EL MIRADOR DONDE NO SE MIRABA NADA

La señora de gorra es la vendedora de rosquillas de Rivas
La señora de gorra en medio de la foto es la vendedora de rosquillas de Rivas.

IMG_1252IMG_1262

IMG_1265
Un rico piquito en pleno frío.
Mirador 1
Ganzos de un lado a otro.
Mirador
El vendedor de tajadas con queso.

IMG_1273

Uno de los atractivos turísticos inconturnable en Nicaragua es el Mirador de Catarina. Nunca me lo pierdo cuando viajo a Nicaragua. Solo que en esta ocasión no se miraba nada.

Desde que venía en la carretera estaba lloviendo a cantaros. Escampó un poquito de casualidad cuando llegué a “Mi viejo Ranchito”, donde de por cierto, comí riquísimo. Pero una vez dentro del restaurante continúo lloviendo. Fue agradable ver como se humedecia el jardín y el ambiente circundante. Poca luz, frescura, gotas de lluvia se resbalaban dinámicas sobre el vidrio de las ventanas.

Terminando el almuerzo, dirección “El Mirador”. Desde que entramos al pueblo de Catarina todo estaba nublado. Ya en la entrada del mirador dudamos si entrabamos o no. Pura niebla. No se divisaba nada. Pensamos que se desvanacería.

Esperamos sentadas en una banca comiendo cajeta de coco. Vimos una pandilla de ganzos que se paseaban de un lado a otro. El vendedor de tajadas con ensalada y queso. Mi mama empezó la tertulia con un chavalito de 9 años vendedor de pinol y pinolillo. Le compró dos bolsas. Y luego se me acercó la vendedora de rosquillas. Me agradó su abordaje suave y amistoso. Me contó que las rosquillas que vendía había ganado premio, no sé cuál. Que eran poco conocidas porque las más famosas son las rosquillas somoteñas, pero que va, las rivenses eran mejores. Me dio a probar dos rosquillitas de dos centímetro cada uno, me encantaron. Le compré un montón.

Observé como la gente, a pesar de la niebla, lleganban entusiasmados a tomarse fotos. Novios dándose picos, familias con niños correteando, amigas paseando, etc. Todo un paisaje humano que en otras ocasiones no hubiese determinado. Aprecié como se tomaban fotos como si la vista de siempre estaba ahí. Mientras que nosotros esperabamos que se despejara un poquito, sin saber a qué horas por supuesto, La gente seguía tirándose fotos sin parar. Llegaban, la tomaban y se iban. Ya está, pura niebla y qué.

La verdad, sentí como una cierta esperanza contagiante, de esas que la vida te regala cuando todo te sale mal. Que a pesar de qué no veo nada positivo, el paisaje bello y natural está ahí. Aunque las apariencias demuestren lo contrario, hay un paisaje detrás; y hay también un paisaje paralelo, humano que también nos da energía, alegría y confianza. Decidí entonces tomarme la foto e irme. Ya llevaba mucho tiempo y estaba alegre, para qué aguadiar el instante. Hice como todos los que llegaban. Posé, sonreí, y flash.

No tomé fotos para una exposición de National Geographique, pero si me trajé riquezas culturales y humanas, fuerzas vivas, que me arrastraron. De toda esa gente que llega ahí a compartir sensibilidad.

Con frío, sin luz, ni paisaje. Feliz.

Mejillones al fuego con hojas de pino

 

Uno de los platillos más exóticos que he probado en mi vida ha sido: Mejillones al fuego con hojas de pino. Plato de la región Charantesa en Francia. Anduve de vacasiones en verano y uno de las ciudades cercanas era Tremblade, conocida por el puerto de percadores de ostras y mejillones.

Coloridas las casitas a la orilla del estero y justo enfrente una fila de restaurantes donde sirven este plato tan especial. Advierto que llegué a buena hora y habían lugares para parquear; aunque el día anterior pasé rápidamente para explorar y normalmente la calle de restaurantes y ventas es peatonal, cero parking, los pocos lugares están ocupados y con razón.

