Mi imagen de la Inmaculada Concepción de María

 

He coincidido tres veces con la imagen de la Inmaculada Concepción. La primera vez cuando tenía 10 años. Mi abuela materna me regaló una estampa de cartón (7x10cm) que guardaba de marcapáginas en su Biblia.

Al reverso de la estampa se lee: Píldora de Holloway. Osea que, aunque nadie me lo dijo, la estampa se obtenía por la compra de esas píldoras que curaban de todo, eran levanta-muertos. Levantaban las defensas, curaban el hígado perezoso, el dolor de estómago, de cabeza, de articulaciones, los músculos, etc. Solo que la marca Holloway dejo de salir al mercado entre 1920 y 1950. Mi abuela era demasiado joven, en ese tiempo, para tragar píldoras por algún achaque. Luego me enteré que la estampa perteneció a mi tatarabuela,  quien se la regaló a mi tía bisabuela y esta a mi abuela.

No le di importancia que fuera una estampa publicitaria. Para mí era una imagen delicada y significativa que me dio mi abuela con cariño y la he guardado con gran amor hasta hoy. Supe que era una pintura de Bartolomé Esteban Murillo, lo decía al reverso. Nunca pensé que la vida se encargaría de ponerla en mi camino nuevamente.

Así sucedió en 2006 que tenía planeado visitar Madrid. Programando mi gira, no podía dejar de visitar el Museo del Prado. Y dentro de las obras más significativas están la vírgenes de Esteban Murillo. Cuando llegué al museo antes que nada quería ver la obra. Era mi Gioconda de Leonardo. La más importante de todas las galerías. Y al tenerla de frente “La Inmaculada Concepción de los Vanerables” (ver aquí) me sorprendieron sus dimensiones. Acostumbrada a ver una estampita de 7 cm pasé a observar una obra de 274×190. Que luminosidad, si parecía que la acababan de pintar. Tan fresca y emotiva. Una verdadera ventana al cielo. Entendí, al instante, lo mucho que mi estampita había envejecido con los años, oscura en los extremos, amarillenta en los ángulos, puntas carcomidas.

Siempre he querido gritarla, celebrar La Gritería con tan bella imagen, claro que sí; pero circunstacias ajenas a mi voluntad me lo han impedido. No he tenido dónde, o no he tenido reales, a veces ninguna de las dos cosas. Ahora lejos de las tradiciones de mi tierra, se ha convertido en un sueño suspendido, casi fantasía. Seguiré recreándome con mi pueril imaginación que grupos de gentes pasan por mi altar – oloroso a incencio y ramos de madroño, decorado con luces intermitentes y chimbombas – cantándole Tú Gloria, así como también le he cantado yo, con fervor y optimismo. ¡Qué viva la Virgen!

Postal que compré en el Museo del Prado en Madrid, España.

 

 

ALIMENTOS DE AMERICA COCINADOS EN EUROPA

Por Mariangeles Estrada

Europa diversificó su alimentación a partir de la conquista de otros continentes. La dieta basada en harina de trigo incluyó además productos considerados exóticos que erradicaron las hambrunas de la población de esa época. Hubieron alimentos que se aclimataron y se integraron 100% en los hábitos alimenticios de Europa. Otros no pudiendo cultivarse, mantuvieron una importación permanente por el consumo creciente.

Los productos originarios de América se han cultivado desde hace 5000, 7000 ó 8000 años a.c, en diversas regiones del continente: sur de México, América Central, Altiplano Boliviano, Ecuador, Andes sur del Perú. La etimología de algunos, proviene de lenguas originarias. Del náhualt tenemos el tomate, xitomalth que da jitomate; el cacao que era la moneda para los indígenas de Mesoamérica viene de la palabra cacahuatl del verbo comprar; a los frijoles los aztecas los llamaban etl y los mayas búul, los incas purutu; de origen tahíno el chile de chilli también llamado ají del  haxi en América del sur y el maní que proviene del guaraní donde le denominan manduví. La vainilla cultivada por los tototecas que la expedían a los aztecas, el nombre se le dieron los españoles porque la miraban parecida a la vaina donde guardaban la espada.

