Quiero ser infiel

Infiel

La fidelidad es un valor social. Nos consideramos fieles y aunque no lo seamos nos gusta parecerlo. Nos ofende la palabra infiel (en la vida de pareja, en la política, en la religión, etc). Pero ahora también el mercado quiere esclavizar el valor al consumo. De tal forma que todos los comercios proponen gratuitamente la ‘tarjeta de fidelidad’  o tarjeta de fidelización. Con la promesa de que si uno compra tantas veces, o gasta tantos euros, tiene tantos sellos y un bono de compra gratis, o descuentos de más del 50%.

Esto se acentúa en economías del norte. ¿Se ha vuelto epidemia o qué? Al inicio solo las grandes cadenas comerciales te la proponían,  pero ahora… El peluquero, la tienda de juguetes, la tienda de deportes, el mini-super, la boutique de suvenir, la librería, la tienda de decoración … ¡si la lista es larga! Incluso las tiendas pequeñas de productos exóticos (asiáticos o africanos) te proponen la famosa tarjeta de fidelidad“. Hasta da pena decir: No gracias, soy infiel.  

Lo peor es que ahora se convirtió en un comentario para hacer relucir el estatus social: “¡Ah! Tengo carta de fidelidad de la  prestigiosa perfumería …”; aunque solo una vez al año compraron. Si en la billetera tengo más tarjetas de fidelidad que plata, ¿De qué servirá ser fiel? De nada! Y si ando plata pues tendré mayores posibilidades de elegir. No quedarme fiel a la marca o comercio.  Ahora lo más importante es ser infiel y probar todos las tiendas y todos los productos del mercado, como un libre derecho del consumidor. La seducción con esas tarjetitas me cansa. Es más, soy infiel. Ando de tienda en tienda. Prostituyo mi consumo. Donde cueste menos y ofrezcan más ahí me quedo.  ¿Qué piensan?


Acerca de Mariangeles Estrada

Bloguera
Esta entrada fue publicada en Comercio. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Quiero ser infiel

  1. matagne dijo:

    C’est une manière vraiment originale et pertinente de considérer la notion de fidélité/infidélité.
    Les lois du marché sont subtiles…..

  2. Robertha dijo:

    En este caso adoro la “Infidelidad” como consumidor.
    Como se puede determinar cual es el mejor servicio o mercancía sin antes probarla.
    Que rico ser infiel!

  3. IVAN dijo:

    Aqui en los E.U se mira eso. Es increible. Me hacen ser fiel porque siento que ahorro dinero comprando allí, jajajaa. Muy buen artículo ! Felicidades amiga por despertarnos a esta “esclavitud del comercio”

    • Creo que son sociedades donde el consumo es exagerado. y no hay que perder la autonomia de decidir que necesitamos realmente. Al suave salis adquiriendo artículos que ni necesitas. 😦 imaginate?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s