LA GRITERIA CHIQUITA DE MASAYA

Altar de la Purísima

Por Mariangeles Estrada

Cuando  viajó a Nicaragüa voy a la Gritería Chiquita de Masaya el 14 de agosto. No me la pierdo, tengo familia en el sector. Mi tío Humberto, Angelina y mis primas Yaosca y Ligia se encargan de mis huesos, se los agradezco. La pasó genial.

Se llama Gritería Chiquita para diferenciarla de la Gritería grande que se celebra cada año los 7 de diciembre por todo Nicaragüa. También porque todo es chiquito, desde el altar hasta la repartidera. Los altares son modestos: una mesita, un mantel o tapete, pocas flores, dos candelas; siempre hay sus excepciones. No dan tantos paquetes, a veces solo caramelos.

En mis años universitarios asistí a la Gritería Chiquita de León. Aunque escuché decir que  ahora también la celebran en Chinandega y en algunos barrios de Managüa.

Como en León se origina la tradición, es más concurrida y popular que la Gritería Chiquita de Masaya. Vienen de todos los departamentos de Nicaragüa. Hay más altares y las calles asoman iluminadas. En una cuadra podemos encontrar tres o cuatro altares. En cambio en Masaya depende del barrio. Podemos encontrar un altar aislado y luego tres altares llenos de gente. En León arman el molote, en Masaya hacen fila porque aquí surgió la tradición durante los 80. En León comienza al caer la tarde. En Masaya anda el chavalero en la calle desde las 3 pm.

Aunque hay menos altares en Masaya, reparten más cosas. La variedad impresiona, hasta parece que estamos en la Gritería grande: bolsitas de detergentes, collares plástico, cosa de horno (bien sabrosa además), picos, lechuzas, caritas (helados), bolsas repletas de caramelos tradicionales, desde huevo chimbo hasta ayote en miel, vasitos de pío quinto. Te reparten fresco y un día hasta nacatamales nos dieron en un barrio de Monimbo. Sin exagerar, solo en la Parroquia nos dieron 5 paquetes por persona y además nos regalaron al salir un algodón de azucar. Animaron con chicheros el altar.

En León otro gallo canta. Solo dan un caramelo y adiós mis flores. La gente se acerca al altar, diciendo: Quién causa tanta alegría, extienden la mano, agarran su caramelo y se van. En Masaya se tiran una rola con dos estrofas más el estribillo.  Cantan no solo “Tu gloria”, varían y escuchamos “Dulces himnos”, “Pues concebida” y “Toda hermosa”. Quedo ronca. Les recomiendo llevar alguna pandereta o maracas para animar la cosa y no hacer largo el concierto.

Les dejo un video que hice con mi camarita el pasado 14 de agosto 2013 durante mi estadía en Nicaragüa.

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Artículos, Viajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s