20 AÑOS DE REACTIVACION DEL PROCESO DE INTEGRACION CENTROAMERICANA

El pasado trece de diciembre cumplimos veinte años de haber reactivado el proceso de integración centroamericana. Fue en 1991, en la ciudad de Tegucigalpa donde Nicaragua, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Panamá firmaron un documento adicional a la carta de la ODECA de 1951 (Organización de Estados Centroamericanos). Dicho documento se conoce como el Protocolo de Tegucigalpa (PT), que prácticamente despertó el proceso de integración regional adormecido.

La ODECA (1951) se había constituído como una organización regional intergubernamental de cooperación, bajo la dirección administrativa de un secretario general. Por supuesto que un segundo tratado en 1962, le aportó nuevas instituciones y una mayor precisión en sus atribuciones. Sin embargo, había dejado de funcionar desde 1973 y para 1991 no existía como realidad institucional. Lo que quedaba de la ODECA era su estructura formal, es decir, el tratado de 1962.

Los presidentes centroamericanos deciden activar la ODECA como sistema institucional regional en 1991 con el Protocolo de Tegucigalpa, y a partir de ese momento todas las decisiones adoptadas en las futuras cumbres de presidentes fueron seguidas y ejecutadas por ella. La ODECA fue modificada por el Protocolo de Tegucigalpa porque por primera vez desde un punto de vista sustancial, se precisaron los propósitos y principios del sistema de integración (arto.3 y 4 PT); y desde un punto de vista institucional, se previó la inclusión de órganos existentes y la creación de órganos e instituciones nuevas dentro de un enfoque sistémico. Entonces lo que se conocía como ODECA se llama actualmente SICA (Sistema de integración centroamericana). La resolución No. 1 de la reunión de presidentes (11-12-92) órgano supremo, declaró que el SICA sucederá y subrogará el 15 de enero de 1993 a la ODECA, en todos sus haberes, derechos, acciones y responsabilidades.

Posiblemente lo que resulta novedoso y de delicada aprehensión, es que el SICA ya no responde – en su estructura – a una organización regional tradicional, sino que responde a un enfoque sistémico. Esto implica orientar y coordinar la concertación de toda la institucionalidad regional en un marco común. Se plantea así, en primer lugar el carácter acumulativo del  marco institucional, en el cual, los órganos e instituciones creados por la ODECA (de 1951 a 1973) y que todavía existían en 1991, fueron incluidos dentro del marco del SICA; aunque respondían a contextos históricos de cooperación y de integración completamente distintos. Y  en segundo lugar, se da la descentralización geográfica de sus instituciones. Entonces encontramos teóricamente subsistemas (político, económico, social, cultural y ecológico) pero que operativamente trabajan de forma descentralizada en los distintos países de la región. Citando un ejemplo: SIECA está en Guatemala y la SG-SICA en El Salvador. Claro que se ha progresado con las Secretaría General Unificada (SGU) en tres direcciones (económica, social y ambiental); y se continúa avanzando en la racionalización institucional con ayuda externa, principalmente en programas regionales (PAIRCA) con la Unión Europea.

El SICA es una organización de integración regional compuesta por los Estados soberanos de Nicaragua, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Panamá y Belice; y tiene como objetivo la realización de la integración y el desarrollo sostenible de América Central. República Dominicana es un Estado asociado; México, Chile y Brasil son observadores regionales; y finalmente España, Alemania, República de China (Taiwan) y Japón son observadores extrarregionales.

En suma, a pesar de la indiferencia de muchos y los ataques de otros, Centroamérica existe y vive. La integración como proceso histórico camina a pasos acelerados y a veces a talón moderado. Vamos para adelante y ahora más que nunca ya no iremos para atrás. Alinearnos a una visión integradora de la región, al margen de la heterogeneidad histórica y actual es una necesidad. Beneficiándonos así de las diferencias que nos enriquecen culturalmente en el intercambio entre países centroamericanos, y favoreciéndonos de nuestra riqueza diversa, para proyectar nuestra región a nivel internacional.

 

Ver también:

MUSICA NICARAGUENSE E INTEGRACION REGIONAL 

Ver el mismo artículo en el diario:

20 AÑOS DE REACTIVACION DEL PROCESO DE INTEGRACION CENTROAMERICANA

 

 

 

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Artículos, Integración, Publicaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s