El frasco de la felicidad

thumbnail (4)

He intentado recordar dónde leí que deberíamos de guardar los mejores momentos vividos durante el año, tal vez en algún artículo de internet. No lo recuerdo. Se trata de copiar en un papelito el buen momento vivido. luego se dobla y guarda en una caja o frasco con tapa, personalmente escogí un frasco de metal donde guardaba hojas de té. No anoté la fecha, ni el mes, eso es opcional.

Finalizó el 2017, y tenía un montón de papelitos con momentos buenos. Los leí el 2 de enero del 2018. Me transporté cada vez a ese agradable momento, que posiblemente hubiese fosilizado en un rincón de mi memoria. Sin querrer ya he olvidado en mi vida tantas cosas buenas en el momento que ocurrieron, y mi percepción no logró detectarlas, ni valorarlas a su justa medida.

¿Y los malos momentos que he vivido? No he necesitado anotarlos, simplemente se me han pegado en la mente como un tatuaje. No sé por qué resulta tan fácil recordar lo malo y lo bueno desaparece fácil en la curva del olvido, sin huella ni interés. Pareciera que tenemos una naturaleza torturada que solo recuerda lo peor. Incluso tenemos dificultades a rememorar nuestros propios logros. Que complicado el ser humano.

Pero… ¿Por qué recordamos mejor los malos momentos? El miedo y el enfado son los mimados de la memoria pesimista. Leía que ya han identificado el mecanismo. Se trata de la hormona noradrenalina, popularmente conocida como hormona de “lucha o huida”, que se libera en las glándulas adrenales cuando estamos sometidos a una fuerte tensión emocional. En el cerebro, dicen los investigadores, esta hormona actúa sobre un receptor, aumentando la sensibilidad química de las neuronas y la fortaleza de sus conexiones. De esta forma el recuerdo se graba “a fuego”. No entiendo por qué este neurotransmisor le gana la partida a la dopamina (motivación) y la serotonina (bienestar).  Debe ser que estas dos se encarga de tantas cosas que no dan a basto (apetito, líbido, sociabilidad, estado de ánimo, movimiento intestinal, paciencia, etc); o de plano, se nos desequilibran los neurotransmisores por no consumir alimentos ricos en triptófano (lentejas, almendras, frijoles blancos, etc), el aminoacido precursor de serotonina, y reforzar la alegría.

Para mí, lo anterior solo confirma que los buenos momentos son la regla, y por eso, los banalizamos. La felicidad no es  un proyecto, es un estado permanente de paz donde hay subes y bajas; y en las bajas tenemos la posibilidad de encontrar alguna solución. Que no la vemos por concentrarnos en cosas negativas, ahí ya son otros 100 pesos. Pasan por mi memoria tres ocasiones del 2017 que me marcaron. La primera fue enero, asistí a un espectáculo de teatro gestual. Me pasé riendo como por una hora sin parar, fue excepcional hasta me dolían los múculos de la cara. La segunda fue en julio, viajé a Nicaragua y disfruté mucho paseando y compartiendo con mi familia. Una tercera, fue la visita de mi amiga Anne que vive al oeste de Francia, me dio tanto gusto verla y abrazarla. Bueno… hay otros más pero solo menciono los que se me vienen rápidamente a la memoria.

Prueben llenar el frasco de la felicidad. A mí, me sirvió para vivir un poco más consciente el 2017 y anclarme más en lo bueno que hay en mi vida. Pienso continuar con esta nueva costumbre en 2018, todavía no sé si cambiar el frasco. A lo mejor compré una cajita más chic, veré. Por el momento uso el mismo y ya le echado los primeros papelitos 2018. Esto es, solamente una forma de no olvidar que la felicidad es un estado permanente y que a pesar de que hay malos ratos, podemos salir más fuerte para disfrutar y eternizar nuestros estados de contento.

Si prefieren escuchar la lectura de la entrada, pulsar aquí:

Ver también:

El mirador donde no se miraba nada.

.

 

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Artículos, Mensajes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El frasco de la felicidad

  1. Carol Solís dijo:

    Muy bueno amiga. Ahora intentaré poner en práctica esto que nos enseñas por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s