MIGRAR: UN NUEVO NACIMIENTO

Por Mariangeles Estrada

Al final no importa por qué te fuiste o por qué me fui. Simplemente no estamos. Nicaragua está allá y nosotros aquí. Al final la nostalgia y la soledad nos han pertenecido, nos han acompañado y nos han amoldado.

Vivir lejos es experimentar un nuevo nacimiento. Nacer adulto en un ambiente donde hay otros olores y sensaciones. Un contexto donde inicialmente todo es desconocido y de repente todo se torna familiar. Desistir de extrañar lo conocido es renunciar, voluntaria o involuntariamente, a una parte de nosotros. 

Sin embargo, durante el trayecto, experimenté en mi corazón la soledad cruda y burda porque ya no me acompañaban mis referencias culturales de gastronomía,  música y contacto familiar.   

Para conjurar mis nostalgias me acompaño de discos tradicionales que nunca escucho, algunas cotonas bordadas que nunca uso, incomodas carteras de cuero que atestan mi armario, un chischil de paja, una botella de ron, montones de llaveros nuevos comprados en el aeropuerto. Amo esa Nicaragua mía, donde siempre me he sentido bien a pesar de todo. A pesar de la guerra del 79, del SMP, de la contra, de la tarjeta de razonamiento, de la inestabilidad económico-social de los 90, las puertas cerradas de oportunidades y progreso, y la evidente posibilidad de construir una mejor vida en otro país, porque hay más orden, limpieza y ofertas laborales.

Y lejos de constituir la popular postal, guardo fotos de mis viajes a Nicaraguita amada:  la Boquita, mi ropa colgando en el jardín, los buses repletos, las palomitas de maíz de Microfer, la marimba del mirador de Catarina, postes de luz atestados de propaganda electoral, la saltadera de Minguito, el monte que crece, la gotera del porche, la casa de mi tío Humberto, la gritería chiquita de Masaya y de todo aquello que se palpa y se vive. Lo que posiblemente no viviré más, pero de forma fragmentada, hoy y siempre, formará parte de mí.

Me he acostumbrado a vivir con la nostalgia debido a que siempre voy a recordar mi infancia y juventud; aunque agonice ante la indiferencia de muchos de mis paisanos (familiares y amigos). Aquellos que me han olvidado porque he muerto en sus recuerdos y en su presente. Ya no mandan cartas, ya no llega nada. Las facturas y la publicidad reinan. Mutismo total de expresiones coloquiales.

Me sentí un poco más tolerante; porque conocí a otros tan solos como yo e igual de distintos. Intercambiábamos residuos de nuestras culturas lejanas. Y fue así que se acomodaron en mí tildes de solidaridad. Ya no quiero ser tan indiferente; porque ahora sé cuando nadie me determina, ser del montón, no tener conectes y recibir miradas de desconfianza.

Adquirí reflejos distintos para subsistir y adaptarme. Hace frío, uso abrigo. Tanto trapo hasta camino diferente. No hay sol, pues palidecí, no soy blanca. No hay maseca, como pan. Ni se me ocurre buscar achiote. Hago menos ruido en la noche. Logré acostumbrarme a vivir diferente y fue así que se precipitaron, en nacer y en consolidarse, algunas calidades humanas.

Terminé por acostumbrarme y por amar lo que antes parecía ajeno. Sin embargo, no creo que haya nacido más tolerante y más flexible, solamente porque ahora hablo francés, me gusta el vino Burdeos, uso el pelo suelto con sombrero, me encanta la colección de moda otoño-invierno. Fue solo que para disfrutar mi nueva vida, adquirí nuevos gustos y aficiones. Sin tantas murallas para comprender puntos de vista ajenos. Sin crear tanta antipatía por lo que no conozco, si todo era desconocido. Y creo que es ahí donde me volví más flexible.

Le di y le sigo dando lugar, a un nuevo archivo en mi vida. He ampliado la base de datos. Me puedes encontrar diferente porque acelere el nacimiento de un poquito más de tolerancia, tres gotitas más de flexibilidad, le comprimí el espacio a la indiferencia, y me deje llevar. Quise fluir para no estancarme y limitarme. ¡Ahora sí! Estoy convencida que mi realidad era, es y será expansión.

@Estradangeles

 Ver también:

Festival de Blogs Nicaragua 2011 

Migrar: Un nuevo nacimiento – LA PRENSA – Nicaragua

Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Artículos, Festival de blogs Nicaragua 2011, Publicaciones. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a MIGRAR: UN NUEVO NACIMIENTO

  1. Qué maravilla. Qué maravilla. Te felicito. El ritmo, lo que decís, qué lindísimo, lo que no quiere decir. Felicidades, maravilloso post para el Festival. Lo voy a copiar a mi muro. Beso.

  2. Hola! Me encanto! Lo compartiré en mi muro! Saludes!

  3. Medinanic dijo:

    Hola Mariangeles, una buena lectura, y mejor aún lo hace el hecho de que sea tomado de la realidad.

  4. Pingback: CLAUSURA DEL FESTIVAL DE BLOG NIACARAGUA 2011 « Blog de Angeles

  5. Hola Mariangeles!!
    feliz de leerte siempre ha sido muy agradable…tenerte amiga..
    eres un gran ejemplo de superacion y de lo que las mujeres valemos.
    y logramos todo lo que nos proponemos.
    gracias por existir …un abrazo y beso en la distancia.

    • Hola María Rogelia, qué bonitas tus líneas. No sé que decir, me dejas sin palabras, me motivas. y gracias por tomarte el tiempo y leer mis textos, y sobretodo por dejar tus comentarios. qué bueno q te han gustado. Un fuerte abrazo y mis más elevados pensamientos; con cariño, yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s