MUSICA NICARAGUENSE E INTEGRACION REGIONAL

Por Mariangeles Estrada

Estamos acostumbrados a leer artículos donde los protagonistas del empuje -más o menos progresivo- de la integración son los Estados.  Sea a través de sus políticos o de sus representantes diplomáticos. No pensamos que también nuestros músicos intervienen, aunque no con la misma notoriedad a la causa integracionista.

Me llamó la atención que músicos nicaragüenses intervinieran, en promover la cultura de la laboriosidad y del emprendimiento con el disco “Canciones del Trabajo” (2009) producido por la OIT. Y más recientemente, hayan rendido homenaje a los agricultores de Centroamérica, Panamá y República Dominicana con el disco \”Sembrar la Vida\” (2011) producido por la FAO en su programa especial para la seguridad alimentaria (PESA). Ambas realizaciones discográficas han sido producidas por organizaciones internacionales, dentro del marco de programas regionales, y por tanto, no tienen fines de lucro y son de libre distribución y copia.

En efecto,  los arreglos y adaptaciones musicales de ambos discos, fueron realizados por Luis Enrique Mejía Godoy y el grupo Tierra Fértil, integrado por Luis Manuel Guadamuz (guitarra eléctrica y acústica), Rigoberto Osorio (bajo eléctrico), Edwin Rayo (piano y teclado) y Miguel Angel Oviedo (baterias, congas, bongoes, yambé, cajón, bombo). Teniendo como laboratorio de labores las instalaciones del estudio de grabación  GUADAMUSIC STUDIO en Managua, Nicaragua.

“Canciones del trabajo” fue realizado para promocionar el aniversario de la OIT. Todos los textos llevan el tema del trabajo. Luis Enrique Mejía y Tierra Fértil se dieron a la tarea de elegir y seleccionar cada canción y al mismo tiempo convertirlas, sin desnaturalizar el mensaje y sentido, a su forma y estilo. Con razón se escucha la marimba, el acordeón, la mandolina, el violín e instrumentos de la cultura afro-centroamericana; en general los temas son deliciosos y rítmicos . Además con viejas canciones tocan la tradición musical centroamericana: en El Salvador con el tema “El carbonero” y  en Costa Rica con la canción “Caña dulce”. Hay variedad de autores entre ellos: Juan Luis Guerra con la canción “Rompiendo fuente”, Rómulo Castro con “Hay un supermercado en el semáforo”, Moises Gadea con “Tortillas”, Guillermo Anderson con “Memoria de la abuela” y Rubén Blades con el tema “Pablo Pueblo”.

El disco “Sembrar la vida” compila doce títulos de autores latinoamericanos. De Chile Victor Jara con “Plegarias de un labrador”, de Costa Rica Dionisio Cabal-Jorge Protti con “Si unimos el canto”, de Guatemala Fernando López con “Canta el Tzijola”, de Honduras Guillermo Anderson  con “El encarguito”, de Panamá Rómulo Castro con “Quiero ver”, de  República Dominicana Carmen Natalia-Manuel Jimenez con “El estilo”, de México Pancho Madrigal con “El peón” y de Colombia Luis Gonzales y Enrique Figueroa con “Madre Labriega”. Encontramos la interpretación de cantantes nacionales, además de los hermanos Mejía Godoy, está Norma Elena Gadea. El disco ya tuvo su lanzamiento a nivel regional. En Managua,  el concierto se llevó a efecto en la Universidad Centroamericana (UCA) el 8 de mayo, durante la Feria de la papa y del maíz. Y el segundo concierto, fue realizado en San Salvador el 15 de junio, en el marco del Diálogo intersectorial Centroaméricano de políticas para enfrentar el alza y volatilidad de los precios de los alimentos. En ambos conciertos se continuó la difusión y concientización del problema del hambre.

Como ciudadanos centroamericanos, seguimos ignorando la memoria anual de labores del SICA (Sistema de Integración centroamericana). A penas comprendemos la estructura institucional que lo componen (órganos, instituciones y secretarías).

Sin mayor protocolo, se confirma que el arte – en este caso la música – integra más fácilmente los  intereses nacionales con los objetivos regionales.

La música simplemente se ubica como una puerta abierta para la fusión de esos intereses. ¿Por qué no considerarla como un camino seguro de intercambio y de comunicación? Principalmente para aprender a conocernos mejor, en aquellas sutilidades culturales que expresan nuestras realidades nacionales, sea en las letras de una canción o sea en la fusión de ritmos locales.

Lo que quiero decir, es que detrás de esas notas musicales – de un concierto o de un disco – está la penetración invisible de la conciencia integracionista de los pueblos; y el trabajo consciente y generoso de nuestros músicos nicaragüenses.

Posiblemente un disco no es un tratado, pero si la suma de intereses supranacionales imposible de acordar y firmar en una convención jurídica regional. Ahí están nuestros músicos; pero no vestidos de traje y corbata para firmar, el articulado interminable, de un tratado comercial o migratorio; ni tampoco preocupados por defender una posición de fuerza, en una improductiva negociación fronteriza; sino, entonando y ejecutando “Canciones del Trabajo” para “Sembrar la vida”.

Ver también:

Música nicaraguense e integración regional.CONFIDENCAL (03-11-11)

20 AÑOS DE REACTIVACION DEL PROCESO DE INTEGRACION CENTROAMERICANA

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Artículos, Integración, Música, Música nicaraguense, Publicaciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MUSICA NICARAGUENSE E INTEGRACION REGIONAL

  1. Pingback: EN BUSCA DE UNA IDENTIDAD CENTROAMERICANA | Blog de Angeles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s