Luchando contra la mujer-objeto

Por Mariangeles Estrada

Hace un año mi hija me pidió tener una cuenta facebook. Como chica cibernética que soy no iba a salir de ridícula diciéndole que no. Los riesgo que implica la red social con la influencia de la publicidad, mucha vulgaridad, y ese sinfín de antivalores que flotan aquí y allá, me contrarrestan mi modelo educativo familiar, pero qué podía hacer. Esto es como pasar un examen sin estar 100% preparada. Pero entre tantos temores y basura, lo que más me inquietaba es cómo iba a manejar su imagen y qué iba a compartir.

Nos sentamos a platicar, le conté mi experiencia de blogger y cómo manejaba mis cuentas en las redes sociales. Aunque ella ya tenía una idea clara de todos estos asuntos. Estamos hablando de una chavala que nació con toda la tecnología a la mano.

Dejé claro algunos puntos. El primero se refiere al contenido compartido. Si comparte su imagen, debe saber cuándo caemos en el exhibicionismo. Que se transmite de generación en generación. Y  en segundo lugar, deberá saber cuándo compartimos experiencias que vale la pena contar.

Su nombre que lo ponga completo y que aprenda desde ya a asumir que todo en la vida tiene su responsabilidad. Se llama fulana de tal con todas las letras, nombre y apellido. Que asuma la vida virtual lo más consciente que pueda. Que piense dos veces lo que va a poner ahí. Diferenciando intimidad, privacidad y asuntos públicos.

También hablamos de la mujer objeto. Cómo la sociedad en general fomenta e insiste en vernos como objetos. Nuestros cuerpos son cosas para vender, para atraer, para distraer.

Yo le dijé: “Si pones tu cuerpo vestido con un short, bikini, tanga o minifalda, te van a llover las solicitudes de amistad y los likes o me gusta. Si te echas maquillaje aparentando 20 años caes en lo mismo. Te podes volver una reina en instagram si queres, sin tener el cuerpo de la Kardashian.

Todo lo que es apariencia pega. Pero si tratas de poner algo que sale de vos, de tu mente o tu corazón; una reflexión, un poema, una canción, tus dibujos que pasas horas haciendo con los distintos tipos de punta y color. Tus melodías al piano que tampoco salen como flash de foto, te tomas casi la semana entera haciendo un video de un minuto, ejecutando el instrumento sin falsas notas. Tus mejores escritos de francés tes nouvelle, etc. Todo eso que viene de adentro, no lo veas mal si no es valorado a su justo valor. Solo te pido hijita que no busques la aceptación de la web convirtiéndote en un objeto. Ya la sociedad y la familia nos han pisoteado bastante para echarle más leña al fuego. Pone tus valores y tus aficiones, si querés; pero no reduzcas tu persona a un objeto de placer, de deseo o de juego.”

Terminé mis consejos de mama mostrándole los perfiles dónde mujeres y hombres, de cualquier edad se exhiben si limites en las distintas redes. No es cuestión de edad, ni de sexo, ni de profesión. Hay adolescentes en ese plan de objeto sexual, así como mujeres y hombres adultos de medio quintal para arriba. Sicólogos, budistas y altruistas, no es cuestión de que entiendan más al ser humano o anden en cosas espirituales, la superficialidad es parte del combo de la vida virtual y real.

Ella tiene casi 16 años, 1.70 m. Ya cumplió un año en facebook. También se metió en instagram, snapchat, y no sé qué otra red y ha constatado que a veces no le paran bola a sus videos tocando el piano, ni a sus dibujos, ni a sus fotos artísticas de paisajes, tormentas, gotas de lluvia. En su foto de perfil nunca esta maquillada y solo pone su cara.

Yo no doy nada por ganado. Sigo insistiendo qué es lo hay que hacer para no dejarse utilizar como cosa, cualquier cosa.  Estoy consciente de su belleza, para qué exhibirla, no necesito que nadie la valide ni confirme quién es y cómo es. Ella es.

Espero que me siga escuchando, solo quiero su bien. Creo que es el único aporte que le puedo dar a la sociedad para cambiar los valores distorsionados en los cuales crecemos. Las niñas, nuestras niñas, futuras mujeres de la sociedad son seres humanos.  Cambiando nuestro pequeño mundo constribuimos a transformar el gran mundo. Cambiemos el formato, la tarjeta, el archivo. Ayudémonos y triunfemos.

 

Feliz Día Internacional de la Mujer.

12233478_10154160291294238_1401993410_n

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en genero y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s