El restaurante muy acojedor y bien decorado, motivos del mar. conchas por aquí, faros por allá, hasta en el inodoro había una guirnalda de peces de madera. Amabilidad y rapidez en el servicio. No  sé porque dejaban como música una emisora de radio, si tenían una piramide de CDs de lo más actualizados (Ed Sheron por ejemplo y buenos clásicos). Afuera a través de las ventanas divise un señor sin camisa, con botas y overol de hule, ordenaba cajillas de ostras. las ponía una sobre otra. (Ver Restaurante CHEZ BOURON. Ostréiculteur. Huîtred-Fruits de mer/Moules.).

 

 

 

 

20170819_123213
Restaurante CHEZ BOURON. Osticultor. Mejillones, ostras y mariscos. CHEZ BOURON, Osticulteur

Resulta que solo en esta región se podrán comer estos mejillones cocinados con hojas de pino. Pues los encontramos como un plato común en la mayoría de las Brasserie francesa (café-restaurante). Preparados de manera diferente: marinados en vino blanco, en salsa de crema (natilla), entomatados, alajillo; pero nunca cocinados así. Tengo la certitud que el olor y el sabor son muy originales.

Sobretodo para mí. Yo, que vengo del trópico seco de Nicaragua, donde los pinos son una foto postal que viene de otro país, o un aroma que refresca y estimula el ambiente en productos de limpieza para el hogar, oficinas o empresas.

En este platillo de mejillones, se siente el aroma ahumado de las hojas de pino. Hojas secas quemadas. El olor que invade el paladar son las cenizas de las hojas que quedan sobre los mejillones cuando se terminan de cocinar. Se quitan soplando vigorosamente teniendo cuidado de no hacer caer los mejillones. Luego se sirve. En la boca, lo curioso es que el mejillón sabe seco, cenizo y fresco a la vez. Siempre los acompañan de papas fritas y una cerveza bien helada. No duden en probar este platillo delicioso si tienen la oportunidad. A mí me encantó. No se van arrepentir, ya me contarán.

Bon appettit

 

Ver fotos, forma de cocinarlos:

Mejillones al fuego con hojas de pino

Ver fotos, forma de cocinarlos:

Eclade des moules aux aiguillette de pin.   

Ver receta y fotos:

Una forma original de comer mejillones.

 

Mi última cena del 2015

Si se trata de comida, en Francia importa la calidad, no la cantidad. Por eso siempre que comemos en un restaurante los platos no lo sirven llenos. Detrás de un plato viene otro con una cantidad moderada. A veces cuando llegamos al plato fuerte, me he sentido satisfecha, y los últimos platos solo los pellizco. Al final sí hay cantidad, pero distribuída en pequeñas porciones.

Les voy a poner mi última cena de fin del 2015. Para comenzar, un amuse-bouche o bocadillo como aperitivo. Eso era un vasito con una espuma de atún. Me lo comí de un bocado, ni foto le tomé. Lo acompañé con una copa de vino rosado.

Luego viene la entrada, muy tradicional de aquí, el famoso Higado de pato (Foie gras). Lo sirvieron con pan de especias, una cucharada de mermelada de pétalos de rosa y algunas gotas de vinagre balsámico. Acompañado de vino blanco dulce, un Coteaux du Layon.

P1090604

A continuación, una segunda entrada.  Una copa grande, tipo cóctel, con Vieiras en salsa (Coquille Saint Jacques). Acompañadas con una copa de vino blanco seco, la dejé intacta para mí ya era demasiado.

P1090609

Entre las dos entradas y el plato fuerte, sirvieron un cóctel de transición. En Francia le llaman trou normand, cóctel que facilita la digestión y abre el apetito. Tradicionalmente lo hacen de helado de manzana con licor Calvados. Ese que comí, era una pequeña copa de Helado de pomelos (grayfruit) con licor de pera. Da una acidez que neutraliza el sabor que se siente en el paladar. Muy rico y original.

