DIA DE LA MADRE: MITIFICACION Y COMERCIALIZACION

Por Mariangeles Estrada

Se mitifica la imagen de la madre porque rendirle honor a la maternidad está ligada – en sus orígenes – a la divinidad. A la deidad madre – Iris (Egipto), Cibeles (Roma y Asia Menor), Rea (Grecia), etc . Además la celebración del día de la madre coincide en muchos países, independientemente de la época del año con festividades divinas. Sobretodo relacionado a la Virgen María.  Eso no significa que debemos entonces, hacer extensiva la dimensión divina al plano humano. Creando una camisa demasiado grande de la maternidad que no le queda a nadie: pencona, sacrificada, entregada, amorosa, incondicional, formadora, consejera, maestra, etc. Un ramillete de cualidades imposible de encontrarlas concentradas en una sola persona.

Enaltecemos tanto la imagen de la madre que nadie osa cuestionar el rol, en sus debilidades e irremediables defectos, so pena de estar blasfemando contra lo divino o moralmente correcto. Siendo más bien peligroso no identificar debilidades humanamente superables, como repetir esquemas errados o distornar valores.

La condición de madre hace que nos entreguemos a unos hij@s que antes no existían, y gracias a  ell@s tenemos la oportunidad de desarrollar cualidades que antes no eran necesarias. La vida que llevábamos no lo exigía y eso no significa que antes éramos egoísta y ahora somos entregadas. No. Solamente que el ejercicio actual de la maternidad reclama esas cualidades. Cambia el estilo de vida, y cambiamos nosotras. Un cambio voluntario, tan egoísta como la decisión misma de embarazarnos y parir.

Lo que quiero decir, es que por ser mamá no somos mejores mujeres. Para nada. Hace rato que la fertilidad dejó de ser un atributo a la condición femenina. Mujeres que han cambiado la historia y las ideas no han sido precisamente madres.   No veo por qué todavía habemos mujeres que nos culpabilizamos por no tener hij@s. Y las que tenemos, entre más mejor. Envenenadas con la idea del hijo-trofeo. Entre más críos más madre, por tanto más mujer. Oímos con frecuencia:  un hijo no es ninguno. Aunque la condición de hij@s únic@s, haya cambiado considerablemente con las nuevas formas de socialización.

Amar como madre  es un sentimiento que no admite mescolanzas de ninguna índole; sin embargo, asemejamos el rol materno a otros. De ahí las expresiones: mi madre es padre-madre o mi mamá es mi novia. etc. Cuando la realidad es que cada quien tiene un rol insustituible. No hay que sembrar falsas expectativas de cambio donde tradicionalmente la madre dista de ser un modelo. Vivamos cada relación en su contexto y sentido. Si decimos que mi madre es también mi padre para subrayar el rol de padre-proveedor,  pues más bien estamos fomentando el machismo, porque las mujeres -madres o no- somos también parte de la masa laboral que genera riqueza en la sociedad. Hay que tener cuidado al vanagloriar la maternidad fomentando inconscientemente el machismo, del cual nosotras mismas somos cómplices.

De la mitificación de la maternidad, es el comercio quien sale más beneficiado, no son los sentimientos. Existe una exagerada comercialización de la celebración.  Y nos dejamos llevar por la publicidad. Nos descapitalizamos para demostrar nuestro gran corazón. Demostrar el afecto con un objeto material se vuelve primordial. Cuando lo que está esperando tu viejita es una llamada, una comida, sonrisas y algunas horas de nuestra compañía. Qué le contemos enredos, fracasos y logros.

Así que, no dejemos que un día de la madres se transforme en una manera de fomentar la imagen perfecta, de una señora que no ha existido, no existe, ni existirá. Porque la mejor madre no es la que se cree el cuento de la todopoderosa. La mejor es aquella que se da permiso de ser ella. Démosle la oportunidad a nuestros hijos de ser nosotras. Ese ser humano genuino que pertenece a este mundo y que además de dar la vida, da ejemplo de vida, proyectando libremente tristeza y alegrías, frustraciones y realizaciones, sueños y esperanzas. Olvidemos el lado alegórico o símbolico. Olvidemos toda la escarcha comercial; y compartamos presencia de verdad inyectando a éste día un toque  humano y personal.

 ¡Feliz día de las madres!

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Artículos, genero y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DIA DE LA MADRE: MITIFICACION Y COMERCIALIZACION

  1. Un buen regalo para la madre en su día: un chequeo con el médico por ejemplo. Aquí en Estados Unidos los doctores están teniendo serios problemas convenciendo a la comunidad de mujeres latinas que está bien ir al doctor. Qué tienen permiso de quitarse esa careta de “madre sacrificada” que no va nunca a un chequeo aunque esté enferma porque primero y siempre primero son las necesidades de sus hijos. Muy buen post.

    • Es una buena idea un chequeo médico, principalmente en sociedades como USA. / Desde que soy madre resistó a la idolatría, Esa manera loca de santificarnos a todas las madres. de culpabilizar a las mujeres que no tienen hij@s. No es sano. La madres cometemos errores, no somos perfecta. Y bueno… salir de esa celebración que exagera lo que no debe. / Gracias por leer este post y tu gentil comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s