Productos como el cacao y el café ya en Europa, se transformaron y el producto final se volvió indispensable en las pastelerías industriales y artesanales; por ejemplo el chocolate, se convirtió en un producto de consumo inicialmente solo para la realeza, y luego se masificó a todas las ciudades europeas, siendo hoy un producto de exportación incluso para los propios países latinoamericanos que producen el cacao. Se habla del famoso chocolate suizo o belga. Encontramos infaltable en las ciudades francesas, belga o sucias, por muy pequeñas que sean, más de alguna chocolatería, hasta del tamaño de un súpermercado. Sucede que se puede pedir en las cafeterías francesas tazas provenientes del  Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, India y Nicaragüa. Una vez probé el café de Nicaragüa, bien norteño el sabor, solo no era tan chirre, aquí lo sirven bastante fuerte.

Hoy por hoy, todos esos productos americanos son parte de la cultura gastronómica de los países europeos, desde los Mejillones con papas que es el plato típico de Bélgica, hasta platillos de la dieta diaria en Francia como el steak frites, el Hachis Parmentier; la salsa boloñesa para tallarines, lasañas y todo tipo de pastas en Italia; la tortilla española, entre tantos platos que no terminaría de mencionar. Sin lugar a dudas, gracias a esta riqueza de productos, la cocina de por estos lados es tan exquisita. Se me escapan platillos, ingedientes y productos, no duden en dejar de mencionarlos en los comentarios del blog para enriquecer esta entrada. Bon appétit.

Diaporama de imágenes de algunos platillos con productos de América

 ↓

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre el tema: Historia del pavo / Pavo doméstico. / Origen de la Vainilla / / Los Totonacas / Alimentos que cruzaron el oceano. – El Comercio. /Theobroma cacao  /Cacahuate / Historia cultural de la papa / Chili (pimiento)

Ver también:

Los de entonces ya no somos los mismos (12 de octubre)

FRENCH FRIES

SIETE MIL MILLONES DE SUEÑOS

Por Mariangeles Estrada

Los sueños son inspiradores, pero los sueños conscientes de un mundo mejor son los más intensos y profundos. Estos que se unen al clamor de otros que circundan por ahí. Que pretenden romper el plano imaginario e irrumpir con hechos. Y … ¿ por qué no soñar todos juntos en un mundo mejor?

Es eso efectivamente lo que se pretende con el eslogan 2015 de este 5 de junio Día Mundial del Medioambiente, y va perfecto titularlo : “Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación”. porque aunque afuera veamos todo lo contrario, siempre que pensamos en medioambiente nos imaginamos un contexto verde y florido, agua cristalina, recursos naturales inagotables.

El Día Mundial del Medio Ambiente fue declarado oficialmente por la Asamblea General de la ONU – el 15 de diciembre 1972 – celebrándose desde 1973, hace 40 años. Se designa un país, este año será a en Milán, Italia. La idea es que se realicen múltiples actividades relativas al medioambiente: concentración en calles, conciertos ecológicos, ensayos, plantaciones de árboles, afiches en los colegios, etc. Es además, un acaecimiento multimedial que lleva a periodistas a escribir y hacer reportajes críticos acerca del ambiente. Documentales televisivos, exhibiciones fotográficas, eventos intelectuales como seminarios, mesas redondas, conferencias, sólo por nombrar algunos. Lo importante es hacer algo. Aunque sea un tema de conversación, pero no ser indiferentes.

La actualidad francesa me da la oportunidad de cruzar temáticas, en este caso medioambiente y salud. La Asamblea Nacional en Francia, aprobó (21.05.15), una Ley contra el desperdicio alimentario. Se pretende que los grandes supermercados no boten a la basura los alimentos que todavía pueden ser consumibles y que donen a comedores de asociaciones o fundaciones, o destinarlos para la alimentación animal o como compost para la agricultura.

Una gran parte de los impactos medio ambientales de los alimentos ocurren en la fase de producción (agricultura y procesamiento), los hogares también tienen influencia. Según la ONU, ” 1.3 mil millones de toneladas de alimentos se desperdician cada año. A la vez, casi mil millones de personas se encuentran en desnutrición y otros mil millones hambrientas. El exceso de consumo es perjudicial para la salud y para el medio ambiente. 1.5 mil millones de personas en el mundo padecen sobrepeso u obesidad…”

Entonces vivimos en un mundo que por un lado tiene carencias y por el otro, presenta excesos. ¿Cómo compaginar este sube y baja? La obesidad, que es un problema de salud pública en las sociedades desarrolladas, y la desnutrición y las hambrunas, que son otros problemas permanentes en sociedades del sur principalmente.