P1090615

Viene el plato fuerte que era Lengua en salsa de crema y castañas con legumbres asadas al horno. Acompañado de una copa de vino tinto Burdeos 2012.

P1090618

El infaltable plato de quesos, lo dejé intacto, solo la ensalada me comí. Habían tres tipos de quesos: el redondo era de cabra y los otros dos de vaca, Camembert y Gruyère.

P1090624

Para terminar el infaltable postre. Un Helado de chocolate negro y mandarina con sirope de frutos rojos. Acompañado de una copa de champaña.

P1090642

La francesada más grande son las copas de vino que se van acumulando. En esta cena hubieron 6 vasos, incluyendo el vaso de agua. Hay lugares donde los quitan y en otros, como aquí, los dejan en la mesa. Siempre sirven pan a voluntad en una canasta. Fue un menu delicioso para terminar un buen año, se los recomiendo.

IMG_2694

 

Bon appétit et Bonne année 2016.

 

 

Ver también:

Navidad en Francia

MAÑANA DE INVIERNO

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAmaneció cubierto de nieve. Me senté frente a la ventana para contemplar los copos caer. Esperaba que Marie se despertara. Se levantó y desayunó. Nos abrigamos hasta los dientes y salimos.

Ella como siempre con su energía desbordante y su entusiasmo natural que inhiben. Yo calculando cada paso por temor a caer en la acera o en la grada. Ella tirándose alocada de rodillas sobre la nieve sin pensar que había debajo de lo blanco. Segura de sí, apilaba la nieve para fabricar un muñeco. Ni se me ocurrió participar en tal empresa. Programando mi cámara y observando cuál podía ser la mejor perspectiva para hacer buenas tomas.

Me alejé algunos metros. Observé un perro corriendo, gente paseando, bancas congeladas, río calmo, huellas oscuras, hojas con hielo, horizonte cerrado. Ignoré por completo el factor tiempo hasta que comencé a sentir frío en los huesos. Menos mal que el muñeco de nieve ya estaba terminado.

Volvimos plenas, embarradas de esa sensación de lleno. Haber vivido una actividad espontánea, totalmente satisfactoria. De seguro el destino nos tenía programada una cita con la felicidad… esa mañana de invierno de un domingo de enero.


OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

CONCIERTO EN SOLIDARIDAD CON NICARAGUA

El pasado 12 de enero tuve la oportunidad de asistir a un concierto de música en solidaridad con Nicaragua. Fue organizado por la asociación “Touraine-Nicaragüa-Solidarité”, la cual es la única asociación de la región central de Francia que se dedica este tipo de labor, existe desde hace un año.

El concierto estaba compuesto por canción contemporánea y concierto de música clásica. En la primera parte, participaron Thais Matuz, 18 años, de origen nicaragüense pero francesa y residente desde hace 14 años.

La apertura de la música clásica la hizo mi hija (12 años) Marie-Matagne-Estrada al piano. Tocando Gnicienne de Erick Satie. Se podrán imaginar lo orgullosa que me sentía, aunque hubiese preferido que tocara música clásica nicaraguense para frachentiar; pero eso no fue posible, a pesar de que intente conseguir la partituras.

Continuaron al piano Christienne Charreyon y al violín Simon Plumecocq.  Interpretaron varias melodías, desde Haendel, Beethoven, hasta música gitana.

Había un kiosko de ventas de artesanías y algunos libros de Rubén Darío.

Fue una noche agradable. Nos tomamos fotos, recordamos nuestro terruño, y cada cual expuso la tarea imposible de preparar platos típicos nicaragüenses en Francia. Hablé de mi proyecto frustrado de vaho y de lo difícil que es conseguir las hojas de plátano. Una señora me contó que hasta nacatamales había hecho. Fue divertido. Me gustó encontrar a mis paísas y platicar de todo un poquito.

