justo en el filo de la madrugada, cuando los gallos empiezan a cantar, los campesinos en Chontales abandonan sus tabancos para dar inicio a una larga y cotidiana faena. Es el momento de encender el fogón. Sobre candentes brasas se preparará un aromático café o un espeso “tibio” de pinol blanco que seguramente ayudarán a mitigar un poco el frio matutino. Las mujeres muelen el maíz, tranquilas y serenas. Es un arte convertido en ritual. Las tortillas son preparadas con esmero y servidas con un buen trozo de cuajada que ha sido previamente semiahumada en un tapesco que cuelga en el techo de la cocina, propiamente sobre la blanquecina hornilla.

En el pequeño radio que cuelga de un clavo puesto en las tablas que sirven de pared, Pancho Madrigal y Lencho Catarrán relatan cuentos llenos de picardía e ingenio popular. Felipito y Aniceto Prieto van y vienen por El Ojochal o El Galope haciendo de las suyas. Son historias auténticas.

Cada amanecer en tierras chontaleñas está lleno de encanto y embrujo natural. Los campos son arropados por una fría neblina y los arboles parecen mecerse a causa del grato licor del rocío que humedece sus hojas. La salida del sol se vuelve tardía y sus rayos llenan de colores mágicos todo lo que van tocando.

El día empieza en nuestras tierras. El mugir del ganado, el ladrar de los perros y el trinar de los pájaros es una hermosa melodía para quienes cultivan auroras y cosechan esperanzas. Es el momento de arrear las vacas al corral, de limpiar el campo, de cortar la leña, de reparar la cerca y de jalar agua desde la quebrada.1

Nuestros campesinos, en su mayoría, no han asistido a ninguna escuela. La vida misma les ha otorgado durante siglos el aprendizaje necesario para pulir su experiencia, su observación y su plausible reflexión requerida para arraigarse y amar el campo. Ellos saben interpretar una puesta de sol y el canto de un güis que se pierde entre las melodías que dispersa el viento por todos lados. Poesía resultan a sus oídos el correr de tantos ríos y quebradas que traen historias de gente de adentro, historias que cuentan a pesar que sus aguas continúan en una permanente discordia con las duras piedras que habitan en su cauce e intentan detener su rápido e interminable andar.

En estos entornos los campesinos chontaleños han construidos sus pajizas y pobres viviendas. A pesar de los cambios suscitados por la modernidad, muchos de ellos conservan estilos de vidas tradicionales y apegados a los acontecimientos propios del entorno natural.

Cuando dejan sus ranchos para emprender algún menester, nuestros campesinos van siempre tranquilos por los caminos cuyos linderos protegen vastos genízaros y chilamates. Sus pasos cautelosos riman con su incomparable silencio y con una expresión vigorosa en sus ojos. Siempre están prestos a escuchar cualquier sonido de la naturaleza. Por si acaso, su gastada cutacha siempre está presta a ofrecer la protección requerida.

No se avergüenzan de ser campesinos. Son agricultores por convicción, trabajadores por tradición. Ellos sacan los mejores frutos de la tierra. Su arrojo y valentía también los han convertido en diestros campistos. Saben cómo domar un brioso potro y no temerle en un bravo toro. De agricultores a campistos, del rancho a la hacienda, solo media la superable distancia del habito y la destreza.

Hacienda chontaleña. / Foto Marlon Vargas

El día se hace corto para tantos quehaceres. Con la llegada del atardecer, nuestros campesinos contemplan el cielo vestido con sus mejores colores. Es como si engalanara para alguna fiesta.

Cuando la noche comienza a extender poco a poco su oscuro manto por valles y montañas, los candiles son encendidos en cada rancho para evitar que las tinieblas se dupliquen. Alrededor de ellos la familia se reúne para escuchar las historias de espantos y aparecidos que los mayores se empeñan en asegurar que son verídicas. La cegua, la chancha bruja, los duendes y los cadejos reviven los miedos de quienes creen escuchar sus andanzas en cada murmullo traído por los fríos vientos nocturnos que merodean entre las rendijas de las humildes viviendas. Es el momento oportuno para buscar refugio en las tibias sábanas con la seguridad que el sol del nuevo día disipará todo temor y renovará sus anhelos y esperanzas.

Estas vivencias tienen colores sepia pero llevan motivos para amar a Chontales en lo más propio de su naturaleza: nuestra gente campesina. Sus vivencias laboriosas seguramente complacen al Buen Dios.

Con el peregrinaje indetenible de los años, los caminos pueden allanarse y estos estilos de vida pueden perderse en los afanes de la cotidianidad. El tiempo puede destruir y borrar sus historias. Debemos encontrarnos en ellas para evitar que se hagan añicos y sean depositadas en el inconmensurable cementerio del olvido.

 Juigalpa, Chontales. Feb, 2013.

Arboles genizaros. / Foto Marlon Vargas

Los jardines del amor / The Garden love

Si, si, sí. Existen los Jardines del amor. Se encuentran en el Castillo de Villandry ubicado en el valle del río Loira (zona centro-oeste de Francia).

Representan 4 tipos de amores: el amor sentimental, el amor apasionado, el amor infiel y el amor trágico. 

No es posible pasear por las alamedas de los jardines; porque están en la zona ornamental del Castillo y solo se pueden apreciar desde los balcones. 

Sin embargo, se puede caminar por el huerto, donde las plantas de frutas y legumbres están engalanadas de tal forma, que relucen lechugas, calabazas y tomates al mismo brillo que una rosa o un clavel. 

  Amor tendre

 

El amor sentimental se expresa por corazones separados y  llamas de amor en los rincones. En el centro hay unas máscaras que usaban en los bailes y facilitaban todo tipo de conversación, de las  más serias a las más ligeras.

 Amor apasionado

 En el amor apasionado hay corazones pero está vez heridos por la pasión. En el centro se forma un laberinto que despierta la danza.

CapturAmor volage

El amor infiel está representado por cuatro abanicos. Los ángulos simbolizan la ligereza de los sentimientos. Entre los abanicos figuran los cuernos del amor traicionado y en el centro las cartas de amor enviadas al amante.

  Amor tragico

En el amor trágico los dibujos representan las puntas de los puñales o espadas utilizadas en los duelos causados por rivalidades amorosas. En el verano las flores son rojas para simbolizar la sangre que corre en los combates.

 Los jardines de Villandry representan para los horticultores y jardineros el ejemplo por excelencia de los ‘jardines a la francesa’.

 

Ver también:

Página oficial del castillo de Villandry