Siete mil millones de sueños son un mensaje que viene directo de la realidad. La realidad que queremos construir. No olvidemos que todo comienza por un sueño. Ojalá pronto se materialice por el bien de todos.

5 junio Día del Medio Ambiente.

Referencia: PNUMA / Alimentos / ESPO Milano 2015 / Gaspillage alimentaire – qui jette le plus en France et dans le monde  / La loi met fin au gaspillage alimentaire dans les supermarchés de France. Enfin. 

Ver también:

COCINAS DE NICARAGUA

El peso de la belleza

Por Mariangeles Estrada

Los cosméticos y los tintes son tóxicos, los tacones son incómodos, la depilación duele, la dieta no es rica, los ejercicios agotan, la cirugía es un riesgo, los elásticos socan. Todo lo que está ahí supuestamente para ser bellas va en contra de nuestra propia naturaleza. Un día escuché decir: Hay que sufrir para ser bella. Me pareció ridículo pero es cierto. Se sufre física y sicológicamente. Físicamente por todo lo que le hacemos padecer a nuestro rostro y cuerpo para adaptarse a las normas de belleza social; y sicológicamente, se sufre sobretodo en el trayecto de tratar de convertirnos en lo que somos. ¿Es normal sufrir? ¿Dónde se habrá perdido nuestra versión original? Quizás nunca la conoceremos.

Este tema no es nuevo. En todas las épocas, las mujeres hemos tenido que seguir un modelo que nos esclaviza a un tipo de mujer (Leer ejemplos). Supuestamente ahora los tiempos habían cambiado y nos habíamos liberado de utilizar ciertas prendas que nos hacen sufrir o de usar productos que afectan nuestra salud. Sin embargo, seguimos en el mismo callejón sin salida. Solo que hoy con el desarrollo de las comunicaciones se ha estandarizado aún más el modelo de belleza. Imponiéndose indudablemente el modelo occidental de la cultura hollywoodense: Obsesión por la delgadez y la eterna juventud. Una tiranía impuesta por la marcas y la publicidad.

Modificamos o cambiamos, parte o todo, de nosotras y comenzamos una lucha interminable por parecernos a la muñeca con la que juagábamos pequeñas. Dejamos de ser nosotras para parecernos a las que todo mundo considera bellas. El problema es que siempre falta algo cuando no estamos satisfechas con nuestra propia naturaleza. Se trata de una impecabilidad absoluta. Sin arrugas, sin grasa, sin canas, sin manchas, sin cicatrices y sin granos. Nadie puede llegar a verse así. La frustración y el inútil despilfarro de tiempo y dinero están garantizados.

Inocentemente podemos comenzar por la adicción al maquillaje. Un delineador que oculta la forma natural del ojo. La publicidad dice que pone en “valor la mirada”; o sea que no vale la forma de mirar solo si nos ponemos la línea negra alrededor del ojo como esclavas de Cleopatra en el antiguo Egipto. La base y la crema para ocultar la mínima mancha o grano. Que de seguro saldrán más granos de tanto echarse. La infaltable pintura de labios, hay gran variedad de tonos y colores. Esto desde muy temprana edad, tipo 15.  Al llegar a los 30 tenemos opaco el rostro. Falta mencionar que existe el maquillaje permanente que se pone como tatuaje para no embadurnarnos a diario, y remato con el  engorroso procedimiento de desmaquillase antes de acostarse. Aceptar frente al espejo el rostro lavado resulta inadmisible. Imposible salir a la calle así. Frente al espejo nos desconocemos nosotras mismas. Y si no nos maquillamos hasta nos califican de mujeres desmotivadas por la vida y nos recomiendan inmediatamente un sicólogo.

El cabello, ¿cuál? el de ahora o el de ayer. En esa fobia por gustar cambiar de “look” se vuelve un principio. Quedarnos con el mismo peinado o el mismo corte aburre y el atractivo se pierde. De ahí las que nacieron crespas ahora son lisas y las que son castañas ahora son rojas zanahoria. Infaltable el amarillo oxigenado liso.

