Mejillones al fuego con hojas de pino

Uno de los platillos más exóticos que he probado en mi vida ha sido: Mejillones al fuego con hojas de pino. Plato de la región Charantesa en Francia. Anduve de vacasiones en verano y uno de las ciudades cercanas era Tremblade, conocida por el puerto de percadores de ostras y mejillones.

Coloridas las casitas a la orilla del estero y justo enfrente una fila de restaurantes donde sirven este plato tan especial. Advierto que llegué a buena hora y habían lugares para parquear; aunque el día anterior pasé rápidamente para explorar y normalmente la calle de restaurantes y ventas es peatonal, cero parking, los pocos lugares están ocupados y con razón.

El restaurante muy acojedor y bien decorado, motivos del mar. conchas por aquí, faros por allá, hasta en el inodoro había una guirnalda de peces de madera. Amabilidad y rapidez en el servicio. No  sé porque dejaban como música una emisora de radio, si tenían una piramide de CDs de lo más actualizados (Ed Sheron por ejemplo y buenos clásicos). Afuera a través de las ventanas divise un señor sin camisa, con botas y overol de hule, ordenaba cajillas de ostras. las ponía una sobre otra. (Ver Restaurante CHEZ BOURON. Ostréiculteur. Huîtred-Fruits de mer/Moules.).

 

 

20170819_123213

Restaurante CHEZ BOURON. Osticultor. Mejillones, ostras y mariscos. CHEZ BOURON, Osticulteur

Resulta que solo en esta región se podrán comer estos mejillones cocinados con hojas de pino. Pues los encontramos como plato común en la mayoría de las Brasserie francesa (café-restaurante). Preparados de manera diferente: marinados en vino blanco, en salsa de crema (natilla), entomatados, alajillo; pero nunca cocinados así. Tengo la certitud que el olor y el sabor es muy original.

Sobretodo para mí. Yo, que vengo del trópico seco de Nicaragua, donde los pinos son una fotos postal que viene de otro país, o un aroma, que refresca y estimula el ambiente en productos de limpieza para el hogar, oficinas o empresas.

En este platillo de mejillones se siente el aroma ahumado de las hojas de pino. Hojas secas quemadas. El olor que invade el paladar son las cenizas de las hojas que quedan sobre los mejillones cuando se terminan de cocinar. Se quitan soplando vigorosamente teniendo cuidado de no hacer caer los mejillones. Luego se sirve. En la boca, lo curioso es que el mejillón sabe seco, cenizo y fresco a la vez. Siempre los acompañan de papas fritas y una cerveza bien helada. No duden en probar este platillo delicioso si tienen la oportunidad. A mí me encantó. No se van arrepentir, ya me contarán.

Bon appettit

 

Ver fotos, forma de cocinarlos:

Mejillones al fuego con hojas de pino

Ver fotos, forma de cocinarlos:

Eclade des moules aux aiguillette de pin.   

Ver receta y fotos:

Una forma original de comer mejillones.

 

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Artículos, Comida, comidas y vagancias, Francesadas, Gastronomía, Imagen, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s