Natalia y Marie ambas de padre francés y madre nicaragüense.
Natalia y Marie, ambas de padre francés y madres nicaragüense.
Roberto matinez, presidente de la asociación y Jeaneth Matltez  ambos originarios de Matagalpa.
Roberto Martinez, presidente de la asociación y Jeaneth Maltez ambos originarios de Matagalpa.
Sra. Mercedes Somoza, originaria de Carazo.
Piano y Violín.
Piano y Violín.
Canción contemporanea, interpretada por Thais Matuz
Canción contemporanea, interpretada por Thais Matuz

Mi hija Marie Matagne-EstradaMi hija Marie Matagne-Estrada

A continuación mi hija Marie tocando el piano.

TARDE DE OTOÑO

Fotos de Marie Matagne-Estrada, París 2012

Por Mariangeles Estrada

Aproveché el color verde del semáforo peatonal. Atravesé la calle para caminar por el bulevar. Se me olvido el sombrero. La hojas secas contentas resbalaban por mi pelo. Otras ya en el suelo revoloteaban a mi alrededor a cada paso. Sentía la imperiosa necesidad de que el viento envolviera enérgico mi rostro. Única parte de mi cuerpo al intemperie por el frío. Bajas temperaturas y aún es otoño. Cómo hay sus días grises tan acordes al desánimo de mi espíritu. Gris claro cerrado a cualquier destello de luz.

No volveré a escuchar el CD de marimbas a 8,777 kilometros de Nicaragüa. Peor en esta época del año, si pronto llega Navidad.

Entré al frech coffe shop. Cien mililitros de descafeinado, treinta gramos de azúcar. Hipnotizada por el ir y venir de los transeúntes. Jugueteando con el vapor de mi taza y los lentes de mis gafas.

Parecía que de la nada, de todas formas irrumpe la armonía. La necesidad de compaginar lo externo y lo interno. El mal tiempo afuera y la tristeza adentro. 4:46 pm 20/11/2012.

París, octubre 2012

FRENCH BREAKFAST – PETIT DEJEUNER

Siempre hay imágenes del desayuno típico francés. Incluso en los hoteles lo ofrecen a veces hasta con demasiado pan. Por eso quise tomar fotos del desayuno que se compra en la Francia profunda. El desayuno que se ofrece en un restaurante medio cerca del mar. Sin mayor pompa, sin grandes lujos pero típico del país.

A continuación el desayuno que pedí con té verde. Una variante porque casi siempre la gente lo pide con café negro, un expresso principalmente. Es raro que pidan café americano ligero.

Ahora les pongo el desayuno de Marie. En lugar de té pidió chocolate con leche.

 

Ver también:

FRENCH KISS / BESO FRANCES –

PAPAS A LA FRANCESA / FRENCH FRIES

POLVORONES

Estos polvorones los venden en el aeropuerto Agusto Cesar Sandino de Managua, exactamente en el segundo piso. También vende rosquillas. Aunque dicen que con la misma presentación los pueden encontrar en los supermercados.

Estas son bolsas de 16 polvorones, cada uno hace 5 centímetros apróximadamente. Son más pequeños que la talla del tradicional que se compra en la pulpería (talla de una galleta simple o un enmantecado).

Pude constatar que una vez abierta la bolsa se secan más rápido. La panadería ‘Corazón de oro’ es aquella famosa que queda en Masaya y con estos polvorones deben de diversificar su producción.

Bueno… espero que ustedes los disfruten igual que yo.

TOMATES RELLENOS

Bien fácil. Solo tienen que vaciar los tomates cuidadosamente, boten la semillas. La pulpa la guardan y la mezclan con queso rallado o cortado en trocitos. Puede ser queso de borona saladito o feta (queso griego). Añaden a la mezcla dos cucharaditas de crema líquida y si tienen albajaca picada mejor. Meterlos a la refrigeradora. Sirvan frío.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Ver también:

Gallina rellena

 

 

 

FOTOS GALLINA RELLENA 2010

 

Preparación de la Gallina Rellena

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Está receta no lleva condimentos industrializado como cubitos, salsa inglesa o mostaza, nada de eso.

 Solo el caldo del pollo y cerdo desgrasado y lo demás es la pura sazón.

Ver también:

Tarte Flambée