El cuerpo. La ropa ya no se adapta a nuestros cuerpos, son nuestros cuerpos los que deben adaptarse a la ropa. En esa inadaptación encontramos elásticos que te socan todo. Desde el tórax, espalda, piernas hasta el mondongo. Se creía haber ganado terreno al eliminar el uso del corsé, pues se han inventado otras formas de tortura para delinear figuras. Hay body como de bebé que aplastan todo el cuerpo y podemos alcanzar en una talla menos. Todos los brassieres (sostenes) son copa redonda, entonces todas la chichas son iguales. Hay almohaditas para rellenar adelante y atrás, aunque también los rellenos vienen añadidos. Encontramos calzones que aplastan la panza socándola fuerte. Enfin, hay ropa que intenta moldear el cuerpo natural y supuestamente “ponerlo en valor”. (Ver imágenes)

La estatura. Los tacones son imprescindibles para conservar el atractivo dice la publicidad. Aunque nos duelan los huesos y la cabeza de andarlos pegados al talón. De 10 a 12 centímetros, qué más incomodidad.  Subir un poquito más alto, como si vamos a tocar las estrellas. Que nos hacen ver estrellas es otra cosa.

Cabe señalar que los profesionales del maquillaje, del diseño de ropa y zapatos etcétera, junto con los peluqueros son elevados al rango de artistas. Lo que hacen es arte entre mejor te repellan o cambian. Sin olvidar que todo se puede cambiar en un quirófano con la cirugía plástica, desde las patas de gallo, cachetes redondos, orejas abiertas, hasta de sexo y color de los ojos. Los casos de cirugía más famosos últimamente son los de Uma Thuman y Rennée Zellweger.

A nuestras hijas, sería bueno contarles bien el cuento. Recordarles que nacieron normales y bellas. Y que la imagen de la normalidad que está ahí afuera es contraria a su naturaleza. Después resulta complicado convencerlas que son bellas como son. El cuerpo está reducido a un objeto y queramos o no eso afecta la autoestima femenina. Crecen viendo eso y reciben ese mensaje errado desde niñas. Y ante tanta basura de información la lucha es constante que a veces pareciera perdida; pero no nos cansemos de perseverar. Frutos encontraremos. Vigilemos su alimentación para que mantengan su salud. Evitar trastornos alimenticios como la obesidad o carencias vitamínicas es importante.

No creo que podamos salirnos de esta tan fácilmente; pero deberíamos de intentar despojarnos poco a poco de esta esclavitud. Nadie está flaca, gorda, desaliñada, chaparra, etc. Nadie se puede definir comparándose a un modelo que nos exige tanto sacrificio. El atractivo personal va más allá que eso. Propongamos otras formas de ganar confianza en nosotras mismas. Vivamos en este mundo, aceptando que somos como somos. Ese es el principio y el fin de la verdadera belleza.

Sobre el tema: Reina de belleza de Brasil está en cuidados intensivos / Sacrificios crueles a los que se sometían las mujeres por belleza  / Por mi ex-cara bonita / Ellas hicieron el desafío “sin champú” durante 31 días y lo que descubrieron es increíble / Diez “sacrificios de belleza” que hacían las mujeres en el pasado / El nuevo procedimiento quirúrgico que puede cambiar el color de tus ojos / El arte del maquillador ruso Vadim Andreev en 25 espectaculares imágenes 

Archivo audio de la presente entrada si prefiren escuchar. 

Ver también:

Las buenas y las malas mujeres

 

Camiseta con la imagen del Che

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Camiseta del Che Guevara en la tienda de una gasolinera ubicada en la autopista que va de Poitiers a Niort.

Por Mariangeles Estrada

Una de las imágenes más usadas es la del Che Guevara. No voy lejos, aquí en Francia la he visto montones de veces. Una vez pintada en camisetas de todos los colores en una gasolinera-market ubicada en la autopista que va de Poitiers a Niort. Entre revistas, sándwich, chicles y gaseosas estaban las camisetas del Che. Tomé foto esa vez, otras veces no he andado la cámara.

Otra vez en una feria de primavera en Indre Loire, habían billeteras y mochilas. Para rematar en las boutiques que están alrededor del Centro George Pompidu en París hay fotos postales en blanco y negro, fotos con efectos de color informatizados o mosaicos con la bandera cubana cruzada. También hay pósteres y litografía.

