TACAÑOS EN NAVIDAD

Foto de Marie Matagne-Estrada

Por Mariangeles Estrada

Esta gente sufre cuando viene Navidad. La tradición de dar regalos les agobia. La Navidad se convierte en una carga. No hallan las horas de que pasen la fiestas. Lo peor es que estos especímenes los encontramos en nuestras propias familias. Ni como capiarse. A veces están camuflados y en fechas como estas se desenmascaran.

Regalar se convierte en un sacrificio, en una obligación, no lo consideran como demostración de afecto. Algunas prefieren que nadie les regale nada para no tener que dar nada, aunque también hay sus cascarud@os que quieren regalo y no quieren dar nada, es el colmo de la pinchada.

Siempre son gente con dinero o con los ingresos suficientes para regalar algo decente; sin embargo, se esmeran en regalar lo que no le gusta a nadie. Tienen tanto presupuesto y tan mala voluntad que terminan comprando cualquier cosa. Consideran que todo es caro, menos lo que compran para ellas. Piensan que hay demasiada gente a quienes regalar, aunque su familia sea chiquita.

A lo largo de mi vida he conocido cada personaje. Conocí varios que optaban por los regalos colectivos, le dan a todo mundo lo misma cosa. Tipo Purísima. Así no tienen que personalizar el regalo, se ahorran energía mental y presupuesto. Conocí una señora que solo regalaba cojines de aquellos con un vuelo de encaje tostado color chillante. ¿Para qué le servía ese cojin a la gente? No sé, esa era su onda. Un señor regalaba todos los años champú Pantenes, los compraba al por mayor en el Oriental y otra señora por ahí hacia arsenales de jaleas empalagosas. Otro personaje compraba folderes de cartón, del mismo color, con imágenes de animales marinos: delfines, tiburones, etc.

He conocido gente que obsequia los regalos recibidos que no les han gustado. Los van guardando y tienen para escoger el día que les toca dar a ellas. El colmo del descuido es que a veces no le quitan la etiqueta y nos damos cuenta sin querer. No eras vos el/la destinatari@ primari@. Lees sin querer: Felicidades Marina y me llamo Mariangeles.

Otra gracia es que regalan la misma cosa todos los años a la misma persona. Regalan un peine y el año siguiente el mismo peine pero con otro motivo, el primero era de Barbie y el segundo de Dora la Exploradora. Una doña daba telas o cortes, cada año un motivo distinto, una vez rayado marinero, otra vez cuadrado escocés, luego flores primaverales. Al menos cambiaba el motivo.

Con respecto a los juguetes, nunca se adaptan a la edad del infante. La muchacha acaba de cumplir 15 años y le regalan un muñequito playmobil. Regalan rompecabezas de 6,000 piezas para chavalit@s de preescolar. Otros aprovechan los juguetes que facilitan en su empresa y se hacen los de la vista gorda con respecto a la edad que tienen los niñ@s destinatari@s.

Su egoísmo se concretiza también cuando solo regalan lo que ell@s quieren y sacan sus propias conclusiones. Regalan lo que les gusta ignorando los gustos del destinatari@. Conozco un señor que sabe que sus hijos, jóvenes adultos, prefieren el dinero para comprarse lo que quieren, y él insiste en coprarles ropa fuera de moda. Otro señor se declaraba ateo y decía que el nacimiento de Jesús era un invento del comercio para dejarlo palmado. Otra doña decía que su familia tenía más dinero que ella y no les faltaba nada: ¿Para qué regalarles?

Tan pronto la gente más humilde son las que regalan cosas pertinentes. Porque ven con el corazón y tienen la sensibilidad de saber que te puede gustar. Entonces no gastan platales, sino tiempo en decidir que puede darte más placer. Admiro a esa gente, porque no importa en que país del mundo están, tienen la capacidad de deducir las demandas silenciosas de tu corazón, es casi mágico; pero existen. Digo humildes aunque pueden ser personas acomodadas que se entregan al gesto de demostrar el cariño. Sabemos que lo importante es el gesto; pero no nos engañemos el gesto se nota y los regalos para salir del paso también.

Tampoco quiero poner en un pedestal a los pobres y en el banquillo de los acusados a los ricos. Hay sus pobres pinches. Los profesionales de la pinchada suelen tener o no recursos. La humildad y la buena voluntad se llevan en el corazón.

Me pregunto cómo pueden vivir sin dar. La Navidad es una vez al año y ponerle tantas hojas a la vida. ¿Por qué tenemos que condicionar tanto el dar? Dar cosas sencillas con todo el cariño se nota, se siente. Llena y nos hace feliz.

A esa gente que sufre porque no pueden dar, porque les cuesta dar. De todas formas: les deseo ¡Feliz Navidad!

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a TACAÑOS EN NAVIDAD

  1. Javier dijo:

    Excelente comentario; la verdad que yo tambien conozco mucho gente que no le gusta dar; solo kes gusta recibir; mas no saben que gozo se siente en dar a alguien con mucho carino un regalito ; no solo para Navidad si no para cualquier ocasion o oportunidad que puedas ; Pero Navidad es el mejor momento para dar un regalo que de verdad lo compraste y lo empacaste con todo tu carino ; La Biblia dice Dios AMA al dador Alegre !!! En otras palabras Dios te Bendice ; porque el conoces tu mente y tu corazon !!Asi que es tiempo de compartir !! Me gusto mucho este articulo!!

    • Hola Javier, que bueno que te gustó el texto. La verdad es que tenemos la idea que en Navidad todos están felices. Que todos compran los regalos con entusiasmo, y no! Hay cada infeliz. No es necesario buscarlos, están ahí limitados en su mente y en su corazón. Gracias por tu gentil comentario. Feliz Navidad!

  2. csolisp dijo:

    Buena reflexión mi querida amiga. La verdad es que no vale la pena regalar por regalar. Si vas a dar algo que sea de corazón, si no, es mejor no dar.

    • Hola Carol, tenes toda la razón. Es horrible regalar de mala gana. El regalito no deja de ser una proyección de vos mismo en alguna medida. No es necesario que sea caro, eso es lo de menos. En el fondo de nuestro corazón hay una sencillez única, es cuestión de observar a las personas y dar con detalles. Gracias por tu comentario. Feliz Navidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s