Lo representativo es la imagen capturada por el fotógrafo Alberto Díaz Korda (1928-2001). La instantánea de un Che Guevara de 31 años que inmortalizó el 5.3.1960. Mirada fija al horizonte, boina con la estrella comunista, original titulado “Guerrillero heroico”. Una de las fotografía más reproducidas en el mundo. Fue subastada en Viena por 9600 dólares en la galería fotográfica Westlicht. Korda nunca cobró derechos por esa imagen, llegó a asegurar que si le hubieran dado un céntimo por cada copia reproducida hubiera sido millonario.

Usan la imagen del Che por diversos motivos. Los que piensan que está bien utilizar al Che casi marca. Pues en estos tiempos estamos frente a una juventud que nació en la comodidad. Vienen a sociedades que ya tienen sus héroes, sus mártires, sus santos y sus villanos. Las etiquetas ya están todas designadas. Y les hace falta identificarse con algo. El Che les da esa imagen de la juventud rebelde y aventurera que busca la justicia por encima de cualquier régimen o circunstancia.

Están otros, que se dicen de izquierda y se quieren comprar buena consciencia con una camiseta. Son de izquierda pero ricachones con carrazos y propiedades. Y hasta ahora lo que se sabe del Che es que fue alguien desapegado del poder y del dinero. No sé si hubiese aplaudido el apego al poder de los líderes de las monarquías comunistas de Cuba, Nicaragua y Corea del Norte. No creo que se hubiese tomado fotos con un reloj Rolex en las revistas de publicidad. Me lo imagino como Pepe Mojica, con sus centavos guardados y con una proyección más moral dado que su pueblo vive limitaciones.

Toda esa gente que usa la imagen del Che para darse buena consciencia es lo mismo que el viejo chismoso de la pulpería del barrio que tiene una imagen de La Purísima Concepción de María en la repisa de la sala. Dar la imagen del vegano despeinado flaco original con comida frita sabor a carne, del intelectual anteojudo con los libros bajo el brazo que reproduce ideas ajenas nunca propias, del ecologista peludo vibra ligera con la imagen del Buda en la panza, los animales salvajes en la espalda y no sabe selccionar la basura. Los pacifistas con el eslogan “Amor y paz” gorro rayado de colores y el tatuaje, y están a favor de matar en nombre de la paz. Circo de apariencias. Cuando lo que hay es una banda de recalcitrantes que ven el mundo desde su óptica camuflada de aparentes tolerancias.

Ponerse una camisa del Che para proyectar la imagen del místico, del que tiene principios, del idealista incomprendido, de la encarnación del Quijote del siglo, del creyente en utopías, del sensible al fin. No sé si esto produce, en el cuerpo y en la mente, el mismo efecto que andar una marca. La gente esclava de marcas sienten que son pudientes. Creen que consiguieron estatus social y nivel económico.

Etiquetas que aburren y que engañan. Ya no hay que creer en esas proyecciones. Nada de imágenes que hagan creer que tenemos principios o ideales. Nada que proyecte esto, aquello o lo otro. Libertad.

Para comprarse una buena consciencia sobran motivos y mercancías porque para el comercio no hay ideología ni religión. La locura de ver a los izquierdistas comprando a los capitalistas las camisetas de su héroe. En la misma canasta empalman las camisetas del Che, Marilyn Monroe, John Lennon, Buda, Juan Pablo II y Madre Teresa de Calcuta. Cada cual se engaña solo o sola, aunque hay sus grupitos de engañadxs. De todas formas los reales están en sus billeteras y carteras. Tenemos la última palabra. Ese día compré gasolina, un descafeinado, una botella de agua. Seguimos la ruta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sobre el mismo tema: Hugo Chávez y el ‘Che’ Guevara tendrán sus perfumes en Cuba  / Hay un uso poco honesto de la imagen del Che / Subastan la mítica foto del Che Guevara / Che Guevara, la estrella pop de izquierda / Históricas fotografías del Che Guevara serán subastadas en Viena

CAMARONES NICARAGUENSES ¡Hasta que por fin!

 No sé que sucedió ese día, pero habían en el supermercado “camarones” de nacionalidad nicaraguense. Claro que los compré. Me llamó la atención porque en Francia casi nunca se encuentra un producto nica. La mayoría de los productos vienen de Costa Rica, Ecuador, Perú, Brasil; pero de Nicaragua casi nunca.

A continuación traducción de la etiqueta:

Le Poissonner (el vendedor de pescados) / Crevette cite refrigerée (camarones cocidos refrigerados) producto cocido en Francia / calibre 50/50/ Elevage: NICARAGUA/

Inicialmente creí que esto tenía que ver con el Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea en mayo 2010. el cual marca una nueva etapa de relaciones  comerciales entre ambas regiones con el establecimiento de una zona de libre comercio, abriendo posibilidades de exportación para productos nicaraguenses y ofreciendo mejores condiciones de inversión para empresas europeas.

Pero el camaron y la langosta son productos que ya tenían antes del Acuerdo de asociación una buena posición en el mercado eruopeo, beneficiándose del Sistema de preferencias generalizadas (SPG) otorgado a los países en vias de desarrollo (PED) dentro de su politica exterior.

Bueno no sabemos todavía gran cosa del impacto de este tipo de acuerdos con el itsmo. Por el momento solo se habla de los retos y oportunidades que ofrece, no se habla de las implicancias y costos. veremos.

Una tradición europea: El MERCADO NAVIDEÑO (Marché de Noël)

.

El MERCADO DE NAVIDAD es una tradición europea que surge en Alemania en el siglo xiv. Se extendió en Europa occidental y del este

 

Las municipalidades, durante el mes de diciembre, instalan casetas donde se venden artesanías, regalitos, decoraciones etc.

 

Adornan con luces y animan con espéctaculos (coros, acrobacias, pista de patinaje, juegos pirotécnicos, etc) dependiendo de las posibilidades de cada región.

 

 

Es posible tener la agenda de los mercados navideños de Francia, Belgica, Luxemburgo, Alemania, España, Austria o de cualquier país del continente.

 

Estrasburgo tiene uno de los ‘Marché de Noel’ más grande y animados de Europa. Nunca lo he visitado en esa época; pero hay que abrigarse porque hace un frío glacial.

 

Aquí puse algunas imagenes del mercado navideño de la ciudad.  Venden dulces, crepas con chocolate, gofres, vino caliente con canela y todo tipo de reposterías. Cuando vamos nos montamos al carrusel y comemos castañas asadas. ìNos encantan! esto nos quita el frío al instante. Siempre las vende un señor con una estufa en forma de locomotora.

 

Y por lo menos este año Santa era viejo y barrigón. Acorde a su imagen popular. Casi siempre hay unos hombrones de 1 metro 80 con barriga de algodón que se balancea de izquierda a derecha. 

ìHasta otro día! 🙂

Ver también:

Quiero ser infiel

 

 

  

 

  

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Quiero ser infiel

Infiel

La fidelidad es un valor social. Nos consideramos fieles y aunque no lo seamos nos gusta parecerlo. Nos ofende la palabra infiel (en la vida de pareja, en la política, en la religión, etc). Pero ahora también el mercado quiere esclavizar el valor al consumo. De tal forma que todos los comercios proponen gratuitamente la ‘tarjeta de fidelidad’  o tarjeta de fidelización. Con la promesa de que si uno compra tantas veces, o gasta tantos euros, tiene tantos sellos y un bono de compra gratis, o descuentos de más del 50%.

Esto se acentúa en economías del norte. ¿Se ha vuelto epidemia o qué? Al inicio solo las grandes cadenas comerciales te la proponían,  pero ahora… El peluquero, la tienda de juguetes, la tienda de deportes, el mini-super, la boutique de suvenir, la librería, la tienda de decoración … ¡si la lista es larga! Incluso las tiendas pequeñas de productos exóticos (asiáticos o africanos) te proponen la famosa tarjeta de fidelidad“. Hasta da pena decir: No gracias, soy infiel.  

Lo peor es que ahora se convirtió en un comentario para hacer relucir el estatus social: “¡Ah! Tengo carta de fidelidad de la  prestigiosa perfumería …”; aunque solo una vez al año compraron. Si en la billetera tengo más tarjetas de fidelidad que plata, ¿De qué servirá ser fiel? De nada! Y si ando plata pues tendré mayores posibilidades de elegir. No quedarme fiel a la marca o comercio.  Ahora lo más importante es ser infiel y probar todos las tiendas y todos los productos del mercado, como un libre derecho del consumidor. La seducción con esas tarjetitas me cansa. Es más, soy infiel. Ando de tienda en tienda. Prostituyo mi consumo. Donde cueste menos y ofrezcan más ahí me quedo.  ¿Qué piensan?